Inicio Cultura y Ocio El paraje de las canteras de yeso de Valdemoro se encuentra...

El paraje de las canteras de yeso de Valdemoro se encuentra en un estado lamentable

681
0
Figura 1. Paraje de Las Canteras en el año 2000 (foto: Cristina Carralón, cedida por el Archivo Municipal de Valdemoro).
patrocinado

Al sureste del municipio de Valdemoro se localiza el paraje conocido con el nombre de Las Canteras, resultado de la explotación de yeso que se remonta, al menos, cuatro siglos atrás, pero que vivió su máximo esplendor entre 1940 y 1950(1). Tras su abandono definitivo en los años 70 del pasado siglo, la naturaleza comenzó a recolonizar el terreno alterado. Así, la impermeabilidad del suelo rocoso de la cantera hizo que el agua de lluvia se acumulase formando pequeñas charcas temporales, lo que favoreció la aparición de plantas adaptadas a los medios húmedos como tarajes y juncos. Este nuevo hábitat (figura 1) se convirtió en seguida en un punto de reproducción idóneo para diversas especies de anfibios, como el sapo corredor (figura 2), el sapillo moteado común (figura 3), cuyo nivel de protección está considerado como vulnerable en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas y de Árboles Singulares, y el gallipato.

Muy cerca de allí, a escasos 700 metros, discurre un pequeño arroyo estacional, en lo que se conoce como el paraje de la ermita de Santiago, donde podemos encontrar, además, pequeñas poblaciones de rana verde común y de sapillo pintojo ibérico, éste último muy escaso y con serias implicaciones en la conservación del entorno, al encontrarse dentro del ANEXO II de la Directiva Hábitats, que es el marco legal de la Unión Europea que tiene por objeto la conservación, la protección y la mejora de la calidad del medio ambiente, incluida la conservación de los hábitats naturales, así como de la fauna y la flora silvestres.

Figura 4. Encharcamientos en el paraje de Las Canteras en Valdemoro en marzo de 2021 (foto: Javier Cano).

Sin embargo, a partir del año 2010 este paraje comenzó a ser utilizado como circuito de motocross durante los periodos secos, cuando desaparecían los encharcamientos, y su trazado fue delimitado con numerosos neumáticos abandonados (figura 4). Poco después, el entorno se degradó aún más al utilizarse también como vertedero ilegal de toda clase de residuos inertes (figura 5). Ambas actividades, la erosión y destrucción de la vegetación provocada por la circulación de las motos y la contaminación derivada de los vertidos, han causado una profunda alteración de este valioso encharcamiento. Esto ha provocado, por ejemplo, la desaparición de la población de gallipato, el mayor urodelo de Europa, ya que en todo este tiempo, y a pesar de los intensos esfuerzos para su localización que se han llevado a cabo, no se ha vuelto a confirmar la reproducción de la especie en la zona(2). Esta situación reafirma una vez más que entre las principales amenazas para la biodiversidad global, causante de la extinción de poblaciones locales como la de nuestro gallipato en Valdemoro, se encuentra la destrucción del hábitat(3).

Contenido Patrocinado
Publicidad LRDV
Figura 5. La gran cantidad de residuos inertes acumulados durante la última década contribuye a la degradación del hábitat y a la contaminación del agua encharcada (foto: Javier Cano).

Asimismo, en un clima semiárido como el del sur y sureste de la Comunidad de Madrid, en donde se ha observado un aumento de las temperaturas medias y una disminución de las precipitaciones en las últimas décadas(4), lo que podría alterar seriamente la duración de las charcas temporales y hacer que fuentes y arroyos se sequen totalmente durante el estío, los anfibios cada vez tienen más dificultades para completar con éxito su ciclo reproductivo. Además, la contaminación del agua, como la que sufre el cercano arroyo de la Cañada, la presión urbana que ha experimentado la ciudad de Valdemoro en las dos últimas décadas y las enfermedades emergentes son otros factores que influyen negativamente en la supervivencia de estas especies. Por esta razón, conservar los escasos puntos de agua existentes en buenas condiciones es fundamental para salvaguardar las poblaciones de nuestros anfibios, ya de por sí amenazados. En este sentido, según un informe de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza(5), los anfibios son el grupo animal más amenazado del planeta debido a su gran sensibilidad a cualquier variación que se produzca en su entorno, pues un tercio de las especies de anfibios están catalogadas bajo alguna categoría de amenaza.

Figura 6. Cartel indicativo de la ruta natural “Canteras de Yeso” en Valdemoro con los encharcamientos al fondo (foto: Javier Cano).

Por ello, el pasado mes de marzo hemos solicitado al Ayuntamiento de Valdemoro la retirada de todos los residuos que se han ido acumulando tras años de desidia y abandono, así como delimitar la cantera con una valla que la proteja del acceso de las motos y de futuros vertidos. Curiosamente, en octubre de 2018, la propia Concejalía de Economía, Hacienda y Transición Ecológica (hoy de Medio Ambiente, Personal, Atención al Ciudadano, Turismo y Régimen Interior) apostó por el desarrollo del turismo ecológico con cuatro rutas naturales, para conocer nuestro paisaje y la flora y fauna que lo habita, y poner en valor algunos de los espacios naturales más representativos del término municipal. Una de ellas es la ruta Canteras de Yeso, cuyos caminos están jalonados de flechas y paneles de continuidad que conducen hasta el paraje aquí descrito (figura 6), si bien la realidad es bien distinta de la que ofrece la propia guía. Por tanto, nuestro objetivo no es otro que el de preservar la dinámica de estos encharcamientos para que los anfibios continúen reproduciéndose en este paraje al sur de la Comunidad de Madrid y para que los amantes de la naturaleza encuentren realmente un entorno digno de contemplar.

Referencias

(1) Torrejón, J. y López, M. J. 2001. Parajes de Valdemoro (III): Las Canteras. Información Municipal Valdemoro. Ayuntamiento de Valdemoro, n.º 111 (enero 2001): 18-21.

(2) SIARE, 2021. Pleurodeles waltl. Servidor de Información de Anfibios y Reptiles de España. http://siare.herpetologica.es [Consulta 5 de marzo de 2021]

(3) Travis, J. M. J. 2003. Climate change and habitat destruction: a deadly anthropogenic cocktail. Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences, 270: 467-473.

(4) Cano-Barbacil, C. y Cano, J. 2014. La lluvia, la charca y el sapo corredor, una relación de supervivencia en ambientes semiáridos. Calendario Meteorológico 2015. Información meteorológica y climatológica de España: 262-269. Agencia Estatal de Meteorología. Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Madrid.

(5) Stuart, S. N., Hoffmann, M., Chanson, J. S., Cox, N. A., Berridge, R. J., Ramani, P., y Young, B. E. (eds.) (2008). Threatened Amphibians of the World. Lynx Edicions, Barcelona, España; IUCN, Gland, Swtzerland; y Conservation International, Arlington, Virginia, USA.

Texto: Carlos Cano-Barbacil, Carlos Caballero-Díaz y Javier Cano

¿Has leído el último número de nuestra revista?

 

Publicidad LRDV