Inicio Reportajes Coro Voces de Valdemoro

Coro Voces de Valdemoro

371
0
patrocinado
 Fisioterápia Reyes Medina

Diez años de musicalidad en Valdemoro

Como periodista de La revista de Valdemoro, a lo largo del casi medio centenar de ejemplares de esta publicación, he redactado numerosas páginas de actualidad. En todo este tiempo he podido apreciar qué organizaciones tienen más actividad y, sin duda, hoy tenemos la oportunidad de reunirnos con una de ellas, el coro Voces de Valdemoro.

Seguramente muchos de vosotros os habéis extrañado al leer el titular de este reportaje. ¿Ha surgido un nuevo coro en Valdemoro? Nada más lejos de la realidad. Lo cierto es que los tiempos cambian y los proyectos crecen, el coro Voces de Valdemoro es el fruto del trabajo durante diez años de la que se conformó como una institución musical en nuestro municipio, la Escolanía Villa de Valdemoro.

Los orígenes de la Escolanía se gestaron con un taller de música y poesía compuesto por siete niños donde se trabajó un guion a modo de cuento basado en El principito y que contenía las primeras canciones que aprendieron. El trabajo con esos siete primeros jóvenes dio sus frutos muy pronto. Hablamos de un trabajo en equipo en el que se ahonda en los valores y el esfuerzo. Se trata de una actividad muy completa para los jóvenes que, desde el punto de vista de la dirección, suspuso una motivación para potenciarlo y hacer que más niños y niñas pasaran a formar parte del grupo.

El grupo fue creciendo gracias al boca oreja. No tenía recursos ni una estructura sólida de difusión. Varios de los primeros jóvenes eran hijos, nietos o sobrinos de integrantes de la Asociación Coral Villa de Valdemoro. A estos se les unieron varios niños y niñas del círculo de Gema, su directora.

Contenido Patrocinado
La Buha Valdemoro

Gema, valdemoreña de toda la vida, estudió en el Colegio San José, donde se apuntó a clases de guitarra. En el colegio dio sus primeros conciertos junto a sus compañeros. En ese tiempo se inauguró la Universidad Popular de Valdemoro (UPV), allí asistió al curso de música. Al poco tiempo de la inauguración de la UPV se conformó la primera banda de música municipal. Gema formó parte de esta con el instrumento que tocaba en el momento, el clarinete.

Su formación musical continuó, asistiendo a los exámenes del Conservatorio en el Teatro Real de Madrid y, más tarde, en el Conservatorio de Getafe. No llegó a terminar su formación como instrumentista porque optó por desarrollar una carrera enfocada a la formación. Empezó estudiando Educación Musical, una variante del magisterio con la especialidad en formación musical. Complementó sus estudios con una licenciatura en Ciencias de la Música. Además, ha estudiado Educación Infantil. Posteriormente se ha formado en cursos especializados en técnica vocal y dirección.

Gema inició su inmersión en el mundo coral participando como cantante en la Asociación Coral Villa de Valdemoro. Muy pronto, el director de la coral le propuso asumir la dirección. Tras varios años dirigiendo este grupo, empezó a valorar la idea de crear una cantera y amplió su formación en este ámbito, acudiendo a cursos impartidos por directores de renombre nacional e internacional. Al combinar sus servicios como directora y su formación como docente de música de jóvenes de primaria y secundaria, se hizo más presente la idea de crear un grupo de voces compuesto por estudiantes. Las primeras sesiones de ensayos de la Escolanía Villa de Valdemoro como coro fueron en la Casa de la Cultura, durante una hora todos los viernes. Por cuestiones de acústica el grupo tuvo que trasladarse al Colegio San José, donde continúan ensayando desde hace ya varios años.

La construcción de una unidad

El repertorio del Coro Voces de Valdemoro ha ido evolucionando con la sofisticación del grupo. En sus comienzos el repertorio estaba compuesto por canciones infantiles a una única voz y con tesituras muy cómodas para los integrantes. El siguiente paso fue embarcarse en un proyecto de canciones africanas, este tipo de canciones poseen mucho ritmo. Con estas canciones trabajaron un repertorio acompañado de una modesta puesta en escena que tuvo gran aceptación por su colorido.

El grupo fue creciendo poco a poco en número de integrantes y calidad. El siguiente paso en la consolidación del coro fue incluir una segunda voz (contralto) con piezas sencillas. A medida que el coro crecía, sus coristas también se hacían más mayores, por lo que el grupo tuvo que trabajar el cambio de voz de varios de sus integrantes. En el comienzo tan solo eran dos jóvenes, por lo que resultaba imposible incluir una tercera voz, pero gracias a su formación vocal previa, ambos pudieron trabajar el falsete hasta que poco a poco más jóvenes cambiaron la voz y se creó la tercera voz (barítono). Esta tercera voz y otras, se han ido completando con la incorporación de voces de adultos, algunos de ellos padres y madres de algunos integrantes del coro.

El coro se ha consolidado como un grupo mixto a tres voces que incluye en su reportorio algunos temas compuestos por voces blancas en exclusiva. El número de integrantes ha ido creciendo moderadamente hasta asentarse en un número de cuarenta voces que proceden tanto de Valdemoro como de las localidades de Ciempozuelos y Seseña.

El principal valor del coro es el respeto. Todos los integrantes son parte del grupo y la consideración entre ellos es fundamental. A pesar de la gran diferencia de edad, el grupo tiene una muy buena relación entre todos los integrantes. Este ambiente de fraternidad se ha labrado gracias a una labor muy importante de trabajo de la tolerancia y la puesta en valor de todos los miembros y del esfuerzo que hacen todas las partes implicadas para que el coro pueda continuar con su actividad. Todo ello da como resultado un ambiente que motiva a los jóvenes a acudir con ganas a sus sesiones.

A cargo de la dirección se encuentra Gema Hidalgo del Amo y la junta directiva la completan Cristina Rubio, Antón Iturralde y José Antonio Ciudad. Estas cuatro personas con el apoyo de varias de las familias para el desarrollo de actividades, como es el décimo aniversario, hacen posible la actividad que conforma el calendario de la agrupación.

Desde el punto de vista puramente musical, el trabajo de la técnica vocal durante la década de existencia del coro ha sido fundamental. El grupo cuenta con el apoyo de una profesora de técnica vocal que visita al coro cada mes y medio, y trabaja con ellos durante cuatro horas. Esta profesional también se ha encargado de asesorar a los jóvenes que han pasado por un cambio de voz, conociendo su tesitura nueva, ayudándoles a ubicarse dentro del grupo y enseñándoles las herramientas para que puedan conseguir manejar su voz.

Otro de los trabajos que ha llevado al grupo a tener la sofisticación de la que gozan en la actualidad ha sido el trabajo del repertorio. La adaptación del repertorio es necesaria para que los nuevos integrantes tuvieran cabida en el coro. Por último, el apoyo de otros integrantes del colectivo aportando su experiencia previa en otros coros, ha sido fundamental para construir esa tercera voz.

La rutina de trabajo es similar para todas las voces. El grupo al completo se reúne todos los viernes de cada mes para ensayar el repertorio en conjunto. Estas sesiones se caracterizan por ser ensayos con acompañamiento de piano. Además de las sesiones regulares, Gema organiza sesiones extraordinarias, según las necesidades del conjunto, cuya finalidad suele ser trabajar con una parte concreta del coro.

Voces de Valdemoro hoy

El coro se caracteriza por conseguir unos agudos muy brillantes. Uno de los primeros trabajos con la profesora de técnica vocal fue mejorar la potencia. En los comienzos, el coro conseguía cantar muy bien, pero carecían de potencia. Durante varios años se ha trabajado la colocación de esos agudos para que tuvieran cuerpo. En la actualidad se está trabajando con la zona media de voces. Esta zona posee su dificultad respecto a los agudos porque es más fácil virar el canto desde la cabeza a la garganta.

Las voces uno (soprano) y dos (contralto) no poseen una delimitación estricta, puesto que hay niños de la voz dos que pueden formar parte de la voz uno. La voz dos, de contralto, es la más escasa del grupo. Por este motivo, varios cantantes pueden formar parte de ambas voces. La voz dos es la más complicada porque la zona intermedia requiere de un oído muy bueno para no virar hacia la voz uno. Los cantantes de contralto combinan el color de su voz con la habilidad de hacer notas intermedias, sin salir de esa zona.

La incorporación de los adultos al grupo fue un reto para el colectivo. Ninguno de ellos tenía experiencia previa en canto. El coro ha trabajado de manera particular con esta parte del grupo para conseguir una integración total. Cada vez que el coro recibe la incorporación de voces nuevas debe bajar el nivel para facilitar su incorporación. Una vez hecha la integración, la incorporación de voces adultas ha permitido dar homogeneidad al grupo puesto que reducen la diferencia entre las voces uno y dos y la tres. Existe una integración completa de los adultos y acuden a todas las actividades como parte imprescindible del coro.

El coro tiene dos tipos de repertorios: sacro y profano. Las obras sacras suelen tener una belleza muy interesante en su polifonía y poseen una musicalidad de gran calidad. El coro interpreta este repertorio cuando participa en bodas, misas y demás celebraciones religiosas. Por su parte, el repertorio profano está compuesto por piezas de diferente índole, como son la música africana o el musical de Hoollywood. Encontrar repertorio para las tres voces (soprano, contralto y barítono) no es sencillo, es por ello que el grupo coral compra repertorio en Estados Unidos. En la producción nacional, la región del País Vasco potencia mucho la música coral, por lo que existen muchos compositores de esta modalidad musical. Estas incorporaciones en el repertorio aportan la frescura de una música moderna no muy conocida. Por último, el repertorio se completa con música de tipo hebreo, muy habitual en la celebración de la Feria Barroca de Valdemoro.

Un coro de proyección nacional

Los primeros bolos de la entonces Escolanía Villa de Valdemoro se celebraron en la Casa de la Cultura con motivo de la celebración de algunas propuestas culturales, como el certamen de villancicos. El grupo también ha estado presente en el Centro de Mayores, residencias de ancianos y apoyando otras iniciativas municipales, como la celebración del Día del Libro o el Día del Maestro. El coro Voces de Valdemoro también está presente en los festejos religiosos y ha participado en encuentros con otros coros de municipios de alrededores. Quizás una de las apariciones más populares del grupo es durante la Feria Barroca, desde hace nueve ediciones.

Fuera de nuestro municipio, el Coro Voces de Valdemoro ha estado presente en Toledo, Dos Barrios, Madrid, Valencia o Guadalajara. Este año el grupo viajó a Mérida, algo muy importante para el colectivo porque supuso pasar un fin de semana repleto de actividades que culminó con una actuación en la Iglesia Concatedral de Santa María.

Por último, el grupo también ha participado en un intercambio con un coro de Canadá. El encuentro fue en Casarrubuelos y varias familias del coro acogieron a los jóvenes canadienses en sus hogares durante su estancia en Madrid. El conjunto también ha participado haciendo los coros de dos temas para la artista andaluza India Martínez y ha colaborado en un disco benéfico con Carolina Cerezuela. También han conocido la experiencia de grabar su propio disco de villancicos.

Una década de canto

En 2019 el Coro Voces de Valdemoro celebra su décimo aniversario. Con motivo de esta efeméride han planificado un calendario especial de actividades para todo el año. La primera de ellas fue un taller sorpresa para los cantantes con una sesión de batucada de música brasileña. El viaje a Mérida durante tres días ha sido una de las actividades estrella de la celebración de aniversario.

Precisamente, el pasado 26 de octubre se celebró el concierto de conmemoración del décimo aniversario. El recital hizo un recorrido que comenzó con las primeras canciones infantiles, pasando por el repertorio africano hasta llegar a las últimas canciones a tres voces. Al acto estuvieron invitados antiguos escolanos que participaron en la apertura y cierre de la función. Todo el concierto estuvo acompañado con la proyección de vídeos y fotografías que definen la actividad del grupo durante este tiempo. El acto terminó con una cena de fraternidad.

Colectivo con proyección

Sus próximas apariciones en los escenarios coincidirán con la llegada de la Navidad. Para esta época tienen pensadas un par de actuaciones antes de comenzar en el mes de enero con su nuevo repertorio. Para el año próximo el grupo tiene algunos compromisos que se irán anunciando por los canales habituales.

Una vez terminado el periodo navideño el coro afronta a partir del mes de enero un pequeño montaje de música en escena. El guion, a modo de musical, incluye varias piezas que se integran en la música escénica. Para este trabajo el grupo contará con el apoyo del director del Coro de las Veredas, de dilatada experiencia en la puesta en escena de musicales. El coro se sumerge así en la complejidad de construir una pieza con música escénica.

Texto_Sergio García Otero

Fotografía_Ncuadres