Inicio Blog

Protección oficial para los secanos de Valdemoro y Torrejón de Velasco

0
Etienne SIPP / Gamma-Rapho via Getty Images

La Asamblea declara como ZEPA esta zona natural de gran interés ambiental, con la avutarda y el sisón como principales señas

Desde Ecologistas en Acción y desde el propio Ayuntamiento habían pedido en varias ocasiones una mayor protección para la zona de los secanos de Valdemoro y Torrejón de Velasco, de gran interés desde el punto de vista de la fauna pero que en la actualidad no tenían ningún grado de defensa desde la administración. Grado que ha llegado tras su declaración como ZEPA, Zona de Especial Protección para las Aves, y su inclusión en la red Natura 2000.

La comisión de Medio Ambiente de la Asamblea ha aprobado esta nueva denominación a instancias de una Proposición No de Ley presentada por Podemos a través del diputado de Equo Alejandro Sánchez, que ha contado con el apoyo de PSOE y Cs, y el voto en contra del PP. Sánchez ha señalado que esta área se ha visto muy reducida en los últimos años y por eso es necesario dotarle de protección oficial.

Los secanos son zona de descanso de especies como la avutarda, el sisón, el aguilucho cenizo o el cernícalo primilla. Un área que está catalogada como IBA 393, según la clasificación de la organización SEO Birdlife, pero que hasta ahora no contaba con ningún grado de defensa administrativa.

Fuente: Ser Madrid Sur

¿Has leído el último número de nuestra revista?

 

Contenido Patrocinado
La Buha Valdemoro

El XXIV Certamen de Cartas de Amor entrega los premios a los ganadores

0

El Teatro Municipal Juan Prado acogió ayer la ceremonia de entrega de premios del XXIV Certamen nacional de cartas de amor ‘Los mayores también amamos’ al que se presentaron 83 misivas procedentes de 22 provincias españolas. Al acto asistió el alcalde, Serafín Faraldos, y el concejal de Mayores, Manuel Zarza, además de otros miembros de la Corporación municipal.

La madrileña Luisa Fernández-Miranda, emocionó a los asistentes con la lectura de la carta ganadora, lo que consiguieron también Pilar Salazar, María del Carmen Agudo, ganadoras del segundo y tercer premio de esta edición, y el valdemoreño Victoriano Amaya, autor de la mejor carta local.

Los ganadores recibieron los premios del certamen -patrocinados por viajes Cibeles y con la colaboración del restaurante del Centro Municipal de Mayores y la floristería González- consistentes en una semana de crucero por el Mediterráneo para dos personas para la autora de la carta ganadora, mientras que las clasificadas en segundo y tercer lugar obtuvieron sendos premios de 250 y 150 euros, respectivamente. El autor local también recibió un premio de 150 euros.

El alcalde, tras felicitar a los protagonistas del acto y agradecerles su participación, recordó que este certamen ofrece a los mayores de toda España la posibilidad de compartir sus recuerdos y experiencias. Constató que “escribir es vivir dos veces” y les animó a plasmar sus vivencias y sentimientos y presentarlas en la próxima convocatoria cuando se cumplan 25 años de su creación.

La gala tuvo un cierre musical a cargo de la Orquesta Amos de la Comunidad de Madrid.

Fuente: Ayuntamiento de Valdemoro

¿Has leído el último número de nuestra revista?

 

Contenido Patrocinado
La Buha Valdemoro

‘Indomitus’ en el Aula de Danza de la UPV

0

El pasado 1 de febrero, los vecinos de Valdemoro pudieron asistir al ensayo abierto de la pieza

El taller de Danza de la UPV, dirigido por M.ª José Méndez, invitó a vecinos y vecinas al ensayo abierto del solo de danza Indomitus, protagonizado por el bailarín Jorge Calderón. La cita tuvo lugar el pasado 1 de febrero a las 18.00 h.en el aula municipal del Lavadero.

Calderón, antiguo alumno de danza de la UPV, preparó en el escenario esta pieza coreográfica corta, que se estrenará el próximo 24 de mayo en la inauguración de la exposición fotográfica de Fred Eral en el espacio Van Gogh de Arlés (Francia).

El conservatorio de Blagnac y el teatro de Toulouse han sido otros de los lugares en los que el bailarín valdemoreño ha ofrecido ensayos abiertos de este solo de danza que, en palabras de Calderón: «Representa el carácter del mar. Una entidad libre, al igual que el viento, con sus corrientes impredecibles que van desde la calma aparente a la exaltación, pasando por toda una gama de estados de agitación».

¿Has leído el último número de nuestra revista?

 

Contenido Patrocinado
La Buha Valdemoro

Entrevista a Mariano Adillo

0

El cartero es esa figura familiar en la que el vecino confía»

En las cuarenta y una ediciones que lleva presente La revista de Valdemoro en nuestro municipio nunca se había abordado una figura tan interesante, de actualidad, pero a la vez tan romántica como la del cartero. En la antigüedad se hacia referencia a estos profesionales con un término por el que, particularmente, tengo predilección por su sonoridad: emisario. Estos «enviados del mensaje» han jugado un papel fundamental en la comunicación de las diferentes sociedades de la historia de la humanidad.

En pleno siglo XXI, era de las comunicaciones y la inmediatez, hemos querido conocer a Mariano Adillo, cartero local que ha dedicado más de cuarenta años de su vida a esta profesión por la cual siente vocación. Este manchego de nacimiento pero Valdemoreño de adopción ha recorrido durante años las calles de Valdemoro repartiendo la correspondencia de muchos de sus vecinos. En su última etapa laboral, muchos le recordarán como ese funcionario amable que atendía tras el mostrador de la oficina de Correos de Valdemoro.

Más de cuarenta años viviendo en Valdemoro, pero con unos orígenes que han marcado tu forma de afrontar la vida. ¿De dónde procede Mariano Adillo?

Soy de un pueblo llamado Huélamo, entre Cuenca y Teruel. Mi padre era el cartero del pueblo, antes había sido minero. Los sueldos de Correos en aquella época eran muy limitados cuando no había tanto trabajo. Mi familia tenía ovejas e íbamos bastante al campo a trabajar las tierras que arrendábamos. Era una economía prácticamente de subsistencia porque el terreno es muy abrupto y requería de caballería. Era una vida muy dura porque los inviernos eran muy fríos y el pueblo quedaba incomunicado durante días por una nevada. Para los críos tenía su encanto, pero rápidamente pasábamos a trabajar en el campo. En el verano no había vacaciones, nos pasábamos la época estival trabajando el campo: regando, recolectando o ayudando con los forestales. Las expectativas eran totalmente nulas. La economía era cada vez peor, y en el caso de mi familia podíamos considerarnos privilegiados porque teníamos el salario de mi padre. En los años setenta todo el mundo se marchaba a las capitales porque no había ningún futuro en el campo. Saqué una beca del ejército en la que firmabas por cinco años, tres de alumno, estudié mecánica, y dos de cabo primero.

¿Cuál fue tu percepción sobre el oficio y la figura de tu padre?

Me ocurrió una cosa curiosa. Soy el menor de cinco hermanos. Mi madre era panadera y mi padre el cartero. Por supuesto, las figuras de los padres tenían una autoridad tal que no hacía falta que te dijeran nada, con una mirada bastaba. Pero el oficio de mi padre lo recuerdo con mucho cariño, sobre todo porque mi padre tenía que bajar todos los días a las seis y pico de la mañana con su cartera de material gordo a la carretera que comunica Cuenca con Teruel para recoger el correo que venía en el coche de línea. Mi  padre era muy buen cazador y siempre bajaba con la escopeta, raro era el día que no traía alguna pieza. De ahí que no me guste la caza. El reparto para mí era un juego. Yo le ayudaba a llevar las cartas que estaban más alejadas porque tenía problemas de salud. Tenía una letra extraordinaria, típica de los notarios de esa época. Todavía guardo escritos suyos en la casa del pueblo y es ahora cuando valoras la excelente caligrafía que tenía. El cartero era una de las figuras importantes del pueblo. Ni mucho menos toda la gente sabía leer; yo he visto a mi padre leerle las cartas a la gente. Había un trato muy directo y cercano con la gente. Mi padre era muy querido en el pueblo y eso lo viví muy de cerca.

Con quince años llegas a la capital y pasas a formar parte del mundo militar.

Sin duda fue un contraste muy grande. Pasé de la libertad total que te da vivir en un pueblo donde todo el mundo se conoce a una vida militar, con todo lo que conlleva. Como anécdota te diré que cuando llegué a Madrid casi no conocía lo que era un retrete, nosotros íbamos a la cuadra o al campo. Era un niño que estaba interno y que vivía una rigidez militar que en aquella época era especialmente estricta. Sea como fuere, era la única opción posible si quería labrarme un futuro fuera del pueblo. En 1973 ingresé en el Instituto Politécnico del Ejército en Carabanchel Alto. Poco a poco fui haciendo vida con gente de todos los puntos de España que me enseñaron otras maneras de ver la vida.

Resulta curioso que habiéndote adentrado en un mundo tan estable como el militar decidieras salir de él para trabajar como cartero.

Cuando ya habían pasado los tres años de alumno y empezaba el servicio militar, la única manera de acceder a suboficial era presentarse a unas pruebas de acceso en Lérida. Hice las pruebas pero no pasé por el salto de altura. A partir de ese momento no me planteé seguir. Hice el servicio militar pero no tenía nada seguro. Quizás por las añoranzas de mi padre, el segundo año de servicio comencé a prepararme las oposiciones para entrar en Correos. Intenté acceder al puesto de auxiliar, pero suspendí. Me examiné entonces para el puesto más bajo, subalterno (ayudante postal en la actualidad) y aprobé. Tengo que decir que unos meses antes hice el curso para sargento de complemento, donde se trabajaba como mecánico. Con 18 años ya había vivido la vida militar y no estaba tan seguro de que quisiera dedicarme a eso.

Has construido tu carrera como profesional en Correos desde lo más bajo.

Empecé a trabajar de subalterno en la antigua estación de Atocha. Allí llegaban carros llenos de sacas que se cargaban en los trenes ambulantes. Nos encargábamos de cargar todas las sacas en los trenes, un trabajo bastante duro, pero era un trabajo fijo. Mi expectativa siempre fue poder ir ascendiendo dentro de Correos. En 1982 salieron plazas internas para ascender a cartero y aprobé. Pasé tres años trabajando en el distrito 21 de Madrid, que comprendía las zonas de San Cristóbal, Ciudad de los Ángeles y Villaverde. En aquella época ese distrito era muy complicado, me llegaron a atracar hasta tres veces. Algunas barriadas eran de chabolas y no tenían buzones. A pesar de ello tuve suerte, porque no me mandaron fuera de Madrid y me adjudicaron ese distrito por proximidad a Valdemoro.

Estabas muy próximo a Valdemoro, pero tu contacto con el municipio es anterior a ser cartero.

Estando en el servicio militar, los fines de semana venía a ver a mi hermano, que era guardia civil en Valdemoro. Él se había comprado un piso en la cooperativa, lo que conocemos ahora como Pasaje Colón. Venir aquí supuso otro cambio porque no era el gentío de Madrid. Era aproximadamente el año 1976, y Valdemoro era un pueblo muy pequeño, y eso a mí me gustó mucho. Había pasado varios años en la gran capital y casi había olvidado lo que eran las fiestas de los pueblos, las bandas musicales, etc. Llegar a Valdemoro supuso reencontrarme con todas estas cosas que había vivido desde pequeño. La música, el baile y las relaciones sociales le daban un toque de auténtico pueblo. En ese tiempo conocí a Mari Carmen, mi mujer, por lo que empecé a venir más a menudo.

Tras empezar a vivir en Valdemoro conseguiste instalarte en el municipio como cartero.

Llegar a trabajar a Valdemoro supuso un cambio importante en cuanto al ámbito laboral se refiere. En Madrid no había un trato demasiado cercano con el resto de compañeros. Me limitaba a ir a mi distrito, coger mi correo, ordenarlo y repartirlo. En la oficina de Valdemoro, que estaba en un local muy pequeño subiendo la calle en la que se encuentra en la actualidad, éramos cuatro o cinco personas. Un cartero se encargaba de los extrarradios; y el resto, del pueblo. Cuando llegué me dieron una saca enorme de cartas, y ni siquiera había lista de embarrie, herramienta que utilizamos para ubicarnos geográficamente, y tenía que clasificarlo y tirarlo, es decir, colocarlo. Porque el trabajo de cartero no solo es repartirlo, de hecho, hay mucho más trabajo de clasificación en la oficina que después en el reparto. Al llegar aquí la sensación fue la de que había mucho trabajo por hacer para mejorar el trabajo de la oficina. En Madrid había clasificadores que hacían ese trabajo. Los primeros días fueron un poco duros.

Empezaste a repartir por los barrios de nueva creación.

Repartía un tramo de la calle Grande, el Colegio de Guardias Jóvenes, Río Nilo, Brezo y las casas que hay en frente de la ermita. Cada día viajaba a las afueras del pueblo, porque después de esos barrios no había nada, solo campo e incluso una vaquería. En esa época me recordaba mucho a mi pueblo por el trigo y los melones de los curas. La gente a la que yo le repartía el correo era gente como yo, que había venido de otras provincias y trabajaban en las empresas grandes que había en el pueblo. Relacionarme con ellos para mí supuso volver a hablar con gente que me recordaba a mis padres y mis abuelos. Muchos estaban desubicados. El trato que tenía a mí me gustaba y creo que a ellos también. El oficio de cartero hace que establezcas una relación continua con los vecinos, y a su vez se tiendan lazos afectivos que te hagan preocuparte por cómo está su familia o cómo le ha ido en aquel asunto que te había contado hacía tres días. La confianza era tremenda y se compartían las problemáticas comunes que teníamos en esa época como padres. En definitiva, había un factor humano muy importante que era de agradecer y que en muy pocos oficios se da.

En alguna ocasión has comentado que Valdemoro fue una oportunidad para muchas familias.

Valdemoro empezó a crecer porque mucha gente que trabajaba en Madrid no se podía permitir el alquiler o la compra de una casa en la capital o municipios más próximos. Los pisos en Valdemoro fueron muy baratos hasta los años noventa en comparación con los municipios próximos. Las grandes empresas dieron también esa oportunidad laboral. La gente que vino de los pueblos también tuvo la oportunidad de formarse algo más, porque la mayoría no poseían ni el bachiller. Entre esa gente llegaron al pueblo personas que tenían la voluntad de dar un impulso cultural al municipio. Es el caso de Miguel Sarmiento, Rafael Martín o Jesús Gómez, entre otros. Valdemoro empezó a moverse, comenzaba la Casa de la Cultura, las asociaciones y las propuestas culturales como talleres, carnavales, etc. Gracias a ello, muchos vecinos, tanto nuevos como de toda la vida, empezaron a participar en actividades culturales que les enriquecían.

Tú participaste en ese movimiento cultural.

En su momento estuve dando clases de inglés y de matemáticas que se impartían a través del Ayuntamiento. Esto me dio acceso a conseguir la titulación de formación para mayores de veinticinco años, aunque todavía no existían ni la Universidad Popular ni la UNED. Contribuí con mi granito de arena a una voluntad de varias personas que vinieron de fuera y quisieron dotar a Valdemoro de actividades culturales que enriquecieran a los vecinos y que permitieran que cada vez fuera a más. Valdemoro dejó de ser un pueblo para convertirse en algo más. Al comienzo era habitual que algunos vecinos no supieran firmar los certificados; gracias al esfuerzo de mucha gente y con el paso del tiempo, esas situaciones han ido pasando a ser algo anecdótico o poco habitual.

Has estado durante más de veinte años recorriendo Valdemoro con las carteras. ¿Cuál fue tu percepción del crecimiento que sufrió en ese tiempo?

El pueblo fue creciendo de una manera descontrolada, a mi parecer. Dependiendo del poder adquisitivo, esa gente que venía de fuera se situaba en unos puntos del municipio u otros. La llegada de nuevos vecinos fue tan grande que hizo que no todo el que venía a vivir a Valdemoro tuviera esa forma de ser que nos caracterizaba a los primeros emigrantes que llegamos. La inseguridad en la calle aumentó, todos los vecinos ya no tenían esa relación tan estrecha que había antes, con lo cual, Valdemoro no siempre ha crecido para mejor. Visitar todos los días los mismos lugares te da esa consciencia de evolución en el tiempo. A pesar de ello, los vecinos de toda la vida seguían ahí, y ese trato no se perdió.

Tras veinte años repartiendo, tu última etapa como trabajador la afrontas atendiendo al público en la oficina de Correos.

No solo la calle pasa factura, desde los doce años ya trabajaba en el campo y el cuerpo se acuerda de todo eso. Cuando tienes más de cuarenta años valoras tu situación en la empresa y también recuerdas esa voluntad que tenía desde el comienzo de querer progresar dentro de la empresa, y eso solo se podía conseguir a través de la oficina. El cambio es radical, pero la gente que has atendido en la calle también acude a la oficina. Tienes su confianza y es más fácil aconsejarles sobre cuáles son los mejores productos que oferta Correos para ellos. La empatía en el trato humano creo que es fundamental. Mi máxima es que tienes que tratar a la gente como te gustaría que te trataran a ti. Siempre me he puesto en la posición de la otra persona, aunque sus formas a veces no fueran las mejores. Cuando empecé en la oficina casi no había ordenadores. Comencé en la sección de entrega, y el cambio es tremendo. Se pierde mucha libertad porque en la calle tú te administras el tiempo, por el contrario, la comodidad de estar en un lugar fresco en verano y caliente en invierno no se tiene en la calle. A nivel físico empiezas a coger peso y afloran problemas que no tenías antes: el ácido úrico, el colesterol, etc.

Estoy seguro de que muchos de los lectores de La revista de Valdemoro te reconocerán por el trato tan amable que te suele caracterizar. ¿Le das mucha importancia al factor humano en tu trabajo?

En este aspecto confluyen diferentes factores. En primer lugar, he mamado esta profesión desde pequeño, tanto mi padre como uno de mis hermanos han sido carteros toda la vida. En segundo lugar, y como te he dicho antes, creo que ponerse en el lugar de la otra persona es fundamental para que el servicio sea satisfactorio tanto para el cliente como para ti. Creo que la gente es buena por naturaleza, y si la tratas bien, ella te trata bien a ti. Todos nos equivocamos porque somos humanos, lo importante es no perder los modales y la buena intención. Como funcionarios tenemos que adquirir unos conocimientos técnicos sobre nuestro trabajo; además, hay otros conocimientos que se forjan con la experiencia en el trato con el público.

¿Crees que con la irrupción de las nuevas tecnologías se puede perder ese factor humano que tanto te atrae de tu oficio?

Me temo que el trato humano acabará desapareciendo, lo importante es saber a lo largo de cuánto tiempo se va a producir esa pérdida. Antiguamente, cuando un repartidor cogía un distrito lo hacía prácticamente de por vida. Conozco carteros que han prestado servicio durante más de 20 y 25 años en una misma zona. Por cuestiones productivas esto ya no es así. En la actualidad los tiempos de atención se reducen e indudablemente este factor afecta a las relaciones que puedes establecer con el público. Creo que es un error adoptar este tipo de medidas, porque en la actualidad Correos no solo se limita a ser un servicio de mensajería y paquetería, también se venden otros productos como loterías o libros. Si no se cuida el trato con el cliente, éste pasará por la oficina para recoger el paquete y marcharse sin mirar nada más. No debemos olvidar que hablamos de un servicio público además de empresa. Como servicio público, es lógico que haya parcelas que son deficitarias.

¿Podría estar entonces en peligro que el servicio de Correos siguiera siendo público?

El mercantilismo es una realidad que está presente en Correos desde hace ya varios años. Uno de los factores que hace pensar que Correos puede dejar de ser público es la ausencia de oposiciones a funcionarios desde hace más de una década. La plantilla de funcionarios ha disminuido de más de 50 000 a 10 000. El personal que entra a formar parte de correos lo hace en condición de laboral, por lo que no posee la estabilidad que tiene un funcionario. Si el número de funcionarios continúa descendiendo pueden aumentar las posibilidades de que una gran empresa le haga una oferta de compra al gobierno de turno y este se vea seducido por una cantidad de dinero que seguro necesitará.

Por el entusiasmo que muestras al hablar de tu profesión, ser cartero para ti no ha sido un trabajo, sino un oficio, en el sentido más romántico de la palabra. ¿Cómo fue dejar aquello que llevabas ejerciendo durante más de cuarenta años?

Como se suele decir, todo cansa. Después de cuarenta años, el factor físico es uno de los motivos por los que necesitas descansar. La empresa tambien cambia y quizás ya no es el mismo lugar en el que entraste. No te voy a negar que es una decisión difícil de tomar pero necesaria. Una vez hecho, es importante ocupar ese tiempo en otras cosas que por cuestiones varias no hayas podido hacer. Actualmente practico yoga, toco la guitarra, leo y tengo una de las aficiones que me siguen recordando al pueblo y que me hace mantener esas relaciones sociales de toda la vida, el huerto urbano. Esta es una de las opciones que nos da Valdemoro.

Texto_Sergio García Otero

Fotografía_Ncuadres

 

Contenido Patrocinado
La Buha Valdemoro

Los valdemoreños, más concienciados con las ventajas de reciclar

0

En 2018 las toneladas de papel y cartón, vidrio y envases que se depositaron en los contenedores distribuidos en los diferentes barrios superaron a las del anterior ejercicio. El vidrio, con un 16,67% de incremento se sitúa a la cabeza de los residuos que más crecieron, seguido del papel y cartón (11,45%) y de envases (8,19%) según consta en la memoria anual que elabora la Unidad de limpieza viaria y residuos dependiente de la Concejalía de Urbanismo, Obras y Servicios y Vivienda.

El Punto Limpio continúa siendo un referente fundamental en lo relativo al depósito de residuos denominados peligrosos para el medio ambiente. En 2018, de los cerca de veinte tipos de materiales susceptibles de recuperación que se vierten en estas instalaciones municipales, solo los aceites minerales, los tóner, aerosoles o baterías registraron un ligero descenso; se mantuvo el depósito de pinturas y barnices y se incrementó el de plásticos, CD, fluorescentes, radiografías además del de pilas y acumuladores.

La recogida de vidrio que los vecinos depositan en los contenedores de color verde alcanzó las 738 toneladas, 105 más que el año anterior. En cuanto a los datos relativos al papel y cartón (1.179 toneladas) almacenados en los contenedores de color azul de la vía pública muestran también un crecimiento de 121 toneladas en el último año, al igual que los kilos de briks, latas y envases vertidos en los depósitos amarillos, que superaron las 1.151 toneladas, 87 más que en 2017.

Aunque las cifras del reciclado de residuos van en aumento, es aconsejable seguir insistiendo en campañas informativas para reducir los residuos impropios en los contenedores amarillos.

Es también reseñable la labor a favor del reciclaje que lleva a cabo desde noviembre de 2016 el Punto Limpio Móvil, un servicio municipal que permite a los vecinos desprenderse de aquellos residuos que no pueden depositarse en los contenedores situados en la vía pública como pequeños electrodomésticos, teléfonos móviles, aceites o consumibles informáticos (Consulte aquí horarios, emplazamientos y residuos que se pueden depositar en el Punto Limpio Móvil).

Estos datos confirman que los vecinos de Valdemoro cada día están más comprometidos con el reciclaje, algo que sin duda tiene que ver con las campañas de concienciación que Ecoembes y Ecovidrio  realizan en colaboración con el Ayuntamiento en los centros educativos, el sector hostelero y la población en general.

Fuente: Ayuntamiento de Valdemoro

¿Has leído el último número de nuestra revista?

Contenido Patrocinado
La Buha Valdemoro

¡Ya disponible nuestro Nº 41!

0

Valdemoro no deja de sorprenderme. Gratamente. En los primeros cuarenta números de nuestra revista, hemos entrevistado a unos ochenta valdemoreños. Contamos entre nuestros vecinos a dos Premios Goya, a un campeón nacional de atletismo, a un campeón de Muay Thai, a dos campeonas de gimnasia rítmica, a un campeón de culturismo, a un campeón mundial de boxeo, a cantantes de flamenco, a reputados periodistas, a cocineros de prestigio, a pintores, a escultores, a fotógrafos, a filósofos, a escritores, a músicos, a directoras de vídeos musicales, a cantantes de ópera, a fenómenos televisivos, a actrices de series televisivas, al cantante de los Rainbow, a jóvenes promesas del tiro con arco, del motociclismo, del golf, del boxeo; hemos entrevistado a médicos y a maestros, a guardias civiles, a pilotos de autogiro, a ciclistas, a mecánicos del mundial de motociclismo… Todos ellos forman parte de nuestro tejido social.

Y lo que es mejor: quedan todavía muchos valdemoreños célebres, activos, competitivos, con inquietudes, esperando a ser entrevistados. En este número 41, tenemos a Fernando Gracia, campeón mundial de halterofilia en agosto de 2018. Cada uno de nuestros entrevistados encierra una historia de interés.

La semana pasada conocí a un valdemoreño al que, a pesar de nuestro aguerrido interés, nos será muy difícil entrevistar. Sin embargo, nos gustaría contar aquí su historia. Lleva dieciséis años viviendo en Valdemoro, donde disfruta de su jubilación. Se llama Rayo del Líder y fue un regalo personal del dictador libio Muamar el Gadafi al presidente José María Aznar. Llegó a Barajas, en avión desde Libia junto a una misión diplomática de ese país. Se trata de un caballo del desierto, raza equina de pequeña envergadura, descendiente de las mejores yeguadas del presidente libio. Tiene diecinueve años y se aloja en un box de tres metros cuadrados de los establos del Escuadrón de Caballería de la Guardia Civil. Tristemente para su ilustre linaje, no se le ha conocido yegua.

Editorial_Fernando Martín Pescador

Contenido Patrocinado
La Buha Valdemoro

La ESA elige Rosalind Franklin para nombrar a su rover marciano, gracias a una Valdemoreña

0

La Agencia Espacial Europea (ESA) anunció el pasado jueves que el robot que explorará Marte ha sido bautizado como Rosalind Franklin, en honor a la científica británica que preparó el camino para el descubrimiento de la estructura del ADN.

La elección del nombre fue sometida a concurso en julio durante el Salón Aeronáutico de Farnborough, en el Reino Unido. El panel de expertos de la ESA se decantó por la propuesta de la Valdemoreña Elena Romero que planteó el nombre de Rosalind Franklin (1920-1958) de entre unas 36.000 propuestas lanzadas por los ciudadanos.

“Este nombre nos recuerda que explorar está en los genes del ser humano. La ciencia está en nuestro ADN y en todo lo que hacemos en la ESA. El róver Rosalind engloba ese espíritu y nos lleva a todos a la primera línea de la exploración espacial”, indicó en un comunicado el director general de la agencia, Jan Woerner.

Nueva exploración del planeta rojo

El rover ‘Rosalind Franklin’ será lanzado en 2020 como parte de la misión ExoMars de la ESA. Está previsto que se pose en Marte en marzo de 2021 y emplee paneles solares para generar electricidad y sobrevivir con baterías y calefactores al frío de las noches marcianas.

La agencia espacial detalla que será el primero de su categoría en desplazarse por la superficie del planeta rojo y perforar su suelo para ver si hay indicios de vida subterránea, protegida por la radiación solar que arrasa su superficie. También recogerá muestras y las analizará con instrumentos de última generación, que la ESA define como “un completo laboratorio automatizado” en Marte.

La agencia desveló en noviembre que aterrizará en la región Oxia Planum, porque esa zona, situada al norte del ecuador y que tiene depósitos sedimentarios gruesos y arcillosos, ofrece más márgenes de seguridad para el aterrizaje y la movilidad del vehículo. Otra parte de la misión ExoMars, el satélite para el estudio de Gases Traza (TGO), ya está orbitando ese planeta desde 2016 en busca de gases atmosféricos asociados a procesos geológicos o biológicos activos.

El legado de Franklin

Rosalind Franklin, doctora en Química y Física, obtuvo en 1952 mediante la difracción de rayos X una fotografía de una fibra de ADN que revelaba de forma inconfundible su estructura helicoidal, y sus investigaciones ayudaron a Maurice Wilkins, James Watson y Francis Crick a lograr el Nobel de Fisiología y Medicina en 1962.

Fuente: Agencia EFE

¿Has leído el último número de nuestra revista?

 

Contenido Patrocinado
La Buha Valdemoro

Carmina Burana “Entre Pinto y Valdemoro”

0

Carmina Burana es sinónimo de placer terrenal, de vino, de amor carnal y de goce por la naturaleza. Todo lo opuesto a lo que estaban acostumbrados los monjes que conservaban el códice donde se guardaban los poemas de los siglos XII y XIII en los que se basa la obra. Estos, encontrados en 1803 por Johann Christoph von Aretin en la abadía de Benediktbeuern (Baviera), suponían así una mirada crítica y satírica hacia los estamentos sociales y eclesiásticos de esta época.

En esta ocasión llega a Valdemoro una nueva interpretación de esta maravillosa cantata de Carl Orff y para ello contaremos con un escenario lleno de luces, imágenes, músicos, solistas profesionales y la gran masa coral formada por más de 80 cantantes del Coro Municipal de Pinto y la Asociación Coral Villa de Valdemoro, todos ellos bajo la dirección musical de don Emilio J. Esteve.

El concierto se celebrará el sábado 16 de febrero a las 20.00 h en el Teatro Municipal Juan Prado de Valdemoro. Se pueden retirar las invitaciones una hora antes en la taquilla del teatro. Entrada gratuita.

¿Has leído el último número de nuestra revista?

Contenido Patrocinado
La Buha Valdemoro

Escolares de Valdemoro recuerdan a las víctimas del Holocausto y homenajean a los Justos entre las Naciones

0
dav

Más de un centenar de escolares participó el pasado viernes en un tributo al diplomático español Ángel Sanz Briz y al ciclista Gino Bartali, reconocidos como Justos entre las Naciones por salvar a cientos de personas del genocidio nazi. Con motivo de la conmemoración del Día Internacional de las Víctimas del Holocausto, el Centro de Actividades Educativas acogió un acto de homenaje a estos dos héroes, en el que estuvo presente Juan Carlos Sanz Briz, hijo del llamado Ángel de Budapest.

El encuentro, organizado por la Concejalía de Educación y Deportes del Ayuntamiento de Valdemoro y el Centro Territorial de Innovación y Formación (CTIF) Madrid-Sur, tenía por objetivo concienciar a los cerca de 120 escolares asistentes, acerca de este horror que ocurrió no hace mucho ni muy lejos, para evitar que se repita.

La iniciativa se enmarcaba en el proyecto ‘En bicicleta por Valdemoro’, por lo que una veintena de estudiantes de 1º de ESO del IES Neil Armstrong acudieron al centro sobre dos ruedas. Participó también alumnado de 6º de Primaria del CEIP Diego Muñoz Torrero y de 4º de Secundaria del IES Avalón. Con todos reunidos se guardó un minuto de silencio con el fondo musical de la banda sonora de La lista de Schindler, interpretada al piano por Almudena Arribas, asesora de Humanidades del CTIF.

Juan Carlos Sanz Briz glosó la figura de su padre, que salvó la vida de unos 5.000 judíos húngaros, y contemplaron el documental Informe Robinson: el secreto de Gino Bartali, donde descubrieron cómo este gran deportista salvó la vida a 800 judíos italianos.

DOS JUSTOS ENTRE LAS NACIONES
Es una distinción de reconocimiento a las personas que, sin ser de confesión o ascendencia judía, prestaron ayuda a quienes sí lo eran durante la persecución del Tercer Reich. En la medalla que se les entrega reza: “Quien salva una vida salva al Universo entero”. Unas 28.000 personas han recibido este título, entre ellas, Sanz Briz y Bartali.

Ángel Sanz Briz, el Ángel de Budapest (1910-1980). Diplomático español destinado en Hungría durante la II Guerra Mundial. Facilitó pasaportes españoles a judíos sefardíes e hizo pasar por tales a otros que no lo eran, además de alquilar 11 casas para alojarlos bajo la inmunidad diplomática española.

Gino Bartali (1914-2000). Ciclista italiano ganador de dos Tour de Francia y tres Giros y símbolo de régimen de Mussolini, salvó la vida a 800 personas judías fingiendo entrenamientos para llevarles documentación y pasaportes falsos en el sillín de su bicicleta. Nunca reveló esta circunstancia que solo se supo tras su fallecimiento.

Fuente: Ayuntamiento de Valdemoro

¿Has leído el último número de nuestra revista?

Contenido Patrocinado
La Buha Valdemoro

Propuesta especial de San Valentín en Hotel Princesa de Éboli

0

Este año, el equipo de cocina del hotel Princesa de Éboli ha preparado una exclusiva experiencia culinaria para todas las parejas que quieran disfrutar de un plan gastronómico en San Valentín.

Con el objetivo de sorprender a los vecinos de Pinto y alrededores, el restaurante de este hotel ha confeccionado una experiencia que han denominado gastro-romántica, compuesta por una cata de aceites y panes gourmet, seguido de un menú degustación que comenzará por bocados de bienvenida acompañados por un cóctel especial de San Valentín.

Los invitados pasarán a continuación a disfrutar de unas exclusivas degustaciones de autor como cilindros de canard en demi-glace con saquito de crujiente y looping de patatas, tartar de atún rojo con leche de tigre de aji limo, aire de lima, hilos de chili y fideos de daikon para finalizar con presa ibérica confitada a baja temperatura, con cremoso de apio, dados otoñales, cereza negra y jugo de ibéricos.


Todos los platos así como el dulce de postre, irán maridados con los vinos más adecuados propuestos por el equipo de sala del hotel. Para finalizar este plan tan especial, el hotel sorteará una estancia en el Hotel 4* Sercotel Pintor El Greco de Toledo.

Reservas en restaurante@hotelprincesadeeboli.com o en el 91 263 64 08. Más información en https://www.hotelprincesadeeboli.com/es/san-valentin/.

¿Has leído el último número de nuestra revista?

 

Contenido Patrocinado
La Buha Valdemoro

Maratón de donación de sangre en el Hospital de Valdemoro

0

El Hospital Universitario Infanta Elena invita a los vecinos y vecinas a que participen en el maratón de sangre que se celebra el 14 de febrero con el lema ‘En San Valentín, lanza tu flecha hacia la solidaridad y haz que este día sea especial’.

Quienes deseen donar sangre deben acudir de 7.30 a 19.00 h. a la segunda planta del centro sanitario (junto al Banco de Sangre).

¿Has leído el último número de nuestra revista?

Contenido Patrocinado
La Buha Valdemoro

Apúntate al Concurso Disfraces de Carnaval de Valdemoro

0

El Ayuntamiento de Valdemoro, a través de la Concejalía de Cultura, Juventud y Patrimonio Histórico, convoca un año más el tradicional concurso de disfraces que se organiza con motivo de la celebración del Carnaval que tendrá lugar el sábado 2 de marzo. Los vecinos y vecinas que quieran participar en el desfile y, además de disfrutar de una divertida velada, optar a los premios que se otorgarán en las dos modalidades establecidas deben inscribirse del 11 al 22 de febrero en el Registro General del Consistorio o en el del Centro de Barrio El Restón. El trámite es gratuito (DESCÁRGATE SOLICITUD).

En la categoría que comprende individual o pareja o trío podrán competir las personas mayores de edad, mientras que en la modalidad de grupos (a partir de cuatro integrantes) se permite la inclusión de menores siempre que vayan en compañía de una persona adulta, como mínimo.

Los días 27 y 28 de febrero, las personas inscritas en el concurso tendrán que recoger los dorsales en la oficina de la Universidad Popular de Valdemoro (UPV), identificación que se colocará en un lugar visible durante el desfile.

Para que el jurado pueda elegir a los ganadores, será preciso que quienes participen en el concurso realicen el recorrido íntegro desde el parque Tierno Galván hasta la plaza de la Constitución, en donde se procederá a la entrega de premios de la fiesta pagana más popular. Los aspectos que se tendrán en cuenta serán fundamentalmente la estética, del atuendo, la vistosidad del conjunto y la originalidad del tema, así como cualquier otro elemento creativo complementario.

Concentración en el parque Tierno Galván
Tanto quienes tomen parte del certamen y opten a los premios a los mejores disfraces como quienes quieran de manera espontánea sumarse al pasacalle del Carnaval tienen una cita el 2 de marzo, a las 17.00 h., en el parque Enrique Tierno. La caravana lúdica en homenaje a Don Carnal partirá a las 17.30 h. del paseo Tierno Galván (junto al paso inferior de la A-4) y discurrirá por la avenida de Andalucía, la calle Estrella de Elola, la plaza Cánovas del Castillo, las calles Real e Infantas y finalizará en la plaza de la Constitución.

INSCRIPCIONES Del 11 al 22 de febrero. Registro General del Ayuntamiento de Valdemoro. Pza. de la Constitución, 11. De lunes a viernes, de 8.15 a 14.00 h. Registro General del Centro de Barrio El Restón. C/ Apolo, 22. Lunes, miércoles y viernes, de 8.15 a 14.30 h. Martes y jueves, de 9.45 a 12.45 y de 16.30 a 19.30 h. SOLICITUDES.

RECOGIDA DE DORSALES 27 y 28 de febrero. Oficina de la UPV (trasera del Centro Cultural Juan Prado.). C/ Doctor Barraquer, s/n. De 9.00 a 14.00 h. Gratuito.

Fuente: Ayuntamiento de Valdemoro

¿Has leído el último número de nuestra revista?

 

Contenido Patrocinado
La Buha Valdemoro

La Comunidad de Madrid convoca su programa de ayudas a las artes visuales

0
La Comunidad de Madrid ha convocado una nueva edición de su programa de ayudas a las artes plásticas, materializado a través de varias líneas: becas de residencia en el extranjero para jóvenes artistas y comisarios, circuitos de Artes Plásticas, ayudas para la realización de actividades culturales, ayudas a la creación de artes visuales y la convocatoria ‘Se busca comisario’. En total, el Gobierno regional destina a estas líneas de ayudas una suma total de más de 930.000 euros.

Con este programa de ayudas y becas se da forma a uno de los pilares de la política de la Consejería de Cultura, Turismo y Deportes de la Comunidad: el apoyo y desarrollo de las artes visuales. Se apuesta de este modo por el fomento de la movilidad, la formación y el acceso al mundo profesional de los jóvenes artistas y comisarios y por el impulso a la producción artística y el desarrollo de proyectos artísticos por parte del sector de las artes visuales.

Becas de residencia en el extranjero

Dentro de esta filosofía, la Comunidad de Madrid concede 12 becas de 2.500 euros cada una para residencias en el extranjero que tengan lugar durante el año 2019, con una duración máxima de tres meses. Podrán participar en esta convocatoria artistas y comisarios del ámbito de las artes visuales residentes en la Comunidad de Madrid menores de 35 años. El plazo de solicitudes finaliza el 21 de febrero (incluido).

Se conceden también ayudas a la producción de obra de tema, técnica y materiales libres de un máximo de 10 artistas. Cada artista recibirá una ayuda económica y participará en una exposición colectiva en la Sala de Arte joven. Las ayudas tendrán la misma cuantía para todos los beneficiarios, no pudiendo exceder de 3.000 euros. El importe global máximo será de 20.000 euros. Estas ayudas están destinadas a artistas residentes en la Comunidad de Madrid menores de 35 años y el plazo de presentación finaliza el 21 de febrero (incluido).

Realización de actividades culturales

La Comunidad convoca, asimismo, ayudas para la realización de actividades culturales de teatro, música, danza, cinematografía, artes visuales y moda como disciplina creativa, así como publicaciones directamente relacionadas, con una cuantía total de 550.000 euros. Están destinadas a entidades culturales privadas sin ánimo de lucro que realicen la actividad en el ámbito de la Comunidad de Madrid, y el plazo para presentar los proyectos  finaliza el 25 de febrero (incluido).

En el ámbito de las artes visuales, la Comunidad cuenta con ayudas que tienen por objeto el apoyo a los artistas para el desarrollo de proyectos de creación, con el fin de impulsar su actividad profesional y contribuir a la proyección y consolidación de sus carreras. La cuantía total de estas ayudas asciende a 310.000 euros, lo que supone un aumento de más del 55 % con respecto a 2018.
A efecto de estas ayudas, se entiende por artes plásticas y visuales las creaciones que se encuentren dentro de las siguientes disciplinas: dibujo, pintura, grabado, fotografía, escultura, instalación, videoinstalación, performance, videoarte, arte digital o bien un proyecto multidisciplinar, así como la moda como disciplina creativa. Están dirigidas a artistas o colectivos madrileños o residentes en la Región y el plazo finaliza el 25 de febrero (incluido).

X Edición ‘Se busca comisario’

Por último, la Comunidad convoca la X edición de ‘Se busca comisario’. Esta convocatoria está destinada a la producción de dos proyectos expositivos completos para la Sala de Arte joven de la Comunidad de Madrid con una cuantía máxima de 44.250 euros cada uno. Los proyectos presentados podrán versar sobre cualquier disciplina artística. Podrán optar comisarios españoles o extranjeros residentes en la Comunidad de Madrid, que sean menores de 35 años. El plazo de presentación de solicitudes finaliza el 10 de mayo (incluido).

Más información en www.comunidad.madrid/gobierno/transparencia/ayudas-convocatorias-artes-v…

Fuente: Comunidad de Madrid

¿Has leído el último número de nuestra revista?

 

Contenido Patrocinado
La Buha Valdemoro

La Casa de la Juventud comienza a tramitar y expedir el Carné Joven

0

Los jóvenes de entre 14 y 30 años del municipio pueden obtener ya el Carné Joven de la Comunidad de Madrid de forma totalmente gratuita en la Casa de la Juventud, gracias al convenio de colaboración suscrito entre el Consistorio y el Gobierno regional.

A partir de ahora, en esta sede municipal se realizarán el támite y se expedirá un documento que permite a este sector de población disfrutar de ventajas y descuentos, evitando a los jóvenes desplazarse a Madrid, como ocurría hasta ahora.

Para solicitarlo únicamente tendrán que rellenar un formulario y mostrar el DNI para acreditar su edad y en unos minutos se emite la tarjeta. El documento, que hasta el mes de junio tenía una tasa de cuatro euros, está subvencionado ahora íntegramente por la Comunidad de Madrid.

Los titulares se benefician también de las ventajas de los carnés existentes en otras comunidades autónomas así como en los países europeos adheridos a la Asociación Europea de Tarjetas Jóvenes.

Con esta iniciativa, la Concejalía de Cultura, Juventud y Patrimonio Histórico acerca a este sector de población recursos de ocio y formación más asequibles para facilitar su acceso al mundo adulto.

Descuentos en Valdemoro

Las personas titulares del Carné Joven de la Comunidad de Madrid disfrutarán de importantes ventajas dentro de Valdemoro, como la gratuidad en el carné de usuarios de Deportes o descuentos que van del 20% en las entradas al cine de verano a rebajas de entre el 10% y el 15% en los espectáculos teatrales. También se pueden beneficiar de un 3% aquellos jóvenes que se matriculen en alguno de los talleres de la Universidad Popular o en las propuesta lúdicas y formativas que se organicen en la Casa de la Juventud.

Además, en esta sede también se expiden, entre otros títulos, el carné ISIC de Estudiante Internacional, el de Alberguista Internacional, el Internacional de Viajes para Jóvenes o el International Youth Travel Card, además del carné Internacional de Profesor o Teacher ITIC.

TRAMITACIÓN DE CARNÉS Casa de la Juventud. C/ Herencia, 12. De lunes a viernes, de 10.00 a 14.00 y de 17.00 a 21.00 h. Trámite gratuito. 
+INFO http://www.carnejovenmadrid.com/es/

Fuente: Ayuntamiento de Valdemoro

¿Has leído el último número de nuestra revista?

 

Contenido Patrocinado
La Buha Valdemoro

El programa ‘Mujer activa’ se consolida entre la población femenina del municipio

0

A través del programa Mujer activa, que nació hace casi una década para iniciar en el ejercicio físico a la población femenina de 30 a 65 años, varios centenares de valdemoreñas se han planteado la práctica deportiva como un hábito saludable para mantenerse en forma. El segundo trimestre de esta temporada comenzó a principios de enero con 330 usuarias que, en su mayoría, tienen edades entre los 45 y los 65 años.

El Pabellón Juan Antonio Samaranch es el lugar de referencia de este programa cuyo éxito se explica por la amplitud de horarios, la libertad de elección de turnos y sesiones, la duración de éstas -45 minutos-, el fomento de las relaciones humanas y la adaptación de las tablas de ejercicios a las características de flexibilidad y resistencia de las participantes. Además, son ellas las que autorregulan la intensidad y repeticiones de cada rutina deportiva. Unas virtudes a las que se suma un precio muy asequible: 4 euros por trimestre para usuarias con carné de deportes y 8 euros si no disponen de él.

La tarifa reducida es de 2 euros y se aplica según diversas circunstancias sociales, familiares y personales. Aparte, hay que abonar 4 euros por temporada en concepto de seguro. La oferta de turnos es variada -lunes y miércoles o martes y jueves, de 9.45 a 10.30 y de 10.45 a 11.30 h. y, por la tarde, martes y jueves, de 17.30 a 18.15 h.- y cada persona puede acudir al que mejor se adapte a sus necesidades.

El trimestre en curso ha sido el primero en el que las interesadas se han inscrito eligiendo ya las sesiones concretas a las que desean asistir, en el mismo momento de realizar el trámite.

Quienes quieran tomar parte en este programa podrán hacerlo en el tercer trimestre de la temporada para el que se abrirá la inscripción en el mes de marzo.

Fuente: Ayuntamiento de Valdemoro

¿Has leído el último número de nuestra revista?

Contenido Patrocinado
La Buha Valdemoro
Share

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies