Inicio Entrevistas Entrevista Exprés: Tilak Prasad Acharya

Entrevista Exprés: Tilak Prasad Acharya

224
0
patrocinado

Tilak Prasad Acharya. (भरतपुर महानगरपालिका – Bharatpur, distrito de Chitwan, Nepal). Vive en Valdemoro, a 8963 kilómetros de su ciudad natal, desde hace diez años. Regenta el restaurante hindú-nepalí OM, en el paseo de la Estación.

¿Qué hace un nepalí como tú en un Valdemoro como este?

Mi mujer vive en Valdemoro. Al abrir el negocio y tener una niña de dos añitos, aposté por esta ciudad, con todas las consecuencias.

¿Hasta qué punto la presencia de algunas de las montañas más altas del mundo incide en el carácter del pueblo nepalí? ¿El hecho de que Nepal se encuentre en el Himalaya ayuda a que los nepalíes estén siempre a la altura de las circunstancias?

Contenido Patrocinado
Publicidad LRDV

Los nepalíes somos tranquilos, normalmente. No peleamos con facilidad, aunque, cuando tenemos que defender nuestro país, no hay quien nos iguale. Nuestras montañas son las más altas del planeta; su tranquilidad en algo nos tiene que influir.

¿Y tus dos hijas, valdemoreñas como son, han heredado algo de ese carácter nepalí?

Una sí; la otra, no. Una ha salido más española, la otra más nepalí. Algo tienen que tener de la madre… La mayor ha heredado mi carácter, pero la pequeña es más española que su madre. Eso sí, las dos son unas chicas estupendas y cariñosas.

Sin duda, las montañas forjan el carácter de un pueblo. También el mar. Bharatpur, tu ciudad natal, está a cerca de mil kilómetros de la costa más cercana, algo difícil de imaginar para nosotros. ¿Recuerdas la primera vez que viste el mar?

Sí, la primera vez fue en Holanda. Me encantó. Aunque estábamos a una temperatura bajo cero, me bañé junto a mi maestro y director de la universidad en la que estaba estudiando. Sin embargo, me impresionó más cuando vi las costas de Asturias, con el mar a un lado y las montañas al otro. Era como estar en Europa y en Nepal al mismo tiempo.

¿Qué es lo que más te chocó la primera vez que viniste a España?

Las personas. No parecían europeos. Venía de Holanda donde la gente es alta, rubia, de piel muy blanca (la idea que traía de Nepal). Por el contrario, los españoles (bastantes de ellos) me recordaban a los nepalíes, y no solo físicamente, sino también en su relación con la familia. La gente es más abierta.

Comenzasteis como restaurante de comida hindú. Ahora os anunciáis como restaurante de comida nepalí e hindú. ¿Cuáles son las diferencias más destacables entre esas dos cocinas?

La cantidad de especias que se emplean: la cocina nepalí tiene muchas menos, al igual que el uso del aceite.

Texto_Fernando Martín Pescador

Fotografía_Ncuadres

¿Has leído el último número de nuestra revista?