Inicio Blog

El Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología del Hospital Universitario Infanta Elena intensifica su apuesta por la consulta no presencial

0

La posibilidad y beneficios de ofrecer una asistencia sanitaria de calidad en un formato no presencial ha sido uno de los aspectos clave que se ha puesto de manifiesto durante la pandemia causada por la llegada del Covid-19. En este sentido, el Hospital Universitario Infanta Elena, integrado en la red sanitaria pública madrileña, lleva varios meses intensificando su apuesta por la consulta no presencial en su Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología, lo que le ha permitido optimizar la continuidad asistencial de sus pacientes, y dar incluso altas en los meses más complicados de la crisis sanitaria, así como evitar la acumulación de retrasos en las consultas.

«Evidentemente, cuando un paciente tiene alguna necesidad hay que verlo en consulta pero, una vez explorado, la segunda visita para valorar los resultados de las pruebas es, en muchos casos, innecesaria», señala el Dr. Cristóbal Suárez, jefe del citado servicio en el Hospital Universitario Infanta Elena. Y es que, «hoy en día, podemos facilitar al paciente un informe con el resultado de las pruebas y la explicación de su traumatólogo al que puede acceder cómodamente y en tiempo real desde su ordenador o teléfono móvil, evitando así su desplazamiento hasta el hospital, con lo que ello implica en cuanto a seguridad y calidad de vida», apunta.

Este modelo asistencial no solo facilita la atención a los pacientes, sino que también permite al especialista acceder antes a los resultados de una prueba, al no estar esto sujeto a la disponibilidad de consulta presencial. «Gracias a esta opción, nosotros podemos cribar mucho más rápido las patologías benignas de las más graves, y evitar el posible retraso en el acceso a los resultados de las pruebas en casos complejos que requieren una intervención o una segunda consulta presencial», pone de manifiesto el cirujano, que insiste en las ventajas de que los pacientes puedan ver resueltas sus necesidades en una sola visita al hospital.

Durante los últimos meses, en plena curva de la pandemia, el equipo liderado por el Dr. Suárez ha seguido trabajando intensamente, manteniendo siempre una perspectiva de futuro que ahora les permite estar en disposición de ofrecer a los madrileños consultas a corto plazo. «La situación de las listas de espera ahora mismo en nuestro hospital es buena. Cualquier ciudadano de la Comunidad de Madrid puede ser atendido en un plazo estimado de 7-8 días, por lo que en este momento somos un servicio muy accesible, que además está a tan solo 20 minutos de la capital», comenta.

Un equipo «super especializado»

Con un equipo de 25 profesionales médicos a disposición del paciente, el Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología del hospital valdemoreño funciona organizado por unidades con «super especialistas» en distintas áreas del cuerpo. «Tenemos especialistas en columna, en mano y muñeca, pie y tobillo, hombro y codo, cadera y rodilla, fracturas y ortopedia infantil… por lo que cubrimos prácticamente todas las áreas de este ámbito», asevera el doctor.

En este sentido, la decidida apuesta del hospital por la «super especialización» de sus profesionales permite que los pacientes puedan acceder de una forma más directa al médico más indicado para su caso particular, evitando las consultas de criba que suelen preceder a la derivación a una unidad concreta. «En nuestro caso trabajamos con unas primeras consultas que ya son cribadas, favoreciendo que los pacientes puedan, en la medida de lo posible, acceder desde la primera visita al centro a un ‘super especialista’», concluye.

A lo largo del año pasado, el número de consultas del Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología del Hospital Universitario Infanta Elena ascendió a 48.547 y se realizaron en él un total de 2.771 cirugías.

Hospital Universitario Infanta Elena

El Hospital Universitario Infanta Elena, ubicado en Valdemoro, da asistencia a los habitantes de Valdemoro, Ciempozuelos, Titulcia y San Martín de la Vega, así como a otros ciudadanos procedentes de otras áreas de salud, manteniendo los objetivos de alta calidad asistencial, tecnología de vanguardia, eficiencia y profesionalidad.

¿Has leído el último número de nuestra revista?

 

Contenido Patrocinado
Publicidad LRDV

Celebrado el primer concierto en Valdemoro del festival ‘Clásicos en Verano’

0

El pasado 31 de julio se celebró en la iglesia parroquial Nuestra Señora de la Asunción, el primero de los conciertos gratuitos del festival ‘Clásicos en Verano’, con el que la Comunidad de Madrid en colaboración con los ayuntamientos lleva la cultura musical a todos los rincones de la región.

La música del barroco temprano italiano fué la protagonista de la sesión. Con el título Si dolce é il tormento, la formación Tiento Nuovo –integrada por el clavecinista Ignacio Prego y la violonchelista María Martínez- junto a la soprano Lucía Martín Cartón interpretaron obras de Monteverdi, Alessandro Scarlatti, Tarquinio Merula, Domenico Gabrieli y Benedetto Ferrari.

La entrada fue libre hasta completar el aforo y quienes asistieron llevaron puesta la mascarilla, se mantuvo la distancia de seguridad y se respetó el resto de medidas de prevención para evitar la propagación del coronavirus que se establecieron para acceder al templo en el que se desarrolló el concierto.

El próximo concierto del 22 de agosto, Gaude, Felix Francia, girará en torno a la Edad Media y es una oda al país que fue el centro del poder político, social y cultural durante ese periodo. El grupo polifónico Egeria, constituido por las sopranos Lucía Martín-Maestro, Carmen Busquets y Ana María Narbona; las mezzo sopranos María Martín del Río y Clara Serrano, y Fabiana Sans, alto, mostrarán sus cualidades vocales en un repertorio en el que predominan los anónimos del siglo XIII como el que da título al recital. Junto a ellos, el Ja nus hons pris que el rey de Inglaterrra Ricardo Corazón de León compuso en su faceta de trovador y piezas de Teobaldo de Navarra o el maestro Perotin.

CLÁSICOS EN VERANO 22 de agosto. 21.00 h. Iglesia parroquial Nuestra Señora de la Asunción. Pza. Nuestra Señora del Rosario. Entrada libre hasta completar el aforo. Obligatorio el uso de mascarilla.
+INFO https://www.comunidad.madrid/actividades/2020/escenas-verano-2020

Contenido Patrocinado
Publicidad LRDV

El Hospital Universitario Infanta Elena recibe la Medalla de Oro de la Villa de Valdemoro por su labor en la lucha contra el Covid-19

0

El Hospital Universitario Infanta Elena, integrado en la red sanitaria pública madrileña, recibió ayer la Medalla de Oro de la Villa de Valdemoro, concedida por el Ayuntamiento de este municipio, en reconocimiento a su labor, y la de sus trabajadores, en la lucha contra el Covid-19, en un acto presidido por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y celebrado en la Plaza de la Constitución de esta localidad.

La medalla fue recogida por el gerente y la directora médico del hospital, Juan Antonio Álvaro de la Parra y la Dra. Marta Sánchez Menam, respectivamente, de manos de la presidenta de la Comunidad de Madrid y del alcalde de Valdemoro, Sergio Parra, en un acto organizado por el Ayuntamiento en homenaje y recuerdo a todas las víctimas del Covid-19 del municipio y a todos los vecinos y trabajadores de servicios esenciales -sanitarios, de emergencias, seguridad ciudadana, limpieza viaria, servicios sociales y sectores alimentario, hostelero, farmacéutico y de distribución- que desempeñaron su importante labor durante la fase más aguda de la crisis.

El gerente del hospital agradeció en nombre del personal del centro el reconocimiento, “que es todo un honor para nosotros y que llevaremos con el orgullo y compromiso de lo que representa” y destacó que los trabajadores del Infanta Elena han dado lo mejor de cada uno, siempre con una sonrisa, haciendo posible seguir atendiendo a todos los pacientes no Covid que lo necesitaron durante la fase más aguda de la pandemia, y reactivando la actividad asistencial en las últimas semanas en un contexto seguro.

Actualmente, el hospital está preparado para afrontar cualquier tipo de escenario, con protocolos eficaces y de rápida implementación, conocimientos mejorados y ampliados, dotación suficiente y profesionales preparados y experimentados.

¿Has leído el último número de nuestra revista?

 

Contenido Patrocinado
Publicidad LRDV

Valdemoro homenajea a las víctimas de la Covid-19 y al personal de servicios esenciales

0

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, participó en el homenaje y se dirigió a los vecinos de Valdemoro

Ayer 29 de julio, la plaza de la Constitución de Valdemoro, iluminada con 2.600 velas, acogió el acto organizado por el Ayuntamiento de Valdemoro para homenajear a las víctimas de la COVID-19, así como al personal de los servicios esenciales que, con su trabajo, hizo más fácil el confinamiento y contribuyó a que la población mantuviera la esperanza. El acceso a la plaza, con 440 sillas, fue libre hasta completar el aforo establecido para garantizar la distancia de seguridad. Durante el evento se entregaron diversos reconocimientos antes de dar paso a una velada poético musical.

En el transcurso de su intervención, la presidenta madrileña se ha dirigido a los vecinos de Valdemoro asistentes al acto, de los que ha dicho sentirse muy orgullosa, porque demuestran que “no somos un conjunto de ciudadanos que convivimos juntos por obligación o necesidad, sino una auténtica comunidad, hecha de afectos, simpatías y motivaciones compartidas”. Este ejemplo, ha remarcado Díaz Ayuso, “nos anima a seguir luchando para superar el desafío que todavía supone el coronavirus, incluidas sus consecuencias económicas”.

Las 2.600 velas enmarcaron la plaza de la Constitución donde se instaló el escenario para recordar a las personas del municipio que fallecieron a causa del coronavirus así como para reconocer la labor de la plantilla de los servicios sanitarios, de emergencias, seguridad ciudadana, limpieza viaria, servicios sociales y personal de los sectores de alimentación, hostelería, farmacéutico, distribución y demás ámbitos que trabajaron presencialmente para que el resto de la población pudiera permanecer confinada.

MEDALLAS DE ORO DE LA VILLA, RECITAL POÉTICO Y CONCIERTO

El acto constó de dos partes, una de reconocimiento a quienes estuvieron en primera línea, durante la que se entregó la máxima distinción que otorga el Consistorio, la Medalla de Oro de la Villa, a los dos centros de salud del municipio y al Hospital Universitario Infanta Elena, así como al personal que presta servicio en ellos. Igualmente, se mostró la gratitud a personas y empresas locales que desempeñaron su actividad profesional durante los momentos más duros de la pandemia.

La segunda parte tuvo por objetivo rendir tributo a quienes ya no están, con un recital en el que se leerán poemas de varios autores locales (Ismael Alonso, Luis Miguel Rollón y José Antonio Pérez) y actuaron el cantautor valdemoreño Edgar Rey, el grupo Ensemble Musicovis y la Coral Villa de Valdemoro.

¿Has leído el último número de nuestra revista?

 

Contenido Patrocinado
Publicidad LRDV

El Hospital Universitario Infanta Elena, segundo hospital de baja complejidad mejor valorado por los madrileños

0

El Hospital Universitario Infanta Elena, integrado en la red sanitaria pública madrileña, continua siendo uno de los centros hospitalarios mejor valorados por los pacientes madrileños tras obtener un Índice de Satisfacción General (ISG) del 91,61 por ciento en la Encuesta anual de Satisfacción correspondiente al pasado ejercicio, que la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid elabora para evaluar la percepción de los ciudadanos de los hospitales de la red pública autonómica, y cuyos resultados se dieron a conocer el pasado viernes.

De esta forma, el compromiso, trabajo y dedicación de todos los profesionales del centro valdemoreño, su filosofía de Trato y Tratamiento, que pone al servicio de pacientes y familiares una atención sanitaria de la más alta calidad y un excelente trato para optimizar la relación médico-paciente, y sus ejes estratégicos de promoción de la salud, mejora de la experiencia del paciente y uso responsable de los recursos sanitarios, han sido nuevamente recompensados con la confianza de los usuarios, cuya puntuación lo sitúa en el segundo puesto dentro de los hospitales madrileños de baja complejidad.

El centro, cuya valoración es casi dos puntos superior al ISG del conjunto de los hospitales del Servicio Madrileño de Salud, obtiene también la mejor puntuación de su grupo de complejidad en el ámbito de las Consultas Externas, con un 93,79 por ciento.

Con respecto a los otros tres apartados valorados por los usuarios, el Infanta Elena destaca igualmente en los primeros puestos del ranking de baja complejidad. Así, los madrileños puntuaron la Hospitalización y la Cirugía Ambulatoria del centro nada menos que con un 95,03 y un 93,79 por ciento, respectivamente, valorando las Urgencias con un 83,85 por ciento.

Recomendaciones y lista de espera

Además, según la Encuesta anual de Satisfacción 2019, los pacientes del hospital lo recomendarían a familiares y amigos en un alto porcentaje, especialmente en Consultas Externas -las más recomendadas del grupo de baja complejidad- y Hospitalización, donde el Índice de Recomendación Global (IRG) alcanza el 97,5 y el 96,9 por ciento, respectivamente, seguido de Cirugía Ambulatoria, con un 95,5 por ciento, y de Urgencias, servicio que el 92,9 por ciento de los usuarios recomendarían a sus allegados.

A estas valoraciones se añade además que el Hospital Universitario Infanta Elena figura también entre los centros de baja complejidad con menor lista de espera, tanto quirúrgica, con un promedio de 10,16 días, como de consultas externas, donde la demora media se sitúa en tan solo 8,77 días.

Contenido Patrocinado
Publicidad LRDV

La Universidad Carlos III entrega un reconocimiento al I.E.S Avalón de Valdemoro por ser uno de los 25 centros con mejores notas en la EvAU 2020

0

La Universidad Carlos III de Madrid ha otorgado un reconocimiento al I.E.S. AVALÓN de Valdemoro, por el alto nivel educativo obtenido por sus estudiantes, siendo uno de los 25
centros adscritos a esta Universidad cuyo alumnado ha obtenido las mejores puntuaciones en la nota media del Bloque Obligatorio de la Evaluación para el Acceso a la Universidad de la convocatoria ordinaria de 2020.

Asimismo, la Universidad Carlos III anima al equipo docente del IES Avalón a que su equipo docente continúe desarrollando esta labor, para que sus estudiantes puedan seguir cosechando grandes éxitos académicos.

Además, uno de los alumnos del IES Avalón de Valdemoro ha obtenido una calificación final de 13,226.

¿Has leído el último número de nuestra revista?

 

 

Contenido Patrocinado
Publicidad LRDV

El Servicio de Rehabilitación del Hospital Universitario Infanta Elena recupera su pleno funcionamiento en un contexto seguro

0
En colaboración con el Servicio de Medicina Preventiva del centro, se han implementado circuitos diferenciados de atención a los pacientes y establecido medidas de control de aforo y de uso obligatorio de mascarillas

En las primeras semanas de incidencia de la Covid-19, el personal del Servicio de Rehabilitación del Hospital Universitario Infanta Elena, integrado en la red sanitaria pública madrileña, diversificó sus zonas de atención por todo el centro: colaboró con otros servicios, creó una unidad de tratamiento de fisioterapia para los profesionales sanitarios que presentaran alguna dolencia debida al sobreesfuerzo, ayudó a los pacientes a comunicarse con sus familias mediante videollamadas…

Ahora, una vez pasado el pico más agudo de la pandemia, el servicio ya está totalmente preparado para atender las necesidades de sus pacientes con todos los protocolos de prevención y seguridad posibles requeridos por la nueva situación. “Hemos retomado los tratamientos con normalidad, pero también aplicando las necesarias medidas preventivas, porque lo más importante para nosotros es la seguridad de nuestros pacientes”, señalan los fisioterapeutas del hospital de Valdemoro.

Seguridad para pacientes y profesionales

De cara a la adaptación del servicio a las circunstancias actuales, y para poder seguir obteniendo los mejores resultados en sus tratamientos con los mayores estándares posibles de seguridad, se han elaborado e implementado, en colaboración con el Servicio de Medicina Preventiva del centro, circuitos diferenciados de atención a los pacientes. Además, se hace un screening previo de síntomas en las consultas de Rehabilitación, que se repite en la llamada telefónica que se realiza antes de la citación del paciente, y se controla el aforo del gimnasio para garantizar siempre la distancia de seguridad.

Adicionalmente, en las instalaciones del servicio se realiza periódicamente una limpieza exhaustiva de todo el material y maquinaria que entra en contacto con el usuario, y se han colocado dispensadores de gel hidroalcohólico en múltiples puntos con carteles informativos para facilitar una correcta higiene de manos, siendo obligatorio el uso de mascarillas tanto para usuarios como para profesionales.

Además de la adaptación de las instalaciones físicas, la nueva situación ha llevado al servicio a “reinventarse”, diseñando e implementando nuevas formas de trabajo. Entre ellas, se favorece especialmente el empoderamiento del paciente, quien, según indican los fisioterapeutas, “ahora más que nunca, debe ser parte activa de sus propios procesos e involucrarse en su tratamiento, siguiendo las indicaciones y recomendaciones de los profesionales a través de las nuevas tecnologías (como las videollamadas, las e-consultas o el Portal del Paciente)”.

Actualmente, todo paciente que deba acudir al Infanta Elena por una enfermedad, problema de salud o síntoma preocupante, debe hacerlo sabiendo que el centro es un lugar seguro, como avala el certificado de “Hospital Protegido frente al Covid-19” que recientemente le ha otorgado AENOR. Sin embargo, desde el centro también se favorece seguimiento no presencial de procesos de salud mediante la reducción de las visitas no imprescindibles al hospital para minimizar riesgos y mejorar la calidad de vida de los pacientes, para lo que también es necesaria su colaboración, recuerda el experto. En este sentido, desde el Servicio de Rehabilitación se establecen en cada proceso las sesiones necesarias para cada paciente y se ofrecen pautas para que éste continúe el tratamiento activamente de manera domiciliaria.

La fisioterapia durante la pandemia

Además de apoyar a sus compañeros sanitarios, durante el pico de la pandemia los profesionales de Rehabilitación del hospital también llevaron a cabo los tratamientos individualizados de fisioterapia de aquellos pacientes afectados por el Covid-19 que los requirieron. Concretamente, realizaron un pase diario de planta con estos pacientes para su mantenimiento funcional y mejora de la capacidad pulmonar a través de un programa de ejercicios y vídeos realizados por el personal del servicio.

Asimismo, la actividad del gimnasio no se detuvo en ningún momento, ya que se mantuvieron los tratamientos presenciales necesarios para la recuperación de todos los pacientes. En el resto de los casos ambulantes se hizo un seguimiento estrecho y control de su evolución a través de llamadas telefónicas y videollamadas y, por supuesto, también se trataron a los pacientes no Covid ingresados en el hospital.

Proyecto ‘12 meses, 12 causas’

Los profesionales del Servicio de Rehabilitación del Hospital Universitario Infanta Elena están trabajando, además, en el proyecto ‘12 meses, 12 causas’, en el que los fisioterapeutas explicarán diferentes temas de interés de su profesión para la población, elegidos por su carácter innovador o por ser menos conocidos para los usuarios o el resto de los compañeros del hospital.

Esta iniciativa arranca precisamente con la vuelta a la normalidad del servicio para informar a todos los pacientes de que está en pleno funcionamiento, adaptado a las circunstancias y exigencias derivadas de la situación actual, con todas las precauciones y medidas de prevención y seguridad necesarias para que los usuarios acudan al hospital tranquilos a seguir su tratamiento, preocupándose únicamente de su mejoría.

Hospital Universitario Infanta Elena

El Hospital Universitario Infanta Elena, ubicado en Valdemoro, da asistencia a los habitantes de Valdemoro, Ciempozuelos, Titulcia y San Martín de la Vega, así como a otros ciudadanos procedentes de otras áreas de salud, manteniendo los objetivos de alta calidad asistencial, tecnología de vanguardia, eficiencia y profesionalidad.

¿Has leído el último número de nuestra revista?

 

Contenido Patrocinado
Publicidad LRDV

Indumentaria tradicional de Valdemoro, patrimonio inmaterial

0
El peinado suelto y el manteo como foco de atención. La imagen se actualiza a través del color rojo en las uñas o el velado de los elementos de prestigio como son las alhajas.

El 9 de enero de 2015 se presentaba en la Sala de Exposiciones del Centro Cultural Juan Prado la exposición Intangible Heritage Photo. Reconstrucción de una moda: el traje.

Pero ¿qué tiene de especial este proyecto?

Una foto de grupo, coro o ronda. Toda esta historia empezó con una imagen de grupo, coro o ronda publicada por el Ayuntamiento de Valdemoro entre los años 1990 y 1994 dentro del libro de fotografías Memoria de Valdemoro. vol 1, 2. La imagen corresponde a un posado de grupo, donde los diferentes personajes presentan su porte y gracia para la escena, presidido por un estandarte con el escudo de nuestra villa. La publicación y difusión de la imagen inspiró al grupo Madrid Tradicional para confeccionar la indumentaria adecuada en la representación escenográfica de un grupo musical tradicional de la provincia de Madrid, de finales del siglo XIX o principio del XX. El documento fotográfico cedido por vecinos de Valdemoro y comunicado a través de los trabajos de la archivera municipal, María Jesús López Portero, dio inmediatamente sus primeros frutos: la conservación conceptual.

Fondo vecinos. Archivo Municipal de Valdemoro. Grupo de coro o ronda. Memoria de Valdemoro. (1990) Finales XIX-principio XX.

El taller de costura de la Universidad Popular de Valdemoro.  Si existen las casualidades, o no, nunca lo sabremos. Lo cierto fue que tras actuar el citado grupo de música tradicional madrileña en el Teatro Municipal Juan Prado y presentar la indumentaria como única y de Valdemoro, tardaron lo que duró la actuación para que las alumnas del taller de confección plantearan el proyecto a su monitora. Así María del Carmen Poveda, monitora del taller en los años 90 y primeros años del 2000, lidera el proyecto de patronaje y confección de las prendas más importantes de la indumentaria tradicional de Valdemoro.

Una mujer que revoluciona el taller.  La necesidad de conocer los fundamentos para la confección de esta tipo de prendas junto con la efectividad de las antiguas redes sociales, básicamente cafés con tertulia incorporada, conectó a nuestra monitora con la antropóloga, especialista en etnología y vecina de Valdemoro Paz Gómez. Las explicaciones conceptuales y prácticas de Paz sobre las formas y modos de vestir esta especial indumentaria dan un gran impulso al proyecto, materializando poco a poco cada patrón, cada puntada, cada prenda. Patronaje directamente sobre la persona, tipología de tejidos, estampados y bordados de identidad, adornos y alhajas, ropa de guarda y peinados sociales, son algunos de los conceptos que van incorporándose al día a día del taller.

Posado e interpretación libre de la indumentaria. Las prendas tienen una superposición aleatoria, valorando la imagen desde componentes como el color, las texturas o la sensualidad.

Es una falda o un camisón. Tras la confección del traje femenino, se dispuso confeccionar uno para hombre. Ambos corresponden a trajes de fiesta o ropa de guarda, con una función social muy marcada. No se olvidaron otras formas de vestir que corresponderían a la profesión u oficio, mucho más variada y conocida por llegar casi a nuestros días.

En este punto es donde comienza la segunda fase del proyecto vinculando a los alumnos de fotografía de Ncuadres y a su profesor Julián Villar.  Para esta fase diseñamos el proyecto justo a la inversa. ¿Se había creado la indumentaria perfecta para nuestra sociedad?, ¿eran reconocibles las prendas y su función?, ¿correspondía con la actual imagen corporal y social de mujeres y hombres?

Recreación con ropa ligera similar a la de diario. La identidad de cada comarca, población y familia se hacía evidente a través de bordados similares a los que se representan en nuestro modelo.

El alumnado de fotografía fue citado para hacer una sesión con dos modelos, mujer y hombre. No sabían nada sobre los trajes, su función, dimensión social, del trabajo artesanal, ni mucho menos de la primera fotografía. Las sesiones fueron dirigidas por el alumnado donde vistieron y revistieron, para hacer una serie de fotos de estudio conceptualmente libre.

La segunda sesión ser realizó por exteriores de Valdemoro, y fue dirigida tanto en la forma de vestir como en el tratamiento de algunos posados. Con esta doble sesión, pretendimos comparar a través de la imagen el conocimiento que la sociedad tiene de este tipo de patrimonio inmaterial, frente a la recreación ideal bajo la dirección especializada.

Paseos, calles, plazas, casas de labor, campos, edificios religiosos, el mercado, el baile, lugares dondese proyecta socialmente la vida cotidiana.

La enagua fue vestido; las medias de lana, objeto de culto; las ligas, lazos para el pelo; y las alpargatas, ideales para las camisas masculinas. Con esta coherencia o incoherencia visual proyectamos la exposición, donde exhibir los resultados fotográficos y las piezas desmontadas para su valoración como piezas artesanales únicas.

Fotos y más fotos.  La exposición comunicó con creces nuestra idea de acercar la cultura inmaterial a través de la fotografía libre, al arte corporal, social, histórico y cultural. En ningún caso se buscó plantear el lenguaje de la moda como una forma arqueológica o rigurosa del vestir. Tampoco lo fue la primera foto, una escena de ronda de representación social de aquel Valdemoro que formó parte del presente a través de la fotografía. Conseguimos, por tanto, revitalizar nuestro patrimonio, comunicarlo y dotarlo de sentido social para poder activar la tercera fase del proyecto, que se presentará en breve.

Las prendas de guarda forman parte de la herencia e historia de cada familia. Algunas se utilizaban como bienes de prestigio durante varias generaciones.

 

Lourdes Almendros Zaragoza.

Gestora de patrimonio histórico y arqueóloga.

Servicio de Patrimonio Histórico del Ayuntamiento de Valdemoro.

Fotografía_Ncuadres

 

Contenido Patrocinado
Publicidad LRDV

2.600 velas iluminarán el homenaje a las víctimas de la Covid-19 en Valdemoro

0

El 29 de julio, a las 21.30 h., la plaza de la Constitución, iluminada con 2.600 velas, acogerá el acto organizado por el Ayuntamiento de Valdemoro para homenajear a las víctimas de la COVID-19, así como al personal de los servicios esenciales que, con su trabajo, hizo más fácil el confinamiento y contribuyó a que la población mantuviera la esperanza. El acceso a la plaza –en la que se dispondrán 440 sillas- será libre hasta completar el aforo establecido para garantizar la distancia de seguridad. Durante el evento, que se emitirá en directo a través de la web municipal, se entregarán diversos reconocimientos antes de dar paso a una velada poético musical.

Las 2.600 velas enmarcarán la plaza de la Constitución donde se instalará el escenario para recordar a las personas del municipio que fallecieron a causa del coronavirus así como para reconocer la labor de la plantilla de los servicios sanitarios, de emergencias, seguridad ciudadana, limpieza viaria, servicios sociales y personal de los sectores de alimentación, hostelería, farmacéutico, distribución y demás ámbitos que trabajaron presencialmente para que el resto de la población pudiera permanecer confinada.

MEDALLAS DE ORO DE LA VILLA, RECITAL POÉTICO Y CONCIERTO
El acto constará de dos partes, una de reconocimiento a quienes estuvieron en primera línea, durante la que se entregará la máxima distinción que otorga el Consistorio, la Medalla de Oro de la Villa, a los dos centros de salud del municipio y al Hospital Universitario Infanta Elena, así como al personal que presta servicio en ellos. Igualmente, se mostrará la gratitud a personas y empresas locales que desempeñaron su actividad profesional durante los momentos más duros de la pandemia.

La segunda parte tiene por objetivo rendir tributo a quienes ya no están, con un recital en el que se leerán poemas de varios autores locales (Ismael Alonso, Luis Miguel Rollón y José Antonio Pérez) y actuarán el cantautor valdemoreño Edgar Rey, el grupo Ensemble Musicovis y la Coral Villa de Valdemoro.

ENTRADA LIBRE A LA PLAZA DESDE LAS 20.30 H.
El público que desee acudir a esta cita podrá acceder a la plaza de la Constitución a partir de las 20.30 h., exclusivamente a través de las calles Infantas y Colegio y será obligatorio el uso de mascarilla e higienizarse las manos en los puntos de entrada. La salida será por la calle Nicasio Fraile y la plaza del Esparto.

HOMENAJE 29 de julio. 21.30 h. Pza. de la Constitución. Entrada libre hasta completar el aforo. ACCESOS: C/ Infantas y C/ Colegio. Las personas que hayan recibido invitación y confirmado su asistencia, por C/ Doctor Lacalle. Es imprescindible llevar puesta la mascarilla.

Fuente: Ayuntamiento de Valdemoro

¿Has leído el último número de nuestra revista?

 

Contenido Patrocinado
Publicidad LRDV

El robot que permite trabajar con distancia social

0
Los robots son grandes aliados para las empresas porque aumentan la productividad, y ahora también, reducirán los posibles contagios de covid-19

La empresa Valdemoreña Atlas Robots ha creado un AGV (vehículo no tripulado) que permite cargar y transportar palets con total autonomía, limitando el contacto entre los transportistas, la carga y los operarios que la reciben en destino. Esto reduce casi totalmente la posibilidad de contagio por Coronavirus.

Utilizando unas simples líneas pintadas en el suelo, el AGV es capaz de seguirlas de forma autónoma, comunicándose de manera inteligente con su alrededor para evitar choques con otras máquinas o personas.

Se trata de un gran aporte económico y social, ya que estos robots ayudan a sectores que han seguido trabajando prácticamente al 100 % durante la cuarentena, y son indispensables para la vida del resto de las personas. Hablamos de empresas agrícolas, ganaderas, y de la industria alimentaria, entre otras.

La pandemia ha supuesto un gran mazazo para la economía, que ha obligado a los empresarios a buscar soluciones eficaces que ayuden a mantener la viabilidad de sus negocios. Empresas de ingeniería como Atlas Robots trabajan en el desarrollo y optimización de soluciones robóticas para construir herramientas asequibles para todas las empresas. Y no solo eso, sino que además buscan la mejor manera de adaptarse a
la nueva regulación sobre la distancia social y otras medidas de seguridad, facilitando la transición de las empresas a la nueva normalidad.

Para más información, visita Atlas Robots S.L. en la avenida de las Morcilleras 20, y su página www.atlas-robots.com. Si lo prefieres, puedes ponerte en contacto en el correo info@atlas-robots.com o llamando al teléfono 918 753 753.

¿Has leído el último número de nuestra revista?

 

Contenido Patrocinado
Publicidad LRDV

El Ayuntamiento de Valdemoro realiza obras de remodelación y mejora en el Centro de Mayores

0

El Centro Municipal de Mayores es uno de los 24 edificios en los que el Consistorio lleva a cabo este verano obras de adecuación y mejora de cara al momento en el que la Comunidad de Madrid autorice la apertura en la región de estos centros de ocio para mayores una vez finalice la pandemia de la COVID-19. La alcaldesa en funciones, Raquel Cadenas, acompañada por el edil del Área de Mayores, Francisco Mimoso, y técnicos municipales, ha visitado hoy esta instalación en la que se invertirán 30.676 euros.

Una gran parte del presupuesto ( 21.378 € ) está destinado a pintar paredes y techos del interior de las dos plantas del edificio así como rejas, barandillas exteriores, puertas y cerrajería de la terraza.

Además de estos trabajos de pintura en el exterior del edificio adjudicados a una empresa especializada, operarios de Gesvival llevarán a cabo la limpieza y pulido con máquina hidroneumática del enlosado de la terraza, ubicada dentro del recinto del parque Duque de Ahumada.

Importante también por el importe de los trabajos (5.553 €) es el cambio del enlosado de entrada al centro por la calle General Martitegui que mejorará la accesibilidad de las personas con movilidad reducida y la reforma integral del baño de la planta baja del edificio para adecuarlo a normativa de aseo de personas con discapacidad física, que ha superado los 2.000 €.

Además de estos trabajos, Francisco Mimoso, se ha referido durante la visita a otras reformas que se llevarán a cabo para mejorar algunas dependencias, como la colocación de una puerta que separará las oficinas del acceso al centro, el cambio de persianas de la zona de escaleras o la sustitución del techo de la cocina que realizarán operarios de la empresa municipal Gesvival.

Fuente: Ayuntamiento de Valdemoro

¿Has leído el último número de nuestra revista?

 

Contenido Patrocinado
Publicidad LRDV

Guía de Prevención de Incendios de Cruz Roja

0

Los incendios forestales son fuegos fuera de control en un área natural, bosques, praderas o pastizales. Comienzan inadvertidos, se propagan rápidamente y pueden dañar recursos naturales, destruir hogares y amenazar la seguridad de la población y a los profesionales que trabajan en su extinción.

El verano es la época del año que debemos prestar especial cuidado y extremar las precauciones para prevenirlos, porque el 95% de los incendios son provocados por la acción humana.

La conciencia de prevención de incendios debe partir del hogar, los niños y niñas deben ser instruidos sobre los riegos, los peligros que conllevan los incendios y conocer unas pautas básicas de prevención, vitales para salvar vidas, nuestros bosques y reducir las emisiones de CO2 a la atmosfera.

#ElMejorCortafuegosEresTu fue el lema del verano pasado; este verano, la Asamblea Comarcal de Pinto-Valdemoro se suma a la campaña de Prevención de Incendios junto al resto de Asambleas de Cruz Roja Madrid, con la Guía de Prevención de Incendios forestales; consejos generales y recomendaciones sencillas – ¨ usando el sentido común¨.

Con esta Guía compartimos con los vecinos de Pinto-Valdemoro-San Martín de la Vega- Ciempozuelos – algunas acciones fundamentales para prevenir incendios al realizar actividades al aire libre o si residimos en zonas de especial riesgo-.

Acciones individuales/Beneficio Común:
¡Actúa!
▪ Llévate toda tu basura, también los restos orgánicos, aunque sean biodegradables provocan un impacto visual. No tires colillas al suelo, guárdalas hasta poder tirarlas en el contenedor adecuado.
▪ No circules con vehículos a motor fuera de las zonas permitidas (coches, motos…).
▪ Camina por los senderos; no cojas atajos ni hagas nuevos caminos: pone en peligro tu seguridad y la del hábitat por el que transitas.
▪ No arranques flores ni ramas. Hacerlo destruye los ecosistemas.
▪ Respeta la fauna. No invadas su espacio, ni hagas mucho ruido (música alta, gritos…) que pueda molestar a los animales. No lleves altavoces al campo.
▪ Llama al 112 o avisa a la autoridad más cercana si observas una columna de humo, un incendio no controlado o un fuego desatendido.
Es mejor que los servicios de emergencia reciban varias llamadas a no recibir ninguna, y que el fuego no pueda ser controlado.
▪ En la Comunidad de Madrid no está permitida la acampada libre, si quieres acampar, hazlo en los campings habilitados.
▪ Si fumas, asegúrate de apagar completamente los cigarrillos (por ejemplo, en una moneda) y no tires nunca las colillas al suelo. Nunca arrojes cigarrillos, ni colillas desde el coche. Recuerda que tirar colillas por la ventanilla está prohibido y supone multa y la
retirada de 4 puntos del carnet.

La implicación individual de cada uno de nosotros en el cuidado del medio ambiente y el respeto con el entorno es un compromiso con las futuras generaciones.

PROTEGER, RESTAURAR Y PROMOVER EL USO SOSTENIBLE DE LOS ECOSISTEMAS TERRESTRES, EL MANEJO SOSTENIBLE DE LOS BOSQUES, COMBATIR LA DESERTIFICACIÓN, Y DETENER Y REVERTIR LA DEGRADACIÓN DE LA TIERRA Y
DETENER LA PÉRDIDA DE BIODIVERSIDAD.

ADOPTAR MEDIDAS URGENTES PARA COMBATIR EL CAMBIO CLIMÁTICO Y SUS EFECTOS

VIDA DE ECOSISTEMAS TERRESTRES y ACCIÓN POR EL CLIMA Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS Nº15 Y 13)

¿Has leído el último número de nuestra revista?

 

Contenido Patrocinado
Publicidad LRDV

Conciertos de música clásica en la iglesia parroquial Nuestra Señora de la Asunción de Valdemoro

0

El 31 de julio y el 22 de agosto los valdemoreños, valdemoreñas y todas las personas amantes de la música clásica tienen sendas citas, a las 21.00 h., en la iglesia parroquial Nuestra Señora de la Asunción, para disfrutar de los dos conciertos gratuitos del festival ‘Clásicos en Verano’, con el que la Comunidad de Madrid en colaboración con los ayuntamientos lleva la cultura musical a todos los rincones de la región. El público asistente deberá llevar mascarilla y respetar la distancia de seguridad.

La música del barroco temprano italiano será la protagonista de la sesión programada para el último día del mes de julio. Con el título Si dolce é il tormento, la formación Tiento Nuovo –integrada por el clavecinista Ignacio Prego y la violonchelista María Martínez- junto a la soprano Lucía Martín Cartón interpretarán obras de Monteverdi, Alessandro Scarlatti, Tarquinio Merula, Domenico Gabrieli y Benedetto Ferrari.

El concierto del 22 de agosto, Gaude, Felix Francia, girará en torno a la Edad Media y es una oda al país que fue el centro del poder político, social y cultural durante ese periodo. El grupo polifónico Egeria, constituido por las sopranos Lucía Martín-Maestro, Carmen Busquets y Ana María Narbona; las mezzo sopranos María Martín del Río y Clara Serrano, y Fabiana Sans, alto, mostrarán sus cualidades vocales en un repertorio en el que predominan los anónimos del siglo XIII como el que da título al recital. Junto a ellos, el Ja nus hons pris que el rey de Inglaterrra Ricardo Corazón de León compuso en su faceta de trovador y piezas de Teobaldo de Navarra o el maestro Perotin.

La entrada es libre hasta completar el aforo y quienes deseen asistir deberán llevar puesta la mascarilla, mantener la distancia de seguridad y respetar el resto de medidas de prevención para evitar la propagación del coronavirus que se establezcan para acceder al templo en el que tendrán lugar los conciertos.

CLÁSICOS EN VERANO 31 de julio y 22 de agosto. 21.00 h. Iglesia parroquial Nuestra Señora de la Asunción. Pza. Nuestra Señora del Rosario. Entrada libre hasta completar el aforo. Obligatorio el uso de mascarilla.
+INFO https://www.comunidad.madrid/actividades/2020/escenas-verano-2020

Fuente: Ayuntamiento de Valdemoro

¿Has leído el último número de nuestra revista?

 

Contenido Patrocinado
Publicidad LRDV

ControlAltSup presenta su servicio de asistencia técnica anti covid-19

0

Garantiza la seguridad de tus empleados y clientes de la mano de profesionales

En el actual escenario surge la necesidad urgente para cualquier tipo de organización, empresa o negocio de desarrollar medidas de seguridad, higiene y prevención. Su cumplimiento puede llevarse a cabo con el apoyo de la herramienta desarrollada por ControlAltSup Tecnología y Servicios hasta su certificación por una entidad certificadora, y evidenciarlo voluntariamente con un sello de garantía anticovid-19, lo que le permitirá cumplir con su obligación de responsabilidad activa y con técnicas para garantizar el cumplimiento.

Este servicio de asistencia técnica se basa en el cumplimiento de la ley, tanto la laboral de prevención de riesgos laborales, como la sanitaria de salud pública y las recomendaciones de organismos oficiales. Se muestra como una valiosa herramienta frente a las exigencias del Real Decreto Ley 21/2020, de 9 de junio y la Orden 668/2020, de 19 de junio, de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid que regulan las obligaciones tras el estado de alarma frente a la crisis sanitaria.

Víctor Martínez, Delegado de Protección de Datos Certificado y Responsable de Control de ControlAltSup

La salud pública excede el ámbito de la protección habitual y de las funciones de los servicios de prevención externos, por lo que hay que establecer medidas extraordinarias al no ser un riesgo profesional en la gran mayoría de actividades. En este nuevo escenario, cualquier organización o negocio está obligado a velar por la seguridad tanto de sus empleados como de sus clientes o usuarios mediante técnicas de reducción del riesgo de contagio, medidas para la mejora de la seguridad y salud de las personas y la facilitación de espacios de confianza. Con la herramienta de ControlAltSup Tecnología y Servicios se puede demostrar y evidenciar el cumplimento de las nuevas obligaciones.

Asimismo, en caso de rebrote o denuncia, aquellos que puedan aportar a los servicios de inspección municipales y autonómicos las evidencias objetivas de cumplimiento estarán en condiciones de superar favorablemente la instrucción y resolución de los procedimientos sancionadores que procedan.

Servicio básico desde 75 € + IVA. Para más información, visita la dirección web https://controlaltsup.com/anti_covid o ponte en contacto en el correo info@controlaltsup.com o en los teléfonos 657 607 898  y 911 090 511. Visita ControlAltSup en la calle de Las Vacas, 6 (Oficina 12).

Contenido Patrocinado
Publicidad LRDV

Entrevista con la doctora Sari Arponen

0

Sari Arponen nació en Ruokolahti, un municipio del sureste de Finlandia, muy cerquita de la frontera con Rusia; a 274 kilómetros de Helsinki y a 211 kilómetros de San Petersburgo. Cuando Sari tenía 10-11 años, sus padres decidieron mudarse a la costa murciana. Tras acabar sus estudios de Secundaria en España, Sari estudió Medicina en la Universidad de Murcia. Después de terminar la carrera, decidió venir a Madrid para cursar la especialidad en Medicina Interna en el Hospital Universitario de La Princesa. Aunque hoy en día, en España, no existe una especialidad con ese nombre, se ha dedicado profesionalmente a la infectología, al estudio y tratamiento de enfermedades infecciosas. Su tesis doctoral versó sobre la coinfección por el VIH y la hepatitis C.

Estuvo viviendo bastantes años en el centro de Madrid, en la calle del Pez. Ha trabajado en muchos hospitales de la Comunidad de Madrid (La Princesa, Carlos III, Fuenlabrada, Gregorio Marañón, Santa Cristina, Vallecas, Torrejón de Ardoz, Virgen de la Torre…). En 2010, cuando estaba trabajando en el Hospital de Vallecas, buscando un lugar donde compartir proyecto vital con su pareja, llegaron a Valdemoro. Aquí, afirma Sari, han encontrado una buena calidad de vida frente a la vorágine que suponía el centro de Madrid. Sari disfruta el hecho de que Valdemoro no tenga semáforos. Dice que ahora le costaría moverse de aquí.

A pesar de llevar gran parte de su vida en España, Sari ha mantenido su nacionalidad finlandesa, lo cual, dice, le permite, por fortuna, no tener que votar en nuestras elecciones generales. Se siente finlandesa, madrileña y valdemoreña a la vez.

En los últimos años, Sari se ha interesado en la microbiota humana. El estudio de nuestra microbiota intestinal se remonta a principios del siglo XX. Pero es a partir de 2006, gracias a los avances de la ciencia y la técnica de secuenciación de alto rendimiento, cuando los científicos se ponen a descodificar el genoma bacteriano de nuestra microbiota intestinal. Desde entonces, los artículos científicos relacionados con este tema se multiplican cada año. Una búsqueda en Pubmed, el portal que incluye el mayor número de publicaciones dentro del ámbito biomédico, nos muestra que cada año crece el interés en el estudio del microbioma de forma exponencial: en 2016, se publicaron unos ocho mil artículos sobre este tema; en 2019, el número subió hasta más de dieciséis mil.

La pandemia obliga y, aunque, conocí a Sari en persona hace unos meses y tuve la suerte de asistir a la conferencia que dio en la Escuela Oficial de Idiomas de Valdemoro sobre la microbiota, nuestro encuentro se convierte en mi primera entrevista a través de videoconferencia.

Te voy a pedir que empieces nuestra entrevista explicándonos qué es la microbiota humana.

La microbiota es lo que mucha gente todavía llama flora. Cuando hablamos de la microbiota estamos hablando de todos los microorganismos que están dentro de los seres humanos y, también, encima de los seres humanos. Son bacterias, son virus, son hongos, son todos los microorganismos que se encuentran en nuestro intestino, en nuestra boca, en los pulmones, en la piel, en el tracto urogenital… Se sabe que esta microbiota es una parte fundamental de nuestro organismo, que, en realidad, el cuerpo humano es un superorganismo (un conjunto de ecosistemas interrelacionados) y se sabe, también, que esta microbiota cumple una serie de funciones importantísimas. Por ejemplo, la microbiota intestinal crea vitaminas, permite que el intestino se mantenga saludable, que tenga una capa de moco que facilite el buen funcionamiento intestinal, participa en la tarea de hacer digeribles ciertos alimentos para que puedan absorberse mejor por nuestro cuerpo… La microbiota también participa en la programación del sistema inmunitario. Nos protege de muchas infecciones. Por lo tanto, si tenemos una microbiota saludable, cuando entra un patógeno en nuestro cuerpo, una bacteria o un virus que puedan infectarnos, los microorganismos que componen nuestra microbiota pueden ayudarnos a combatir ese patógeno.

Has hablado de esa microbiota interna y sobre nuestra piel. Pero entiendo que esa microbiota, esa fauna, vive también a nuestro alrededor. Como un aura.

Efectivamente, además de esta microbiota, podemos hablar del microbioma. El microbioma incluye tanto los microorganismos como sus genes, como las sustancias que producen. Realmente, aunque no lo veamos, alrededor nuestro tenemos flotando una nube invisible compuesta por todas las sustancias que crean estos organismos que llevamos encima.

Entiendo, entonces, que una microbiota saludable puede ayudar a mantenernos sanos. ¿Se puede hacer algo para que nuestra microbiota goce de buena salud?

Todo lo que hacemos, todo lo que nos hacemos a nosotros mismos, se lo estamos haciendo a nuestra microbiota. Hoy en día, la mayoría de las personas tienen un estilo de vida que no es especialmente saludable. Hay una serie de factores que determinan la salud de esa microbiota. Empieza incluso antes de nacer, luego con el nacimiento y, después, durante toda nuestra vida. Hay cosas que sabemos que modulan positivamente la microbiota. Por ejemplo, es importante que la madre esté sana durante el embarazo. Es preferible tener un parto vaginal. Obviamente, esto no siempre es posible y, por eso, ya hay lugares donde, en caso de cesárea, empapan gasas con líquido vaginal y luego se las pasan al bebé por la piel. La lactancia materna es el alimento humano por excelencia y es ideal que el bebé se alimente exclusivamente con la leche materna durante los primeros meses de vida y continúe después de forma prolongada. Antropológicamente, la lactancia materna debería durar hasta que se caigan los dientes de leche, los cinco o seis años. Y, finalmente, todo lo que rodea a nuestra vida diaria afecta a la microbiota de forma favorable o desfavorable: la alimentación, la falta de descanso, el estrés excesivo, estar conectado constantemente a una pantalla, los tóxicos ambientales, el tabaco, el alcohol, el ejercicio físico. Es decir, para cuidarnos y para cuidar de nuestra microbiota, debemos tener una alimentación antiinflamatoria, una alimentación prebiótica, debemos hacer ejercicio con frecuencia, debemos controlar el tiempo que pasamos delante de una pantalla, debemos aprender mecanismos para enfrentarnos al estrés y debemos estar mucho más en contacto con la naturaleza. Y, desde luego, debemos evitar la toma de fármacos indiscriminada, especialmente la automedicación. Hay que recordar que muchos fármacos, aunque no sean antibióticos, afectan a nuestra microbiota.

Me interesa el tema de la naturaleza. Los habitantes de las ciudades estamos cada vez más alejados de la naturaleza y esto puede debilitar nuestra microbiota.

El ser humano ha evolucionado siempre en espacios verdes y en espacios azules. Es decir, en espacios naturales con mucha vegetación, con un suelo donde hay lombrices, donde hay bichos que lo remueven, y, también, en espacios acuáticos. Ahí también hay microbiota. Son los ambientes verdes y azules los que nos han permitido tener una dieta saludable. Sin embargo, en las últimas décadas, hay mucha gente que nace, se desarrolla y se reproduce en ambientes grises, en ambientes urbanos, donde es muy difícil encontrar un auténtico entorno natural, donde haya un suelo, el humus aireado, con lombrices, con bacterias y virus naturales. Si a esto le añadimos una alimentación basada en comida ultraprocesada, una alimentación inflamatoria, nos encontramos con una microbiota empobrecida en cuanto a cantidad y calidad los microorganismos. Ante esta debilidad de la microbiota, nos encontramos con todas esas patologías que llamamos crónicas no transmisibles. Estamos hablando de todas esas enfermedades que no son infecciosas: diabetes, obesidad, patologías neurodegenerativas como la demencia de Alzheimer, la enfermedad de Parkinson, la enfermedad inflamatoria intestinal, la artritis reumatoide o, incluso, trastornos de neurodesarrollo como los trastornos del entorno autista o el trastorno por el déficit de atención e hiperactividad. E, incluso, en última instancia, propatologías neoplásicas, que son, básicamente, los cánceres. Se sabe que todas estas patologías crónicas no transmisibles, cada vez más frecuentes, tienen detrás las alteraciones de nuestra microbiota.

Creo que, incluso, todos estos habitantes de las ciudades del primer mundo alejados de la naturaleza reciben un nombre característico.

Sí, nos hemos convertido en unos seres raros y, creo que este término viene de la sociología, se nos define con el acrónimo en inglés WEIRD (que se traduce como «bicho raro»), que significa Western Educated Industrialized Rich and Democratic (occidentales, educados, industrializados, ricos y democráticos). En principio, pertenecer a sociedades occidentales, educadas, industrializadas, ricas y democráticas no tiene por qué ser malo. Pero condiciona nuestra microbiota. Nuestra evolución cultural pesa más que nuestra evolución biológica. Esto tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Desde un punto de vista fisiológico nos hace más débiles y nos hace excesivamente dependientes de la tecnología.

¿Cómo podemos aplicar todos los estudios sobre la microbiota a nuestro sistema sanitario?

Medicina solo hay una y es la que funciona. Como todo en medicina, los últimos avances científicos tardan en dar el salto a la práctica clínica habitual. Es lo que se llama cambio de paradigma y dicen que estos procesos suelen tardar unos diecisiete años de media. Muchos médicos de medicina clínica que ejercen en nuestros centros de salud y en nuestros hospitales no han recibido la traslación y hay como un abismo desde la ciencia básica a la práctica clínica. A mí, por mi perfil fundamentalmente asistencial, aunque haya hecho también investigación, lo que más me preocupa es llevar a cabo, cuanto antes, esa traslación y aplicar esos conocimientos de ciencia básica en pacientes que tienen este tipo de problemas.

¿Has publicado sobre el tema de la microbiota?

Para publicar en el ámbito de la microbiota, se debería estar en algún grupo de investigación. En medicina, hacer investigación en ciencia básica, docencia universitaria, asistencia y divulgación, hacer todo eso se puede hacer, pero hacerlo todo con excelencia es muy complicado. En estos momentos, me llama más la atención concentrarme en el estudio del cuadro global, en el estudio de la microbiota dentro del campo de la medicina en conexión con la sociología, la psicología e, incluso, teniendo en cuenta aspectos socioeconómicos. La microbiota toca aspectos como la neurociencia, como la inmunología, como la endocrinología…

Hasta el año pasado, eras la coordinadora de la sección de VIH en el hospital de Torrejón. ¿En qué momento se encuentra el tratamiento de esta enfermedad?

Parece que el VIH surgió alrededor de los años veinte del siglo pasado y fue propagándose durante varias décadas aunque no se descubrió hasta 1981. Los primeros fármacos aparecieron a finales de los ochenta, pero los tratamientos verdaderamente eficaces que comenzaron a salvar vidas salieron en el año 1996, justo el año en que murió Freddy Mercury. Se trataba de combinar tres fármacos antirretrovirales con mecanismos de acción distintos. Al principio, podían ser hasta veinte comprimidos distintos al día. Este cóctel medicinal permitía reducir la replicación viral que destruía el sistema inmunitario hasta el punto en que se llegaba a no poder detectar el virus en sangre. A partir de ahí, comenzaron a salir fármacos más sofisticados y, hoy en día, se puede tener el virus controlado con una pastilla diaria sin excesivos efectos secundarios. Se está trabajando en fármacos que están a punto de salir que, a través de una inyección cada cuatro u ocho semanas, permitirán controlar la infección. Eso no es la cura, pero ha permitido convertir la infección por VIH en una enfermedad crónica. Queda mucho camino porque estos enfermos todavía suelen tener mayor tasa de infartos, de cáncer, tienen más problemas de salud renal, de salud ósea… Es como si tuvieran un envejecimiento prematuro. Es como si tuvieran diez años más de los que, en realidad, tienen. Tienen una inflamación crónica mantenida. Curiosamente, se sabe que la microbiota intestinal está alterada por el VIH. A pesar de que se está investigando mucho, la erradicación total del virus es difícil. Ha habido avances muy interesantes en un par de casos aislados, con personas que han recibido trasplantes de médula ósea. Pero, claro, un trasplante de médula ósea son palabras mayores y no es tan sencillo como tomar un comprimido. El mayor problema viene porque el material genético del virus pasa a formar parte del material genético de algunas células que actúan como santuarios inmunológicos, donde los fármacos no pueden actuar. En esto radica la dificultad a la hora de eliminar el virus. Realmente, el único virus que hemos logrado curar con fármacos, con un alto porcentaje de éxito, ha sido el de la hepatitis C, que es sobre lo que versa mi tesis.

¿Cuál es el número de contagios al año?

El número anual de casos nuevos diagnosticados viene a ser de unos tres mil (1,7 millones en el mundo). Debemos recordar que hay un infradiagnóstico porque, al no dar síntomas de inicio, muchas veces pueden pasar cinco, diez e, incluso, quince años antes de hacer un diagnóstico. Con el VIH, el diagnóstico y el tratamiento precoz son muy importantes porque se consigue bajar la carga viral del enfermo. Y una persona con la carga viral suprimida con el tratamiento antirretroviral, en principio, ya no es contagiosa. Es decir, aunque esa persona mantenga relaciones sexuales no protegidas —cosa que no se debería hacer nunca salvo en una pareja estable monógama—, no suele ser contagiosa. Las relaciones sexuales no protegidas son la causa más frecuente de infección por VIH hoy en día, pero además, por la relajación del miedo al VIH, en los últimos años han aumentado mucho otras enfermedades de transmisión sexual. Por ello, en la actualidad los nuevos contagios de VIH se deben a las personas que están infectadas y no lo saben. La Organización Mundial de la Salud tenía como objetivo las cifras 90/90/90, que significaría tener al noventa por ciento de las personas con el virus diagnosticadas; de ese noventa por ciento, tener al noventa por ciento con tratamiento; y, por último, que, de ese grupo de personas tratadas, el noventa por ciento tenga la carga viral suprimida. Esto supondría un gasto importante de dinero en los primeros años de la estrategia, pero, a largo plazo, sería más barato que no controlar esta pandemia: los estudios  muestran que si se pudiera tratar a todas las personas infectadas, el VIH podría erradicarse para el año 2050. Desafortunadamente, esta semana han anunciado que no se han conseguido los objetivos para este año.

Parece obligado que hablemos del coronavirus.

Como he dicho, hasta finales del año pasado, trabajaba en el hospital de Torrejón de Ardoz. Solicité una excedencia voluntaria para dedicarme al estudio y divulgación de la microbiota humana. Cuando apareció el coronavirus en China, me pareció curioso seguirlo en tiempo real. Pero, como a muchos nos pasó, con los antecedentes del SARS de 2003, que no llegó a España, lo veía como algo lejano. El caso es que el coronavirus sí que llegó a España. El fin de semana del 7 y 8 de marzo, estuve en un congreso de microbiota en Madrid. De hecho, estuvo a punto de cancelarse. No se canceló porque era un congreso internacional. Había gente de muchas partes del mundo y, en realidad, no noté a nadie teniendo un mayor cuidado. La semana siguiente, estalló la crisis sanitaria. Me pareció curioso: llevo toda la vida dedicada a la infectología y, cuando llega una epidemia, me encuentro de excedencia.

¿Y qué hiciste?

Tenía sentimientos encontrados. A pesar de mi trabajo, nunca he tenido miedo a contagiarme en el trabajo. La mayoría de los virus que he cogido en los últimos años procedían de la guardería de mi hija y no del hospital donde yo trabajaba. Pero ahora soy madre y temí que, al reincorporarme al trabajo, pudiera llegar a contagiar a mi familia. Sin embargo, era mi obligación y el 16 de marzo me incorporé como voluntaria en el Hospital de Vallecas. Cuando llegué esa mañana, había doscientos infectados, entre urgencias y la planta. Cuando me fui, doce horas más tarde, ya había 277. A partir de ahí, el número de casos fue aumentando hasta que el hospital se hizo monográfico de coronavirus. Estamos hablando de un hospital con unas 264 camas. Llegamos a tener 750 pacientes. Fue una situación de mucho estrés. En esa fase, los compañeros se iban infectando de continuo, nosotros intentábamos mantener la distancia, llevábamos la mascarilla en todo momento… Los pacientes tenían mucho miedo. Imagínate estar en el hospital con neumonía y lo único que pueden ver en televisión es el número de muertos diarios por coronavirus… Supongo que nos pasó a todos: en muchos momentos, tenía la sensación de que todo esto no podía estar pasando en realidad. Esas tres primeras semanas en el hospital fueron muy difíciles.

Luego fuiste al hospital montado en IFEMA.

Cuando llegué, el hospital ya estaba montado para que los médicos atendiéramos a los pacientes de covid-19. Fui como internista, como médico consultora. Fue otro tipo de experiencia. Más surrealista, si cabe: imagínate un pabellón gigante, con hileras e hileras de camas, con gente vestida con trajes de astronauta… Salías fuera y estabas rodeado por furgonetas de comida rápida, que yo no como… con música chillout de fondo… con la presencia cercana de los militares… luego los bailes que se hacían con el  Resistiré a las ocho de la tarde… A mí todo esto me generaba disonancia cognitiva. En IFEMA no fallecieron tantos pacientes. Recuerdo un día que tenía turno de tarde, me encontré, dentro del escenario de carreteras vacías de esos días, con un convoy formado por vehículos militares, ambulancias y un autobús de ALSA lleno de sanitarios con el traje de buzo y de pacientes de covid-19 siendo trasladados al IFEMA… Esto lo ves en una película y te parece casi normal. Lo ves en la realidad y es difícil de creer. A pesar de que había algunas camas UCI, este hospital estaba diseñado para recibir a pacientes que, necesitando hospitalización, a priori, no iban a sufrir gran deterioro.

¿Ya ha pasado lo peor?

Hay gente que se autoproclama experta en covid-19. Es muy difícil saber cuál va a ser la dinámica de la epidemia a partir de ahora. Algunos vaticinan un rebrote en julio, otros en octubre… Está claro que en octubre y noviembre va a empezar a haber catarros y gripes. Vamos a tener que tratar a todas esas personas con las mismas medidas de precaución que hemos tratado a los enfermos de covid-19. Esto, sin duda, es un reto de cara a la atención sanitaria. Independientemente de la evolución del virus, han cambiado muchas cosas y a mí me preocupa, dentro de este enfoque integral en el que se tienen en cuenta los aspectos sociales, emocionales o socioeconómicos, cómo va a impactar todo esto en nuestra forma de relacionarnos, cómo va a impactar todo esto en la forma en que nuestros hijos van a estar en el colegio, cómo va a impactar en los negocios o en la economía de las personas y cómo va a impactar en nuestra salud mental. Tengo amigos expertos en la materia que apuntan que ya han aumentado el número de suicidios, los cuadros de ansiedad y de depresión.

Esta crisis sanitaria deriva en una crisis económica y social, con disturbios en las calles de los Estados Unidos. Los nervios están a flor de piel.

No solo disturbios. En España, por ejemplo, la política está más polarizada que nunca y, en este estado de tensión, es difícil llegar a acuerdos y tomar decisiones inteligentes que nos permitan abordar esta situación con madurez social. Están apareciendo conductas muy alejadas del sentido común. Esta pandemia podría servirnos para recapacitar sobre lo que estamos haciendo mal, pero me cuesta ser optimista. Me preocupo, sobre todo, por nuestros hijos.

Con una economía debilitada, ¿qué se podría mejorar dentro de nuestro sistema sanitario con los recursos disponibles? ¿Hay margen para una gestión mejor?

Soy internista y siempre he ejercido en atención hospitalaria. Creo que hay un maltrato histórico a la atención primaria. La atención primaria debería ser la joya de la corona dentro de la salud pública. No puede ser que un médico de atención primaria o un pediatra tengan cinco minutos por paciente. Es en la atención primaria, donde con una menor inversión, se pueden ejercer medidas de prevención y atender a la población con patologías crónicas. Los médicos de atención primaria deberían poder conocer bien a los pacientes que tienen en su cupo. Se podrían incorporar profesionales que ayuden en la prevención, como puedan ser psicólogos, nutricionistas, que actualmente apenas existen dentro de la salud pública. Esto crea un sistema proactivo en vez de reactivo. Cuando no se hacen pactos de Estado en políticas de salud o educación, la gestión es siempre cortoplacista.

El coronavirus ha marcado profundamente a Sari. Está ultimando un libro con sus propias experiencias y con las de otras personas. Con un poco de suerte, la publicación verá pronto la luz.

 

Texto_Fernando Martín Pescador

Fotografía_Ncuadres

 

Contenido Patrocinado
Publicidad LRDV