Inicio Reportajes José Antonio Abeger y Justo Navas, tándem de realismo pictórico

José Antonio Abeger y Justo Navas, tándem de realismo pictórico

266
0
Compartir
patrocinado
 Fisioterápia Reyes Medina

Juntos conforman Equipo Sur, un proyecto artístico personal asentado en Valdemoro

 En los inicios

En un mundo dominado por la tecnología y la inmediatez, el trabajo artístico de la pintura, la escritura o la escultura es en muchos casos una apuesta personal complicada. La creación y la comunicación artística parecen tener cierto eco en los grandes núcleos urbanos. No obstante, la teórica «marginalidad» a la que se ve arrojado el arte no hace de este un elemento extraño en algunas zonas de la periferia de Madrid, como es el caso de nuestra localidad. En este sentido, los pintores realistas Justo Navas y José Antonio Abeger representan dos claros ejemplos de cómo la pintura, en su caso, ha conseguido abrirse un hueco relevante en Valdemoro, contribuyendo a la actividad y la oferta cultural en el municipio.

Tanto José Antonio como Justo se iniciaron temprano en lo que hoy día consideran su trabajo, que es, en realidad, una dedicación completa a lo que sienten como vocación. Justo comenzó a los ocho años y ,con doce, se sumó a una exposición de un colectivo de artistas locales. Más adelante entraría en la Escuela de Artes y Oficios de Madrid, cursando la especialidad en Diseño Gráfico, pasaría algunas estancias en distintos talleres de pintores, completando parte de su itinerario como creador en la Fundación de la Casa de la Moneda.

En esta última, desarrollaría técnicas y procedimientos de grabado y de litografía. Los objetos, temática relacionada de forma íntima con algunas de sus pinturas, ocupan también su tiempo, al compaginar la restauración con el arte. José Antonio, en cambio, traduciría su inquietud artística a una realidad más tangible gracias a su padre, quien pronto buscó una academia a la que asistiría durante once años, aprendiendo pintura junto al maestro Francisco Merayo.

José Antonio cursó también estudios en la Escuela de Artes y Oficios, no obstante, decide especializarse en la rama de Ilustración. Pese a no coincidir exactamente en las aulas de la escuela citada, ambos recuerdan su paso por estas durante los mismos años. Una vez finalizan ambos sus estudios, por separado tratan de introducirse en el mundo profesional. Tras alguna que otra pequeña incursión, sus caminos confluyeron, ya en Valdemoro, en la Asociación Valdearte. Más tarde, junto a otros artistas locales, continuarán su vínculo con Valdemoro a través de la Asociación Cultural Francisco Bayeu, recientemente desaparecida.

Contenido Patrocinado
La Buha Valdemoro

Y es que tanto para Justo como para José Antonio, Valdemoro posee un caldo de cultivo destacable en el ámbito artístico. Si bien es cierto que, al principio, tan solo existía un grupo de autores que pintaban a nivel individual, con la aparición de colectivos y agrupaciones culturales se ha contribuido al impulso artístico de la localidad.

Fruto del conocimiento mutuo y del intenso e interesante diálogo que surge entre José Antonio y Justo, a propósito de su interés por el arte, pintan su primera obra conjunta en el año 2000. La idea de crear un equipo entre los dos surgió al trabajar en un retrato de la autora Johanna Spyri para unos decorados orientados a la celebración de la Semana del Libro Infantil en Valdemoro, en la sala de exposiciones del Centro Cultural Juan Prado. El resultado motivó conversaciones futuras entre ambos, dando forma a un proyecto propio, Equipo Sur.

 

Equipo Sur: expresión y estilo

El trabajo en equipo entre pintores no es ninguna novedad, sobre todo, si hablamos, por ejemplo, del panorama artístico en España. Ya en los años sesenta apareció el Equipo Crónica, integrado por Manolo Valdés y Rafael Solves, dedicado al arte pop, fundamentalmente. El encuentro entre Justo y José Antonio supuso conocer para ambos otro modo de acceder a la pintura desde una mirada dual hacia una meta conjunta. El trabajo de estos dos pintores, así como su interés y su pasión por el arte, también ha encontrado su sitio en la creación de un estudio de dibujo y pintura dirigido por ambos bajo el nombre Estudio Equipo Sur, del que hablaremos más adelante.

La obra de José Antonio Abeger y de Justo Navas es variada; sobre todo, centra su esfuerzo en la pintura de bodegones. Su interés por el paisaje y por el retrato es también notable, ocupando, este último, una parte considerable de su producción artística, al realizar retratos no solo para particulares, sino también institucionales.

Lo cierto es que el realismo domina su obra por ser, quizá, el movimiento que recoge de forma más satisfactoria la unidad visual que ambos consiguen en cada cuadro. Y es que el realismo les permite crear un ambiente de diálogo constante, en un entorno de expresión artística que limita con la fotografía, manteniendo siempre ese tono fronterizo. 

Proyección profesional de Equipo Sur

Como grupo de trabajo, Equipo Sur ha participado de forma activa en exposiciones por toda España, en ciudades como Sevilla o Cantabria, de la mano del colectivo «Amigos del Realismo». Tras dos años de intensa colaboración, realizaron algunas exposiciones itinerantes por Cataluña.

Interesada en las obras de arte que expusieron en esta etapa, Rosa Anguas, representante de la neoyorquina S. I. Fine Arts, quiso promocionar su obra, situándola en galerías de Estados Unidos y de Canadá. Durante estos años, su obra ha sido expuesta en salas como la Galerie du Soleil de Naples, en Florida; Fort Worth para la Weiler House Fine Arts Gallery, en Texas; o como una muestra permanente en la galería Elite Gallery de Carmel, en California. Los cuadros también poseen un recorrido europeo: Open Art Fair de Utretch y Bussarts Gallery, ambas en Holanda o la prestigiosa Bell Fine Art Gallery de Winchester y Store Street Gallery de Londres, en Inglaterra; y un recorrido asiático, al haber presentado su obra hasta en dos ocasiones en la feria de arte más antigua y prestiogiosa de Asia: Art Revolution Taipei. 

El taller y estudio de los artistas: Estudio Equipo Sur

El centro de trabajo de Justo y de José Antonio recibe el nombre de Estudio Equipo Sur, en él se gestan cada uno de sus proyectos y está ubicado en el propio Valdemoro. Estudio Equipo Sur es un espacio que combina su actividad como taller de ambos pintores con ser también un lugar de formación. Pese a que este equipo no nació con una vocación propiamente formativa, tras colaborar con diversas instituciones, deciden incluir un programa educativo diferente.

El grado de interés del alumno que se acerca al Estudio Equipo Sur moldea su experiencia artística, esto es, la voluntad de aprendizaje motiva el proceso personal, enriqueciendo la aproximación al arte a través de una vía marcada por el carácter y la identidad de cada uno. Tanto Justo como José Antonio no recuerdan haber tenido la posibilidad de haber visto trabajar a sus maestros y profesores. Quizá por ello, el Estudio Equipo Sur incorpora esa posibilidad, mostrando a sus alumnos prácticas cotidianas y tradicionales de todo taller de pintura.

A medida que ellos mismos desarrollan su actividad profesional como pintores, permiten a sus alumnos seguir de cerca los distintos procesos y técnicas que aplican a sus obras. Paralelamente, su método de enseñanza consiste en que sea el alumno quien proponga o, mejor dicho, se plantee a sí mismo su propio proyecto, es decir, que sea el estudiante quien cree un lazo con la obra en la que desea trabajar, como si se tratase de un trabajo de investigación o un diálogo consigo mismo. Obviando el carácter esencialmente académico de las clases magistrales, el trabajo de Justo y de José Antonio consiste en acompañar el proceso artístico del alumno, ofreciéndole un ambiente creativo libre, sin que esto suponga dejar a un lado la seriedad que la disciplina pictórica requiere.

Ambos pintores insisten en que la base de la pintura, y de su lenguaje, es el dibujo. La formación adquirida gracias a esta disciplina permite comprender, en una fase inicial, el funcionamiento de otras herramientas básicas, como el manejo de la luz, de los volúmenes y de las sombras. La pintura, como cualquier otro sistema artístico de comunicación, necesita de un lenguaje que le sea propio, de unos medios adecuados que permitan al artista expresar lo inexpresable o, dicho de otro modo, que le permitan relatar la historia que desea contar, gracias a la realidad del lienzo.

El único saber previo en torno a la pintura es el ánimo creativo del alumno. El ambiente agradable y distendido del estudio crea, también, comunidad. Al Estudio Equipo Sur, acuden, de hecho, estudiantes de otras localidades, además de Valdemoro.

En marzo, volverán con un nuevo proyecto para exponer en la localidad que vio comenzar sus respectivas carreras individuales. Valdemoro también fue el lugar donde el proyecto creativo que emprendieron juntos se materializó en 2002 en aquella primera presentación, y exposición, en la Casa de la Juventud de Valdemoro.

 

Dirección web-blog de Justo Navas y de José Antonio Abeger, para poder apreciar una pequeña muestra de su trabajo en mayor profundidad: http://pinturaequiposur.blogspot.com.es/

Para información de las clases: http://estudioequiposur.blogspot.com.es

 

Texto_Sergio García Otero

Fotografía_Ncuadres

Fisioterapia Valdemoro

Anuncio Patrocinado

Zonauto Sur

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here