Inicio Educación IES Villa de Valdemoro. Una innovación continua en la enseñanza

IES Villa de Valdemoro. Una innovación continua en la enseñanza

1250
0
patrocinado

Desde hace algunos años, los centros educativos de todo el mundo buscan fórmulas para adaptar la educación a la cambiante sociedad del siglo XXI. Las clases virtuales, el creciente uso de las herramientas digitales y la comunicación a través de las pantallas han planteado si es posible que la tecnología abra nuevos caminos a la labor docente sin que por ello se pierda la profundidad y la magia del propio aprendizaje.

El centro de educación secundaria más antiguo de nuestro municipio, el IES Villa de Valdemoro, no es ajeno a este debate, pues ya hace años que su Departamento de Lengua y Literatura se ha embarcado en diversos proyectos, vinculados a la oratoria, la retórica y a la propia materia literaria, con los que busca combinar una educación íntegra y de calidad con la tecnología, la creatividad y las redes sociales. 

La importancia de la comunicación

Aunque la travesía de estas propuestas educativas comenzó en el curso 2019-2020, su planificación data de hace varios años. Este es el caso del llamado Club TEDEd, una propuesta formativa que tiene su origen en las conocidas como charlas TED que, desde hace varias décadas, abordan temas de la más diversa índole y recorren el mundo combinando la tecnología, el entretenimiento y el diseño. Los clubes TEDEd son, en este sentido, la adaptación de este formato a las aulas, con el fin de que los profesores puedan enseñar a los alumnos a crear y estructurar breves presentaciones orales.

Contenido Patrocinado
Publicidad LRDV

Así lo ha explicado Diego Ribeira López, profesor de Lengua y Literatura y de Oratoria y Retórica del IES Villa de Valdemoro. «En esta apuesta tuvo mucho que ver la experiencia de una exalumna del instituto, Sara Rodríguez, que fue la primera en formar un Club TED mientras cursaba todavía segundo de Bachillerato», explica. El docente vio en este proyecto una oportunidad innovadora en el terreno de la educación, a la que decidió llevar un paso más allá y transformar en una asignatura evaluable del currículo de la Comunidad de Madrid. De esta forma, hoy en día el Club TEDEd es la perspectiva desde la que se aborda la materia de Oratoria y Retórica en este centro educativo.

Pese a tratarse de un proyecto que está dando sus primeros pasos, en sus casi dos años de vida ha contado con cerca de 75 alumnos de cuarto curso de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) que, durante dos horas a la semana, han podido aprender las estrategias clave para hablar en público. Además de contar con una lectura de apoyo para lograr este propósito, la obra Método TED para hablar en público, de Jeremey Donovan, el contenido de la asignatura Club TEDEd se apoya en materiales creados desde cero por Diego Ribeira que, bajo una perspectiva actual, didáctica y audiovisual, tienen por objetivo acercar a los alumnos al objetivo final de la asignatura: poner en práctica los conocimientos adquiridos a través de una exposición, de en torno a cinco y siete minutos, sobre un tema de su interés. Asimismo, señala el docente, estas charlas pueden ser luego compartidas con miembros del programa TEDEd Students de todo el mundo. 

Exponer una idea

En este punto es donde entran en juego la creatividad y la pasión, pues los alumnos tienen plena libertad para elegir el tema de su ponencia. La sobrepoblación, el liderazgo, la homofobia, la organización diaria, los estereotipos, el medio ambiente o la educación fueron algunos de los elegidos el año pasado. Cuando los propios alumnos reflexionan sobre lo que les ha aportado la asignatura, señalan algunos aspectos como el movimiento a través del espacio, la posibilidad de hablar sobre sus inquietudes o la capacidad de situarse frente a un auditorio.

En términos muy parecidos se mueve Diego Ribeira. «La asignatura les ayuda a adquirir soltura y seguridad en las exposiciones, a moverse con una intencionalidad, a gesticular para dar apoyo a los mensajes y aprender a utilizar los silencios», argumenta, lo que les permite, en definitiva, expresarse de una forma más profesional. A ello se une la capacidad que adquieren para ordenar, organizar y sintetizar el contenido de su ponencia, para transmitirlo de forma metódica y conseguir que el mensaje llegue a los espectadores de una forma más profunda. «Por eso esta asignatura no es solo una guía para hablar con corrección, sino también, y sobre todo, un medio para que los alumnos aprendan a comunicar y difundir sus ideas y sus pasiones», concluye el docente.

Aunque la pandemia ha truncado algunos de los planes que tenía el instituto de cara al desarrollo de este proyecto, entre los que se encontraban un evento TED en el Auditorio de Valdemoro y un curso de formación a profesores de la Comunidad a través del CTIF (Centro Territorial de Innovación y Formación), en su Departamento de Lengua y Literatura se muestran optimistas con respecto a su futuro y esperan poder seguir dando a conocer esta iniciativa. «Sería interesante y bonito que otros institutos de Valdemoro tuvieran sus respectivos clubes TEDEd y poder organizar entre todos un evento único», afirma Diego Ribeira.

Leer en el siglo XXI

Pero junto al Club TEDEd, el IES Villa de Valdemoro también ha apostado por la innovación con un segundo proyecto: LecTokers. Esta propuesta, organizada por los profesores Vanessa Saborido López, Laura de Jesús Castro Pastor y el propio Diego Ribeira, combina la lectura con una de las redes sociales más de moda entre los adolescentes: TikTok. LecTokers es, de esta forma, una consecuencia directa de los tiempos actuales, pues, actualmente, las redes sociales se están convirtiendo en un medio clave para difundir y animar a la lectura, como puede verse con el auge de Bookstagram, BookTube o BookTok, las comunidades lectoras de Instagram, YouTube y TikTok, respectivamente.

En este escenario, en el IES Villa de Valdemoro han buscado enseñar a los alumnos el vínculo que se puede formar entre la comunicación, la educación, la tecnología y la lectura. Así, y aunque durante el curso 2019-2020 ya hicieron un incursión en este terreno con la creación de LecTubers, un club de lectura desde la perspectiva de YouTube, este año es el turno de LekTokers. «Pensamos que los estudiantes podrían usar todas las herramientas de edición que ofrece la aplicación de TikTok para hacer reseñas de libros, y que el resultado podría ser interesante, atractivo y divertido», explica Diego Ribeira. Esta propuesta ha tenido una gran recepción y setenta alumnos de primero y segundo de la ESO se han convertido ya en lectokers.

Preguntado por el funcionamiento de este club, el docente explica que la lectura se elige por votación entre sus participantes: este trimestre ha sido el turno de la novela El Valle del Terror, protagonizada por Sherlock Holmes y escrita por Arthur Conan Doyle. Para trabajar sobre la obra elegida, se ha creado un espacio específico en el aula virtual del instituto, en el que se ponen a disposición de los alumnos diversos materiales sobre la lectura que están tratando y en el que, además, cada dos semanas, los lectokers tienen que completar un reto literario para profundizar en la obra y en la época en la que fue escrita. Su participación en estas tareas les permite ganar puntos de cara a un premio final, así como la posibilidad de mejorar su nota en Lengua y Literatura.

Por último, los alumnos tienen que grabar un vídeo con la estética de TikTok con una reseña del libro leído, para el que pueden usar la aplicación de manera opcional. El resultado es un vídeo de menos de un minuto de duración en el que, además de recoger sus opiniones y otras curiosidades sobre la obra, los participantes utilizan música, las transiciones y los efectos característicos de esta plataforma. «De esta manera, no solo leemos, sino que también ejercitamos la creatividad en el diseño de los vídeos», concluye Diego Ribeira.

Además de actuar como un cauce de expresión para los jóvenes, el docente considera que este tipo de tecnologías pueden ayudar a difundir la lectura. «Sea con un libro digital, sea porque un profesor proyecta en una pantalla textos de todo tipo o sea por la cantidad de memes que reciben a diario por Instagram o WhatsApp, los jóvenes pasan el día leyendo y no se dan cuenta», explica el docente. Esta «lectura pasiva», como la ha denominado, ha podido extenderse gracias a la fuerza disruptiva de las nuevas tecnologías que, en este escenario, pueden abrir nuevas posibilidades a la formación personal de los individuos. 

Hacia una integración de las nuevas tecnologías

A pesar de las diferencias entre el Club TEDEd y LecTokers, en el instituto consideran que ambas iniciativas tienen un claro punto en común: además de favorecer la lectura, la comunicación y la expresión, proporcionan a los estudiantes un espacio para transmitir sus pasiones mediante herramientas, soportes, redes sociales y plataformas que utilizan en su día a día. «El futuro ya está aquí y herramientas de este tipo tienen que permitirnos potenciar el conocimiento. Sin embargo, y a pesar de sus puntos fuertes, hay que saber seleccionar las tecnologías de forma adecuada y usarlas con un criterio», argumenta Diego Ribeira.

Desde su perspectiva, si los docentes actúan como filtro en una sociedad sobreinformada y eligen de forma meditada los mensajes y las herramientas óptimas para cada tarea educativa, pueden crear un marco adecuado para la formación y la construcción personal y cívica de los estudiantes. Y esta idea la tienen clara en el IES Villa de Valdemoro, donde ya fijan la vista en la evolución de estos proyectos y donde, en definitiva, ya están encontrando un equilibrio entre la labor académica y las omnipresentes tecnologías de la comunicación.

Texto_Sara Lázaro Lucena

Fotografía_Ncuadres

 

Publicidad LRDV