Inicio Reportajes Club Inter de Valdemoro, el fútbol de nuestra ciudad

Club Inter de Valdemoro, el fútbol de nuestra ciudad

952
0
patrocinado
 Fisioterápia Reyes Medina

Toda una vida con el deporte como pasión

 2018 se agota con la llegada del mes de diciembre y todos ya pensamos en los nuevos propósitos y cambios para el año que está por venir. Muchos afrontan estos retos coincidiendo con el comienzo del año natural; en cambio, otros ya han empezado a desarrollar esos propósitos con el inicio del curso escolar. Es el caso del Club Inter de Valdemoro, un club local que ha sabido adaptarse a los tiempos y que ha nutrido de fútbol al municipio durante más de tres décadas. Hoy estamos frente a un club con historia y que afronta el segundo año de un proyecto deportivo que pretende aportar su más que importante granito de arena al fútbol local.

1983, la historia de un grupo de amigos

Arrancaban los años ochenta en Valdemoro cuando un grupo de jóvenes del pueblo comenzó a reunirse en el solar donde hoy en día se levanta el Parque de la Comunidad de Madrid, anteriormente campo de fútbol del Colegio de Guardias Jóvenes Duque de Ahumada. Siempre después de la comida, unos veinticinco vecinos de entre diecisiete y veinte años se reunían para charlar sobre los asuntos de la actualidad y practicar el deporte que más les gustaba, el fútbol. Todos ellos tenían un denominador común, se encontraban en situación de desempleo. Tras la habitual tertulia se formaban dos equipos para gastar la tarde jugando partidos, algunos de hasta tres horas de duración.

Las reuniones se repetían día tras día, lo que fomentó que el grupo se uniera en torno al deporte. De ahí surgió la idea de constituir un equipo que pudiera competir en el torneo de verano que se disputaba en Valdemoro, en el que participaban equipos con jugadores de categorías superiores, como la segunda B. El equipo lo conformaron una veintena de amigos que aportaron veinte duros cada uno para poder inscribirse en la competición.

Contenido Patrocinado
La Buha Valdemoro

El nombre con el que se inscribieron en el torneo fue Club de Fútbol Interparados de Valdemoro. El nombre del equipo surge en primer lugar en honor al Inter de Milán, equipo de mayor resonancia a nivel europeo en la época de su creación, y parados por la condición de desempleo de todos los miembros del equipo. El emblemático color naranja también les acompaña desde los comienzos. El equipo escogió el naranja como color que les diferenciaba del resto de equipos, que solían vestir con los colores rojo, azul y blanco. Como cabía de esperar en un equipo que acaba de comenzar, su participación fue modesta. A pesar de ello, esa competición sirvió para plantar la semilla del club que conocemos hoy.

Desde su nacimiento en 1983 y hasta 1990, el C. F. Interparados de Valdemoro participó en una competición en la localidad vecina de Pinto, donde se disputaban una liga y una copa y en un campeonato organizado por el diario deportivo As. Ya en 1990, y como equipo federado, arrancaron su andadura en tercera regional. Con esfuerzo y dedicación consiguieron ascender a segunda regional, donde se mantuvieron un par de años hasta que en la temporada 97-98 consiguieron su primer ascenso a primera regional. Volverían a posicionarse en primera un par de veces más hasta que consiguieron afincarse en la máxima categoría regional durante más de una década.

El equipo observó que muchos jóvenes de Valdemoro que tenían nivel para jugar al fútbol se encontraban con la limitación de que el equipo referente de la época, el Atlético de Valdemoro, jugaba en tercera división. El salto a una división tan elevada resultaba casi imposible para la mayoría de ellos y encontraron en el Inter de Valdemoro un equipo competitivo en el que podían contribuir con su talento. Con el paso a las competiciones federadas, la ilusión de un grupo de amigos por jugar al fútbol se fue convirtiendo en un proyecto deportivo que comenzaba a tomar una dimensión más formal.

Club Inter de Valdemoro

Con la entrada en el nuevo siglo, y tras haber cosechado casi dos décadas de carrera, el club decide cambiar el nombre del equipo a Club Inter de Valdemoro con el objetivo de continuar un proyecto deportivo que había partido de un grupo de amigos pero que se había convertido en una institución en nuestro municipio. En 2002 el club se traslada a su sede actual, ubicada en el Centro Polideportivo El Restón. En 2004 se inaugura el campo de hierba natural para que sea la sede oficial del club.

En 2006-2007 la directiva contempla la posibilidad de crear nuevas categorías dentro del club que sirvan de cantera para el primer equipo. Hasta entonces, otros equipos de Valdemoro como el Rayo Valdemoro, posteriormente denominado como Promesas Valdemoro, el Deportivo Valdemoro o el Racing de Valdemoro habían sido filiales del Inter. Ese mismo año se cierra la convocatoria con un total de ocho equipos federados de diferentes categorías entre prebenjamín y juvenil. El proyecto de ampliación del club con categorías inferiores tenía como propósito garantizar la continuidad de los jugadores dentro del Inter. A través de un programa de formación concreto, se formaba a los jóvenes para crear potenciales jugadores del primer equipo.

Durante unas temporadas el club tuvo que prescindir de sus categorías inferiores hasta que en la 2009-2010 comienza una nueva andadura con tres equipos: aficionados, juvenil y féminas. El equipo femenino surge por el auge en el número de mujeres que practican este deporte en nuestra localidad. La directiva del Inter valoró la propuesta de conformar un equipo femenino como una oportunidad excelente para crear un equipo novedoso en Valdemoro y, además, fomentar que más vecinas del municipio pudieran pertenecer a un club, desarrollarse como deportistas y competir contra otros equipos de la Comunidad de Madrid. El grupo estaba compuesto por jóvenes de diferentes edades y de municipios cercanos (Parla, Pinto, Aranjuez, etc.). Su andadura en la competición comenzó en la categoría más baja de la liga femenina, primera regional, pero en tan solo dos años consiguieron ascender a la categoría preferente. Hace tres temporadas (2016-2017) el grupo se disolvió para dar paso a un nuevo equipo independiente de Valdemoro.

Durante más de tres décadas desde su creación, por el club han pasado centenares de jugadores que de una manera u otra han estado vinculados al Inter Valdemoro en estos años. Partiendo de un propósito altruista, el club decide crear un equipo de veteranos que participe en acciones sociales y benéficas, y que a su vez ofrezca a los jugadores más experimentados la oportunidad de volver a pisar el terreno de juego. El resultado no ha podido ser más satisfactorio, y es que el equipo de veteranos disputa estos encuentros benéficos y además forma parte de la Liga de Madrid, donde juegan dos partidos al mes. Las ganas de los jugadores por golpear el balón han hecho que el Inter busque también encuentros amistosos con otros clubes, lo que se traduce en una agenda deportiva con un número muy significativo de encuentros.

Un proyecto deportivo para Valdemoro

Desde hace dos temporadas, el Inter de Valdemoro ha puesto en marcha un ambicioso proyecto deportivo que pretende retomar las categorías inferiores de su club bajo el nombre de La Academia. En la temporada 2017-2018, el club Inter de Valdemoro recibió el reconocimiento al mejor proyecto deportivo de la localidad. La mención destaca la profesionalidad de un club con varias décadas de trayectoria deportiva en el municipio y una propuesta deportiva seria y de futuro.

Valdemoro posee un importante capital de jugadores que potencialmente pueden destacar en este deporte y que se ven abocados a marcharse fuera para continuar creciendo como deportistas. El Inter de Valdemoro pretende construir una institución sólida que pueda dar cabida a estos jugadores para que se desarrollen como futbolistas vistiendo los colores locales.

Mediante un convenio con el Atlético de Madrid pretenden potenciar la formación de sus categorías inferiores. Gracias a la metodología de uno de los mejores equipos del mundo, quieren ofertar una formación deportiva profesional que guíe al futbolista en todas las etapas de su desarrollo. La directiva está trabajando para que el equipo de entrenadores y formadores del Inter de Valdemoro posea la formación necesaria para aplicar exitosamente las pautas de trabajo marcadas. También hace un especial hincapié en la necesidad de crear no solo buenos entrenadores, sino buenos educadores que sean capaces de potenciar individualmente a cada joven para mejorar el resultado colectivo.

Como novedad para esta temporada, el club quiere mejorar la formación de sus jugadores inaugurando un equipo de scouting. Gracias a esta incorporación, poco frecuente en las escuelas de fútbol, los entrenadores tienen acceso a la grabación de los partidos que disputan sus jugadores. Con toda esta información, y de la mano de un equipo de metodología, se analizan los resultados sobre el césped y se crea una hoja de trabajo personalizada de cada uno de los futbolistas.

Por otra parte, el club ha desarrollado un protocolo de actuación que evita que el jugador pierda su ficha durante el tiempo que esté lesionado. Gracias a un acuerdo con la Clínica de Fisioterapia Soleil, los jugadores lesionados se someten a una evaluación y tratamiento de la lesión. Posteriormente, y si lo indica el fisioterapeuta, mediante otro convenio con el Gimnasio El Restón del Centro Deportivo, el jugador se ejercita de manera adecuada para recuperar el tono muscular y volver al campo de juego.

Las nuevas tecnologías son un factor muy importante en el que se apoya el club para llevar a cabo su proyecto deportivo. Han desarrollado una aplicación gratuita que facilita la comunicación entre el club y los padres y jugadores. A nivel interno también se ha desarrollado una aplicación de metodología de trabajo para el equipo técnico por la cual se configuran las sesiones de entrenamiento. Esta aplicación también permite generar informes de progreso que cada tres meses se trasmiten a los padres. En ese informe estos pueden conocer el progreso de su hijo, en qué áreas se está haciendo especial hincapié y cuáles son los resultados obtenidos.

Un futuro de grandes retos

Los resultados alcanzados en la temporada 2017-2018 indican que el club se encuentra en la dirección correcta si la acompañan de trabajo constante. El equipo sénior, que venía de conseguir el ascenso la temporada anterior, consigue mantenerse en la categoría. Dentro de la academia, el equipo cadete y un alevín consiguen subir a primera y segunda respectivamente. Al tratarse de un proyecto que da sus primeros pasos, el club continúa trabajando en todos los equipos para conseguir mejorar sus resultados y la calidad de sus jugadores.

En la temporada 2018-2019 el club comienza con veintiséis equipos y más de cuatrocientos jugadores, doce equipos más que la temporada anterior. En la actualidad el crecimiento del club está limitado por las instalaciones deportivas de las que se dispone, lo que indica que la demanda de práctica de este deporte entre los jóvenes de Valdemoro va en aumento.

Dentro de los doce equipos que se suman al escudo naranja, cabe destacar el nacimiento del equipo sénior B. Con su nacimiento se pretende tender un puente entre el equipo juvenil y el sénior A, entre los que existe una diferencia de categoría reseñable. El sénior B supone una oportunidad de continuidad dentro del club para muchos jugadores que finalizan su etapa en la categoría juvenil y desean continuar jugando para conseguir llegar a primera regional.

En cuanto a los objetivos deportivos para esta temporada, el más ambicioso es implementar de manera eficaz el equipo de scouting y metodología en el equipo A de las categorías alevín, infantil, cadete y juvenil para que los cuatro equipos consigan ascender. El trabajo con el resto de equipos no cesa para lograr la mejor calidad de todos los jugadores.

Estrechamente vinculada con lo deportivo, el club continua desarrollando la labor social para con el municipio que desde hace años le caracteriza. Este año han colaborado con la Asociación AMIVAL para ofrecerles ayuda tanto a nivel deportivo como económico. Su objetivo es integrar la asociación dentro del club mediante un convenio que une el atletismo, el fútbol y la asociación en un equipo de atletismo para personas con diversidad funcional. El Club de Atletismo colabora aportando entrenadores; por su parte, el Inter de Valdemoro lo hace poniendo a disposición de la asociación material y los recursos económicos posibles para crear el grupo de atletismo. Desde hace cuatro años mantienen una relación muy estrecha con la Asociación Vicente Ferrer y la Asociación Contra el Cáncer de Valdemoro. Con la celebración de un partido benéfico del equipo de veteranos que se disputa en verano, se recaudan fondos para las causas de ambas asociaciones. Por otro lado, tienen establecido un convenio con los colegios Hélicon, Iberos y Nobelis para orientar a los jóvenes, tanto del club como de los centros, en la práctica del fútbol y del fútbol sala.

Todo apunta a que 2019 será un año de trabajo, esfuerzo y, estamos seguros, también de éxitos para el Inter de Valdemoro. La construcción de un proyecto deportivo de calado y con el respaldo de un club tan prestigioso como el Atlético de Madrid son la base sobre la que seguir construyendo los cimientos de un club que actualmente atraviesa el momento más álgido en cuanto número de futbolistas se refiere. En definitiva, estamos frente a un club de fútbol creado por vecinos de Valdemoro que trabaja por y para el municipio.

Texto_Sergio García Otero

Fotografía_Ncuadres