Inicio Entrevistas Entrevista con Sergio Parra

Entrevista con Sergio Parra

1235
0
patrocinado

Antonio Pariente Cuesta (UCD, 1979-1983). José Huete López (PSOE, 1983-1999). Francisco J. Granados Lerena (PP, 1999-2003). José Miguel Moreno Torres (PP, 2003-2011). José Carlos Boza (PP, 2011-2014). David Conde (PP, 2014-2015). Guillermo Gross (Ciudadanos, 2015-2017). Serafín Faraldos (PSOE, 2017-2019). El 15 de junio de 2019, Sergio Parra Perales, de Ciudadanos, se convirtió en el noveno alcalde de Valdemoro desde las elecciones democráticas de 1979.

Sergio Parra nació en 1985 en Valdemoro. Me recibe puntual en su despacho. Es más alto de lo que a mí se me había antojado en un primer momento, cuando me había cruzado con él por la calle. La barba le aporta un aire de seriedad y, en la distancia, puede hacerle parecer algo mayor de lo que es. Sin embargo, en el cara a cara, un brillo en los ojos y una sonrisa constantes despejan toda duda sobre su edad y su carácter afable. Sergio es generoso con su tiempo a la hora de concederme esta entrevista. Responde de forma espontánea a cada una de mis preguntas y se presenta sincero hasta cuando se queda callado.

Para que podamos conocerte mejor, podrías empezar hablando de tu familia.

Mis padres son ambos castellano-manchegos, de la provincia de Ciudad Real. Somos cuatro hermanos, mi hermana mayor y tres chicos. Yo soy el más joven de los cuatro. Todos vivimos en Valdemoro en estos momentos. Mi padre trabajó toda su vida en la construcción. Empezó desde abajo y llegó a ser gerente de una constructora. El resto de mi familia se dedicaba al campo. En ocasiones, hasta fueron a Francia como temporeros, en diversas campañas en el extranjero. Cuando se casaron mis padres y comenzaron a tener hijos, mi madre dejó el trabajo y se dedicó a la casa y a nosotros. A comienzos de los ochenta, mi padre vino a trabajar temporalmente a Valdemoro y le gustó mucho. Vio que había posibilidades laborales en esta zona de Madrid y mis padres decidieron mudarse a Valdemoro. Todos mis hermanos habían nacido en Castilla-La Mancha. Yo nací aquí.

Contenido Patrocinado
Publicidad LRDV

Fuiste, entonces, a las escuelas de nuestra localidad.

Primero fui al Rosario (CEIP Nuestra Señora del Rosario), para estar con todos mis hermanos. Cuando pasaron al instituto, en mi último año de primaria, me cambié al CEIP Vicente Aleixandre por proximidad a nuestra casa. Luego fui al IES Avalón. Creo que formé parte de la primera promoción del instituto. Disfruté mucho de mi época escolar y me llevaba bastante bien con los profesores. Por eso, tuve un reencuentro muy agradable con algunos de ellos cuando me hice cargo de las competencias de Educación como nuevo concejal en 2015.

¿Tienes estudios universitarios?

Cuando terminé el instituto, España vivía su bonanza económica y comencé a trabajar. Era el auge del negocio inmobiliario y aprendí mucho en diversas posiciones de este sector. Me aportó una experiencia laboral importantísima. Fui previsor, ahorré algo de dinero y entonces sí, decidí estudiar una carrera universitaria. Pude hacerlo sin tener que depender de mis padres. Comencé el grado de Administración y Dirección de Empresas en la UNED. Mi intención es terminarlo, pero aún tengo pendiente el último año. Lo dejé en suspenso hasta que disponga del tiempo suficiente. En 2014 decidí unirme al proyecto de Ciudadanos y, desde entonces, los días no me dan para más.

¿Es ese el primer momento en el que te interesas por la política?

No recuerdo exactamente cuántos años tenía, pero, cuando era un adolescente, me afilié a las Juventudes Socialistas de España, aquí en Valdemoro. No recuerdo tampoco qué me llevó a hacerlo. Lo que sí recuerdo es que lo que me encontré no era lo que me esperaba. Estuve unos seis meses y me di de baja. Con Ciudadanos, fue todo muy diferente. Recuerdo que Albert Rivera me inspiró cuando lo vi aparecer en la escena política española y su primer libro, Juntos podemos, el futuro está en nuestras manos, me confirmó que compartía muchas de sus ideas. Cuando me uní a Ciudadanos, el partido político comenzaba su andadura en Madrid, así que viví en primera persona cómo se fue configurando y asistí a muchas de esas primeras reuniones en las que estaban algunos de los líderes actuales del partido; fueron momentos muy especiales, llenos de ilusión en los que muchos españoles, muchos madrileños, nos unimos para mostrar nuestra insatisfacción con la situación política española.

Te unes a Ciudadanos en 2014 y en mayo de 2015 ganáis las elecciones municipales en Valdemoro.

Fue una sorpresa. A finales de octubre de 2014, comienzan las detenciones de la Operación Púnica, aunque en la localidad ya se barruntaba algo, y al año siguiente, los valdemoreños apostaron por nosotros. A todos nos pilló verdaderamente por sorpresa. Guillermo Gross, el nuevo alcalde de Ciudadanos, tuvo que dejar su trabajo en Google y a mí me pasó algo parecido. He vivido en Valdemoro toda mi vida, pero a finales de 2014, conseguí trabajo en una cadena de clínicas dentales en Tomelloso (Ciudad Real). No está tan lejos de Valdemoro, apenas a hora y media de coche, pero, como mis padres todavía tienen allí la casa, me mudé a Tomelloso. No llevaba allí ni seis meses cuando ganamos las elecciones y Guillermo me dice que cuenta conmigo para el nuevo gobierno municipal. Fueron días intensos. Apenas pude avisar en el trabajo, me volví a Valdemoro y me tocó hacer la mudanza de vuelta a plazos: ganando alguna tarde a la apasionante tarea de poner en marcha un nuevo proyecto de gobierno y los fines de semana, llenando hasta arriba el coche y trayéndome de vuelta todas mis cosas.

Dos años de gobierno de Ciudadanos y el 14 de julio de 2017, fruto del acuerdo entre los grupos PSOE, Ganemos-GAV, Proyecto TUD e IUCM, prosperó la moción de censura encabezada por el socialista Serafín Faraldos, quedando este investido alcalde.

Cuando recordamos este momento siempre bromeamos que lo hicimos todo al revés. Normalmente, quien decide dedicarse a la función pública desde la política comienza en la oposición y luego llega al gobierno. Nosotros entramos directamente al gobierno y luego, tras la moción de censura, pasamos a la oposición. Formar parte del equipo municipal fue una experiencia inolvidable. Confirmamos todas las cosas que se podían hacer desde las decisiones de gobierno y fue un placer trabajar junto a Guillermo y el resto de aquel equipo. Fue una pena no poder terminar la legislatura porque creo que estábamos haciendo muchas cosas bien. Guillermo siguió como concejal y líder de la oposición hasta enero de 2018. Entonces tuvo que dejarlo y yo tomé el relevo. Los valdemoreños nos habían elegido para cuatro años y, dentro o fuera del gobierno, yo mantuve el compromiso de completar la legislatura como concejal.

En las elecciones municipales del 26 de mayo de 2019, en Valdemoro, ganó el PSOE, obteniendo nueve concejales. Ciudadanos fue la segunda fuerza más votada, obteniendo siete concejales.

Puede parecer increíble, pero lo cierto es que llegamos al 15 de junio, al día de la investidura, sin saber si iba a ser alcalde o no. El pleno de investidura se celebró en el Teatro Municipal Juan Prado, puesto que desde hace ya tiempo estas primeras sesiones se celebran en este espacio por su mayor capacidad, y recuerdo nítidamente que estaba a punto de comenzar y aún estábamos entre las bambalinas del escenario hablando por el móvil e intentando cerrar un acuerdo. Yo llevaba preparados dos discursos, uno como nuevo alcalde y otro como líder de la oposición. Al final, conseguimos un gobierno municipal en solitario, apoyado por los votos de los cinco concejales de VOX y los tres concejales del PP, frente a los votos de los nueve concejales del PSOE y el voto del concejal de Más Madrid.

Y tu vida cambió por completo.

Así es. Entendí en toda su dimensión el vértigo que produce tanta responsabilidad y que todos estén pendientes de ti, a pasar a ser el centro de las miradas de los demás. La verdad es que como concejal, a pesar de que la responsabilidad también era importante, nunca tuve esa sensación. Sin embargo, acceder a la alcaldía lo cambió todo. Incluso hacer cosas habituales y comunes ahora llama la atención. Vas al supermercado y percibes que la gente se fija hasta en el carrito de la compra. Supongo que uno se va acostumbrando, pero, al principio, era una sensación muy rara. Añádele que tu trabajo se convierte en una tarea que se desarrolla las veinticuatro horas del día los siete días de la semana, porque incluso los fines de semana hay que atender los compromisos de representación institucional. Y eso definitivamente afecta a tus relaciones con los demás, con tu familia, con tus amigos, al tiempo que tienes para dedicarles. Ahora, que apenas tengo un rato para ir a comer, aprovecho para ir a casa de mis padres, que viven cerca del ayuntamiento y, de esta manera, me aseguro de verlos y, de paso, comer bien.

¿Encuentras momentos para hacer cosas que te gustan?

Lo que más me gusta es pasar tiempo con la familia y con los amigos. A la familia ya he dicho que la veo siempre que puedo. Lo que sí siento es que a mis amigos los tengo bastante abandonados desde que soy alcalde. Intento buscar momentos para ellos, pero es muy difícil. Y también he conseguido sacar tiempo para mí, para pasear, para reflexionar, para escuchar música. A eso me ayuda Coco, el Shih Tzu que me acompaña desde hace poco más de un año y que se ha convertido en mi compañero de paseos y en imprescindible suministrador de alegrías.

¿Cuáles son tus objetivos para esta legislatura?

En primer lugar, estoy muy contento con mi equipo de gobierno. Me gustaría poder terminar, con ellos, esta legislatura. En mayo del año pasado, obtuvimos la confianza de los valdemoreños al otorgarnos alrededor del 24 % de los votos y en estos momentos, como alcalde, como impulsor del gobierno municipal, nuestro primer y principal compromiso es servir a todos los valdemoreños. Nuestra hoja de ruta es recuperar Valdemoro para los valdemoreños, recuperar los servicios públicos ahora amenazados. Trabajamos para que las calles de Valdemoro estén más limpias, que nuestras instalaciones escolares estén en condiciones para ofrecer una educación de calidad; esperamos que se abra el nuevo instituto de secundaria en el barrio del Hospital, que la Comunidad de Madrid cumpla sus compromisos y concluya lo comprometido. Que ponga en marcha, de una vez, el tercer centro de salud, un nuevo colegio y, a la mayor brevedad, el de educación especial; queremos atender también las necesidades de nuestros mayores; sanear, en lo posible, las arcas municipales. Si echas un vistazo a la periferia, Valdemoro es una ciudad que sigue creciendo. En Valdemoro se sigue construyendo y esto va a reportar posiblemente más recursos, pero también va a significar que deberemos asegurar servicios a más valdemoreños. Para conseguirlo, necesitaremos aprobar unos presupuestos equilibrados. Todo esto supone un reto apasionante.

¿La trama Púnica sigue siendo un lastre para la política y el gobierno de Valdemoro?

No podemos olvidarnos de que la trama Púnica está ahora en manos de los tribunales y el Ayuntamiento de Valdemoro solo puede pasar a la acción, tomando decisiones, conforme los tribunales vayan decidiendo y dictando sentencia sobre los distintos asuntos que comprende esta causa. En este contexto tenemos muchas decisiones pendientes, por ejemplo, la que afecta a los terrenos donde está el complejo deportivo Supera. De todas formas, siempre se pueden tomar medidas para evitar la corrupción. El gobierno municipal que yo presido propone el acento en una transparencia plena. Debemos reunirnos con todo el mundo, pero las reuniones deben hacerse públicas y debemos asegurarnos de que las decisiones que se tomen en esas reuniones se hagan públicas también.

No hemos hablado de ocio y cultura. Muchos jóvenes valdemoreños prefieren salir por Madrid en vez de salir por Valdemoro. Hay veces que prefieren salir por Pinto antes que por Valdemoro.

Si hablamos de cultura, estoy muy orgulloso de la oferta cultural que ofrece el Ayuntamiento. Creo que el equipo de Isabel Mesa hace un trabajo estupendo. De hecho, la Concejalía de Cultura se ha ido convirtiendo progresivamente en una de mis favoritas, en la joya de este Ayuntamiento. En cuanto al supuesto déficit de las zonas de ocio donde pueden divertirse los jóvenes, creo que es algo que se reitera con cada nueva generación, con demandas, con modas que les llevan a otros municipios cercanos y, dada la cercanía, siempre a Madrid aprovechando la proximidad y la facilidad del transporte público. El caso de Madrid es evidente. Es difícil que Valdemoro pueda ofrecer todo lo que ofrece Madrid y, aun así, creo que, hoy en día, en Valdemoro hay una oferta de ocio bastante interesante.

El partido de Ciudadanos, tu partido, está en un momento decisivo, tras la debacle electoral de diciembre y la subsiguiente dimisión de su líder y fundador, Albert Rivera. ¿Qué dirección te gustaría que tomara Ciudadanos a partir del próximo congreso extraordinario que tendrá lugar en marzo?

Me gustaría que Inés Arrimadas se presentase para tomar el relevo de Albert Rivera y saliese elegida presidenta del partido. Me gustaría que la nueva ejecutiva que salga de ese congreso recuperase ese centro político que nos ayudó a crecer tanto en nuestros inicios y que despertó tantas ilusiones entre los españoles.

****************************

Tengo la sensación de que Sergio Parra es consciente de la fragilidad de su gobierno en minoría. Y, al mismo tiempo, creo que también sabe que su fortaleza basa sus cimientos en la fragilidad del resto de los grupos políticos. Es el signo de los tiempos. En España, vivimos un momento en el que impera el multipartidismo. Un momento en el que el éxito del gobierno municipal dependerá en menor porcentaje del buen trabajo del alcalde y de su equipo, y dependerá en mayor proporción del buen trabajo de los partidos en la oposición. Del buen trabajo de los funcionarios del Ayuntamiento. Del buen trabajo de los empresarios de la localidad. Del buen trabajo de cada uno de los valdemoreños. De cada uno de nosotros. De ti. Y de mí.

Texto_Fernando Martín Pescador

Fotografía_Ncuadres

 

Publicidad LRDV