Inicio Entrevistas Entrevista Perlita de Huelva

Entrevista Perlita de Huelva

364
0
patrocinado
 Fisioterápia Reyes Medina

«En Valdemoro gusta el flamenco tanto o más que en Andalucía»

 Uno de los grandes valores de Valdemoro es que desde su gran expansión ha sabido crecer como un municipio con cabida para todo tipo de iniciativas y perfiles de vecino. Eso sí, sin dejar de lado todas aquellas grandes iniciativas que ya se venían produciendo.

En este mes de marzo, y con motivo del Día de la Mujer y sus diferentes propuestas, hemos tenido la gran oportunidad de entrevistarnos con una de las grandes figuras del flamenco más tradicional, Perlita de Huelva. Perla es una de las protagonistas de esta celebración que ocupa marzo con una intervención en el Centro de Mayores, una exposición a sus casi ochenta años de carrera y un homenaje a su figura, en la que estará acompañada de más de una treintena de artistas.

Onubense de nacimiento, se crio en la Isla Chica de Huelva. Hija de Rafael Hernández y Josefa Peralta, que regentaban una pescadería, desde muy pequeña comenzó su incursión en el mundo del cante de la mano de uno de sus nueve hermanos, Rafael. Perla puso la voz en 1969 a uno de los temas que ya forman parte de la historia musical de España, Amigo conductor. En la actualidad reside en Madrid, pero guarda un vínculo muy especial con Valdemoro, lugar muy apreciado por Perla.

Nació en el barrio de Las Colonias, en el Conquero de Huelva. ¿Cuáles son los orígenes artísticos de Antonia Hernández Peralta?

Contenido Patrocinado
La Buha Valdemoro

La influencia del cante y la música provienen de mi rama materna. Mi madre cantaba muy bien y eso nos lo contagió a los nueve hermanos. Todos cantamos un poquito aunque yo sea la única que decidió dedicarse a la música. Mi hermano Manuel, con el que empecé mi carrera, ganó el primer premio en el Festival de Fiesta en el Aire y Valderrama le puso el mote del Peque de la Isla, porque residíamos en el barrio de la Isla Chica, de Huelva. Con unos cinco años comencé junto con mi hermano a cantar por los bares de Huelva. A los siete años gané el primer premio en un concurso y el trofeo era más grande que yo.

De esas primeras incursiones por los bares de tu provincia natal diste el salto al resto de Andalucía. ¿Cómo surge la figura de Perlita de Huelva?

Un corredor de fruta que había en Huelva tenía especial interés por el arte y era representante. Tenía una hija y quiso que fuera artista, bailaora. Cogió a unos cuantos de Huelva entre los que me encontraba yo y quiso montar un espectáculo. Por aquel entonces yo era la hermana del Peque de la Isla y fue él quien me puso el nombre de Perlita de Huelva. Mi primer disco lo grabé con la discográfica Discos Columbia. En esa época ya me buscaba la vida actuando en los teatros chinos y los circos y demás espectáculos ambulantes. Tuve la fortuna de que mi padre le hizo una cartilla de recién nacido a una de mis hijas cuando yo me fui a trabajar al circo. Un día me llamó mi padre y me dijo que le habían tocado 20 000 pesetas; yo ganaba 30 pesetas en el circo. Dejé el circo y grabamos el primer disco con ese dinero. Recuerdo que era un disco con dos canciones, una en la cara A y otra en la cara B. Después mi marido se recorría todas las radios vendiendo los discos. La grabación del segundo la pagó Discos Columbia porque les gustó mucho mi cante, era un disco con cuatro canciones, dos por cara.

 Recuerdas con especial cariño tu llegada a Madrid y tu participación en el prestigioso circo Price.

Tuve la suerte de actuar en tres ocasiones en el Circo Price. En esa época el circo gozaba de una salud y un prestigio muy grande, y allí tuve la oportunidad de conocer a grandes artistas del panorama nacional, como Pepe Marchena, Manolo Escobar, Niña de Antequera, Rafael Farina. Aunque no se ganaba mucho dinero en esos años, porque era la realidad de todos los artistas que estábamos allí, fue una fortuna poder rodearme de tan grandes figuras. Mi paso por el Price también me dio renombre y me permitió realizar tournées por toda España. Sin duda supuso un impulso para mi carrera como artista y un antes y un después en lo que iba a venir a partir de entonces.

¿Cómo fue ser artista a mediados del siglo pasado?

No tiene nada que ver con cómo es el mundo de los artistas ahora. Yo tuve que sacarme el carné de artista para poder trabajar. En aquellos años no te permitían trabajar si no tenías esta certificación. Teniendo dos meses mi hija, tuve que viajar desde Huelva hasta Sevilla con la niña en brazos para sacarme el carné. Entre las personalidades del jurado se encontraban Juanito Valderrama, Pepe Marchena y la Niña de los Peines, lo que me hizo pensar que qué hacía yo en ese sitio. La noche de antes había ganado un concurso en el que habían participado alguno de ellos como jurado. No se me olvidarán nunca las palabras que me dijo Valderrama cuando me reconoció: «Pero niña, ¿tú qué haces aquí si con esa voz ya sabemos que eres una artista?, vete para tu casa». A los dos días tenía el carné en mi casa. Todavía llevo el carné de artista en el bolso.

En 1969 se lanza al mundo el tema que ha marcado su carrera como artista, Amigo conductor.

Es curiosa la historia de esta canción porque cuando me presentaron la letra yo la leí y no me gustó nada, parecía una tragedia. En aquella época ya estaba en Madrid, y me aconsejaron que fuera a la radio para visitar a Encarnita Sánchez, que me quería mucho, y le enseñara a ella la letra. Cuando ella leyó la letra, sin saber que la había escrito Espinosa, me advirtió que iba a ser un bombazo. Nos dijo que hiciéramos una rumba lenta para que la gente se quedara con la letra. Tuve que pagar las matrices de los discos y le llevé todos los discos a la emisora de Encarna. Ella lo promocionó desde allí y el que quería un disco solo tenía que pasar por la emisora a recogerlo. Perdí todo el dinero de los discos, pero me hizo famosa.

¿Cómo recuerda ese salto a la primera fila de la canción nacional?

Fue espectacular. Toda la compañía viajábamos en autocar haciendo bolos por toda España. Cada tres canciones ponían Amigo conductor. Miguel de los Santos, vecino de Valdemoro, me hizo madrina de los conductores y me entregaron un reconocimiento tras una votación popular en la radio en la que arrasó mi canción. La mismísima Lola Flores llamó a mi marido, con el que tenía relación, para felicitarme por la voz y el tema. Todos los halagos que me dijo una figura tan grande como Lola Flores no se me olvidarán nunca. A partir de ese momento nos hicimos amigas íntimas y hemos celebrado muchas navidades las dos familias juntas.

Amigo conductor le abrió las puertas de la televisión y los grandes espectáculos.

Cuando salió Amigo conductor yo vivía en Barcelona, pero pronto me vine a vivir a Madrid porque el clima me sentaba mal y las condiciones para los artistas no eran las mejores. Al venirme a la capital comenzaron a llamarme de la televisión y los grandes espectáculos y galas. Fue un escándalo absoluto. En los años setenta la serie Los Camioneros, en la que salía Sancho Gracia antes de hacer Curro Jiménez, utilizó Amigo conductor como canción para su cabecera. Me concedieron el disco de oro por vender un millón de copias. Más tarde, en el año 91 me entregaron el disco de platino junto a otras grandes figuras del cante nacional. Cincuenta años después aún se siguen vendiendo discos con la canción Amigo conductor.

El fenómeno traspasó las fronteras, pero usted nunca llegó a cruzar el charco.

Me da mucho respeto coger el avión. El padre de Luis Miguel, Luis Rey, era íntimo amigo de mi marido y me ofreció viajar a su rancho en Texas para emprender una gira por toda Sudamérica costeada por él. En Argentina hubo un representante que me mandaba cartas pidiéndome que viajara allí a cantar… pero no puedo, me da mucho miedo montar en avión. Por Europa sí que recorrí diferentes países, como Alemania, Bélgica o Suiza. La primera vez que fui a Alemania fue extraordinario. La sala en la que cantábamos se llenó y se quedaron doscientas personas fuera, tuve que volver al año siguiente. Cuando terminó la actuación me quedé dos horas firmando discos. La gente lloraba de emoción porque eran emigrantes de todos los puntos de España. Recuerdo que había muchos gallegos. En el sur de Francia estuve con Rafael Farina y eso sí que fue un escándalo. Él era gitano, y en Francia era un ídolo. Su mujer me advirtió de que en Francia mi cante iba a tener mucho éxito porque era muy gitano. La actuación fue un éxito y la comunidad gitana me dio tanto cariño que me invitaron a una olla gitana, y allí que fui yo sola encantada.

Parón en su carrera hasta el 2016, cuando saca su último disco, Aquí estoy de nuevo.

Tras el éxito de Amigo conductor continué actuando grabando discos, con algunas interrupciones, hasta el año 1994, cuando grabé Sentimiento, un disco compuesto por Alejandro Cintas. En 1999 grabé el último disco, Misa flamenca, antes del parón que me mencionas. Durante estos más de quince años en que estuve alejada de los micrófonos quise disfrutar de mi familia y descansar de mi carrera que no había parado desde que grabé Amigo conductor. En 2016, José Luis, un gran amigo, me propuso el reto de volver a grabar un disco. Fue un reto porque hacía mucho tiempo que no afrontaba la grabación de un disco. A pesar de todo, el estilo nunca se pierde y el resultado es un disco de catorce temas con un repertorio muy variado, hay fandangos, pasodoble, coplas, etc.

¿Qué vínculo guarda con Valdemoro una artista onubense que ha recorrido los escenarios de toda España?

A Valdemoro le tengo mucho cariño porque es el lugar donde se ha casado una de mis hijas, aquí he tenido la suerte de ver nacer a una de mis nietas. La última vez que me subí a un escenario fue aquí en la gala benéfica de Flamenco Solidario en 2013 acompañada de la guitarra de Montoyita hijo. Yo siempre digo que me gustaría venirme a Valdemoro a vivir. He viajado por tantas ferias y grandes ciudades que no me gusta el jaleo, prefiero vivir tranquilamente y Valdemoro tiene esa tranquilidad. Me gusta mucho Valdemoro.

En esta entrevista también nos acompañan Hermías Gutiérrez, presidente de la asociación Ramas del Arte, y Paco Mata, coordinador de la Asociación Darse y precursores ambos de la Peña Perlita de Huelva de Valdemoro. ¿Cómo surge la idea de crear esta agrupación?

En primer lugar, porque consideramos que era necesario que una figura de esta envergadura tuviera una peña con su nombre. Y en segundo lugar, tenía que ser aquí por su estrecha relación con el municipio. El objetivo fundacional de la peña es ofrecer a los interesados flamenco por derecho. Esto significa que la persona que acuda a nuestra peña en cada evento que organizamos mensualmente no asistirá al espectáculo turístico tradicional de flamenco, sino que podrá ahondar en el flamenco a través de las seguirillas, tarantas, fandangos, etc. Aunque es una comunidad muy exclusiva. Pero Valdemoro tiene ese público que quiere escuchar este flamenco. La peña inició su actividad hace cuatro meses y creemos que este proyecto no se conforma con ser exclusivamente una agrupación. En el futuro se contempla la posibilidad de crear un museo del flamenco vinculado a la peña de Perlita de Huelva.

La peña se ha convertido en el máximo exponente del flamenco en Valdemoro.

Valdemoro perdió el flamenco hace unos años. Gracias a Israel Paz, que mantuvo este arte en su peña, perduró algo más. Creímos que era el momento idóneo para devolver el flamenco a esta localidad. Una de nuestras ideas con estas dos iniciativas que te hemos comentado, y varios proyectos más, es convertir Valdemoro en una ciudad destacable dentro del mundo del flamenco. No son proyectos que requieran de una gran inversión económica y, sin embargo, pueden ser un foco de atracción turística muy importante.

Aunque la peña está dando sus primeros pasos la actividad es continua.

Desde que comenzamos esta iniciativa hemos querido celebrar un sábado al mes un evento de cante flamenco en nuestra peña. El objetivo de este evento es traer mensualmente a Valdemoro cantantes y músicos, tanto de Madrid como de otros puntos de España que aprovechan su paso por la capital para visitar nuestro municipio. La iniciativa está siendo un éxito y tenemos el orgullo de decir que muchos artistas apoyan esta propuesta cultural. Nuestro compromiso con los artistas es total, les tratamos como lo que son, artistas, y por eso reciben una compensación económica por su arte. Este espacio también es una oportunidad para nuevas voces del flamenco como es el caso de María López, que nos visitó el pasado mes de febrero.

Al hilo de la incursión de las nuevas generaciones del flamenco quería preguntarle a Perla acerca de las diferencias entre sus comienzos y el de los artistas que empiezan su carrera ahora.

Hacer carrera como artista siempre es complicado. Los jóvenes que comienzan en el flamenco ahora tienen acceso a más concursos que te dan visibilidad. En mi época el trabajo estaba en los bolos y los espectáculos itinerantes, pero era muy complicado llegar a grandes masas de público. En mi caso, no podía salir de Huelva a trabajar si no tenía el carné de artista que te comentaba antes. Hoy hay más facilidad gracias a los concursos de televisión e internet. A mí me costó mucho trabajito hacerme figura y que me escuchara la gente. Eso sin contar que para hacer un disco tenías que luchar mucho y pagártelo tú.

Desde el 6 de marzo podemos disfrutar de la exposición «80 años de cante» en el Centro Cultural Juan Prado. ¿Qué propuesta hay preparada para todos sus visitantes?

La exposición muestra un recorrido por las ocho décadas que cumple Perla. Este recorrido lo haremos a través de piezas clave que representan su vida como artista: discos, premios, carteles de la época o fotografías con amigos que la acompañaron. La exposición contará con objetos que guardan grandes historias detrás, como un vestido diseñado íntegramente por Lola Flores en 1992 y confeccionado por el Salao, uno de los mejores modistos de la época. Lola llamó expresamente al estudio para que se confeccionara como lo había diseñado ella.

El 9 de marzo se celebra el homenaje a su figura, acompañada de una treintena de artistas del cante, el baile y la guitarra. ¿Qué supone para usted este día?

Es un orgullo muy grande que tengan este gesto hacia a mí y que tantos artistas de tanta envergadura vayan a estar conmigo esa tarde tan especial. Todos los artistas con los que han hablado los organizadores han querido estar presentes en este acto y si no han podido es porque ya tenían programados compromisos para ese día. Es también un placer contar con gente de mi tierra, como Argentina o Carmen Cinta. Una gran sorpresa ha sido la presencia de Estrella Morente. Yo tuve una gran amistad con su padre, Enrique Morente, desde que le conociera en Granada hace muchísimos años. Nunca tuve la oportunidad de encontrarme con ella en persona y el homenaje va a ser la oportunidad para conocer a esta gran artista. Es un orgullo y estoy enormemente agradecida a todos y cada uno de los artistas que van a estar en ese escenario y a Valdemoro y sus comercios por acoger este acto tan importante para mí y hacerlo posible.

Texto_Sergio García Otero

Fotografía_Ncuadres