Inicio Deportes Club Voleibol Valdemoro

Club Voleibol Valdemoro

925
0
patrocinado

Gracias a la unión vecinal la práctica de este deporte es una realidad en nuestro municipio

Dicen que la identidad de un pueblo la conforman sus gentes. Tradicionalmente, Valdemoro se ha caracterizado por ser un municipio donde se practican deportes muy diversos. Como hemos podido comprobar en diferentes reportajes de La revista de Valdemoro, el comienzo de su práctica se produce principalmente gracias a la iniciativa vecinal. Es el caso del Club Voleibol Valdemoro, una entidad que ha hecho posible que este deporte tenga un hueco en la actividad deportiva del municipio.

La historia del Club Voleibol Valdemoro se remonta al año 2008, momento en el que se funda la institución, impulsada por dos guardias civiles, formando un equipo mixto, algunos de ellos también guardias.  Lo que conocemos acerca de este equipo es poco. Participaron en un torneo en el 2009 y luego el grupo se diluyó poco a poco.

La actividad del club fue mermando en la temporada siguiente por la salida de los entrenadores. Para el año 2010 la actividad del equipo consistía en la concentración de apenas ocho jugadores los martes y jueves durante una hora y media en el pabellón Manzanares. Las concentraciones eran irregulares en número y nivel de los jugadores.

A partir del año 2011 comenzó a gestarse el espíritu de lo que hoy conocemos como club. Un grupo pequeño de gente que sentía un fuerte vínculo por practicar este deporte comenzó a ser el reclamo de aquellos que se querían iniciar en el voleibol. Una de las claves del colectivo que conocemos hoy es que en sus comienzos nunca se negó la participación a ningún jugador. Gracias a este espíritu el grupo comenzó a retroalimentarse entre los adultos que ya tenían experiencia y la juventud de las nuevas promesas.

Contenido Patrocinado
Publicidad LRDV

Esta dinámica amateur se mantuvo varios años. Durante ese tiempo el colectivo creció levemente y se sentaron las primeras dinámicas de su actividad. El Ayuntamiento prestaba el campo de juego y los jugadores no tenían que hacer ninguna contribución económica por jugar. A medida que crecía el número de jugadores también aumentaban las inquietudes por intentar captar a más gente y llegar a los jóvenes de Valdemoro.

La promoción del grupo en redes sociales como Facebook, pero sobre todo las recomendaciones entre los vecinos que se animaban a participar en los entremetimientos, fueron clave para el aumento de jugadores. La política de aceptación a cualquier persona interesada fue un reclamo para la gente joven que carecía de experiencia o se iniciaba en el voleibol. En apenas unos años el club consiguió incrementar su número de socios, con gente desde los dieciséis hasta casi sesenta años. Gracias a esta variedad de edades se creó una unión sustentada en el deporte que sentaba las bases de una comunidad.

La llegada de gente joven al grupo supuso un balón de oxígeno que potenció la actividad en torno al voleibol. El aumento de integrantes trajo consigo la necesidad de espacios más amplios y de más material. El colectivo fue recuperando la estructura de club para poder ofrecer mejores condiciones a sus jugadores. Se estableció una pequeña cuota que servía para cubrir los gastos de alquiler de los campos y la adquisición de balones, varillas y alguna red.

El club, una realidad

En algunos años aquellas reuniones que no conseguían aunar a más de una decena de jugadores se convirtieron en convocatorias de hasta treinta jugadores. La gestión de los espacios ha sido uno de los problemas que ha acompañado a la actividad del club. El número de espacios para practicar voleibol en Valdemoro es limitado y el pabellón Río Manzanares quedó inutilizado. Las condiciones de juego empeoraron en su cambio al polideportivo Juan Antonio Samaranch, que no contaba con la infraestructura necesaria para practicar voleibol.

El final de la temporada de 2018 puso de manifiesto la necesidad de establecer una organización a nivel institucional que supiera gestionar los recursos y mantener el espíritu que unía a todos los jugadores alrededor del voleibol. Fue entonces cuando varios veteranos del club decidieron retomarlo, conformar una junta, designar a Andrés González como su presidente y crear un proyecto deportivo.

Con el crecimiento del número de jugadores también comenzaron a aparecer nuevas pretensiones en del colectivo. Para tratar de dar cobertura a las necesidades de todos los grupos que se reunían alrededor del voleibol había que establecer una organización que gestionara los grupos y espacios. Una de las primeras decisiones fue establecer dos grupos, jóvenes y adultos, que dieran cobertura a las necesidades de los diferentes rangos de edades. Esta división fue muy acertada para garantizar la continuidad del colectivo.

En el comienzo de la temporada 2018-2019 el club pasó a realizar su actividad en el colegio Muñoz Torrero, con dos grupos por semana. Para entonces también se conformó la directiva actual, con un vicepresidente, perteneciente al grupo de jóvenes, una tesorera (grupo de adultos), una secretaria (grupo de jóvenes) y cuatro vocales, dos de cada grupo, con el objetivo de que todos tuvieran representación en las decisiones del club.

Con la constitución formal del club también se establecieron las bases y filosofía sobre las que asentar sus cimientos. La promoción del voleibol ha sido la naturaleza que hizo que el pequeño grupo de diez jugadores se convirtiera en varias decenas de jugadores. Es por ello que el club se articula como una entidad sin ánimo de lucro que pretende dar cabida a las necesidades de todos aquellos jugadores que quieran practicar este deporte a nivel amateur en nuestro municipio.

Otro punto de inflexión fue la llegada de Tayron Gracia como entrenador en el inicio de la temporada de 2019. La directiva, apoyada en una encuesta a todos los socios, tomó esta decisión pensando en la cantera del club, aunque también suponía un reclamo para los más veteranos. La incorporación de un técnico supuso un aumento del nivel de juego y la motivación de jóvenes y adultos.

Tayron, recién exjugador de Superliga 2 y residente de Valdemoro, se ha sumado al proyecto con la ilusión de empezar un club desde cero. Le caracterizan su cercanía con los jugadores y su exigencia técnica. Su capacidad de adaptación de los entrenamientos a los diferentes niveles de juego es uno de los mayores valores de los que se benefician todos los socios del club.

El club, al mejorar el nivel de sus jugadores más jóvenes, pretende fortalecer las bases de lo que será su futuro como club. En esa misma temporada, y gracias a una jornada de puertas abiertas, la promoción en redes sociales y cartelería en colegios de Valdemoro, el club consiguió crear su primer grupo infantil, que todavía se mantiene en la temporada de 2021. Esto hizo que el socio más joven tuviera nueve años y el más veterano casi sesenta. La promoción del voleibol a todos los niveles era una realidad.

2021, un punto de inflexión

La temporada 2019-2020 marcó el impulso necesario para que el club aumentara su actividad. En diciembre de 2019 organizaron su primer tornero interno de navidad, que gozó de gran éxito y participación y constató que el voleibol es un deporte respaldado por los valdemoreños.

Frente a esta realidad, la directiva afrontó la temporada 2020-2021 poniendo encima de la mesa propuestas de cambio que permitieran al club crecer y mejorar el nivel de sus jugadores. Se produjo una división por niveles de los grupos de entrenamiento. Gracias a esta separación, el club consigue adaptar mejor su oferta a los diferentes niveles de juego, potenciando a aquellos que quieren enfocarse a la competición, creando un espacio amigable para aquellos que comienzan a practicar este deporte y manteniendo su esencia para aquellos que practican voleibol social.

A día de hoy, el club cuenta con una selección de equipos de promoción que consta de un grupo infantil (de 9 a 14 años) lleno y dos grupos juveniles (de 15 a 20 años) completo. También tienen una sección de equipos para jugadores más experimentados que cuenta con dos grupos intermedios, un grupo avanzado y un grupo social. El club cuenta con más de 100 socios.

El 2021 también es el año en el que club apuesta por aumentar su comunidad joven. Para la directiva es primordial tener más niños y jóvenes jugando al vóley, pues ellos son los que en el futuro van a continuar con el club. Para el club es muy importante fomentar el deporte entre los jóvenes, sea cual sea. Es por ello que han creado un grupo encargado de las redes sociales y que apuesta por la visibilidad de la actividad del club en la vida de Valdemoro.

En la actualidad el club vuelve a entrenar en el Juan Antonio Samaranch cinco veces por semana. Mantiene su carácter social y por ello la cuota, aunque ha aumentado por la mejora de los servicios prestados, continúa por debajo de la media de otros deportes en el municipio. Toda su financiación se consigue con la cuota de sus socios, y el sobrante se reinvierte en la mejora del material y en la cobertura de las necesidades diarias. Actualfisio, clínica local de fisioterapia y osteopatía, ha llegado a un acuerdo con el club para el patrocinio de las camisetas y descuentos para sus socios en su clínica. Una iniciativa de promoción del deporte y el comercio local que el club busca incrementar con nuevos convenios locales.

A nivel competitivo, desde que se iniciara la nueva andadura del club en 2016, se creó un equipo mixto que comenzó a estar presente en la Liga Municipal de Getafe con unos resultados muy destacados. En su primer año de participación obtuvieron un segundo puesto en la Copa Primavera Mixta de Getafe y la cuarta posición en la liga. En la temporada 2018-2019 se alzaron con el segundo puesto en la Liga y el bronce en la Copa. En la última temporada disputada (2019-2020) lograron el tercer puesto de la Liga.

A nivel interno, el club mantiene su competición propia con el torneo navideño solidario. Este evento se ha establecido como uno de los principales atractivos para sus socios. Durante una jornada solidaria, cada participante debió aportar un juguete que se donó a los niños más necesitados a través de la asociación Jóvenes Gigantes. La competición de las navidades 2020 se disputó el pasado mes de febrero por motivos de seguridad sanitaria.

Entre sus objetivos del 2021, se encuentra atajar los problemas de espacio que sufren desde sus comienzos. Atendiendo a las solicitudes de nuevos vecinos de Valdemoro interesados por jugar al vóley, el club está convencido de que podrían aumentar el número de equipos si los espacios de entrenamiento lo permitieran. Su propósito es atraer a más niños para aumentar los grupos infantiles, base fundamental para garantizar el futuro del club.

Dentro de su actividad se marcan como objetivo mantener la separación de niveles, participar en más competiciones locales con nuevos grupos mixtos y seguir celebrando varios torneos internos y solidarios a lo largo de la temporada. A medio y largo plazo, la competición federada con equipos femeninos y masculinos competitivos es un ideal a alcanzar sin dejar de lado el componente social, base del club, por el que todos puedan seguir practicando este deporte, aunque no sea compitiendo a alto nivel.

Aunque las medidas sanitarias no permiten la relación entre los diferentes equipos del club, lo cierto es que el espíritu que hizo que este deporte creciera en nuestro municipio se mantiene con la implicación de todos sus integrantes. El Club Voley Valdemoro es hoy una realidad gracias a la contribución desinteresada de un colectivo de vecinos de Valdemoro que quieren jugar a un deporte minoritario pero con una importante representación en nuestro municipio.

Actualmente se ha abierto el periodo de preinscripción para la temporada 2021-2022. Puedes ponerte en contacto en el  correo clubvoley.valdemoro@gmail.com, en Instagram o en su web www.voleibolvaldemoro.wordpress.com.

Texto_Sergio García Otero

Fotografía_Ncuadres

¿Has leído el último número de nuestra revista?

 

Publicidad LRDV