Inicio Deportes Luis Castellanos, promesa del golf nacional

Luis Castellanos, promesa del golf nacional

418
0
patrocinado

En el año 2002 los padres de Luis llegaron a Valdemoro, al recién construido barrio de El Restón. En las calles de este barrio ya asentado en nuestro municipio ha crecido esta joven promesa del golf. Cogió su primer palo con tan solo cinco años, aunque no fue hasta dos años más tarde cuando inició su carrera en este deporte.

Luis destaca por la serenidad en el juego. A nivel técnico, con tan solo doce años registra un drive de 240 metros, en el golpe corto se maneja muy bien y el búnker también lo domina. En definitiva, Luis es un ejemplo de jugador equilibrado entre la mentalidad, la clase y la técnica. En la actualidad forma parte del equipo del Centro de Tecnificación de Golf de Madrid y tiene una proyección nacional muy prometedora. 

¿Qué tal van los estudios?

Estudio en el colegio Lagomar. Los profesores siempre me han felicitado por las notas, así que estoy muy contento. Me gustan más las asignaturas de letras que de ciencias, especialmente la lengua española, aunque las matemáticas es una asignatura que también se me da muy bien. Mis entrenadores me exigen buenas notas para poder seguir practicando golf a un nivel más alto.

Contenido Patrocinado
Publicidad LRDV

¿Has practicado otros deportes?

Durante bastante tiempo jugué al fútbol y lo compaginé con el golf. Jugaba en la Escuela de Fútbol de Valdemoro de mediocentro, aunque también fui portero en el equipo de fútbol sala del Lagomar. Cuando me decidí a mejorar mi juego en golf opté por dejar el fútbol. Corría el riesgo de tener alguna lesión y necesitaba invertir más tiempo de entrenamiento en el campo de golf. Otro deporte que se me ha dado muy bien es el atletismo. He ganado varias carreras en Valdemoro, he quedado tercero en la carrera de Valdebebas. Me gustan las carreras de un kilómetro de distancia, también he participado en carreras de campo a través.  El año pasado me clasifiqué para el Campeonato de Madrid, pero la pandemia impidió que participara.

¿En qué inviertes tu tiempo libre?

Solemos quedar para cenar por El Restón. Nos gusta estar en la zona del centro comercial y el parque de Los Lagos. No tengo mucho tiempo de ocio porque entre semana el colegio, estudiar y entrenar ocupan todo mi día. Los fines de semana, que es cuando más salen mis amigos, suelo tener competiciones de golf. Cuando puedo, me gusta mucho ir al cine de El Restón y a la bolera a jugar con amigos.

¿Cómo descubres el golf?

Mi padre jugaba al golf. Con cinco años le acompañé al campo Palacio de Negralejo y di algunas bolas. Pasó mucho tiempo sin volver a tocar los palos, con siete años me volvió a picar la curiosidad y les comenté a mis padres que me gustaría empezar a jugar. El mismo año que empecé a jugar conseguí el hándicap para disputar torneos nacionales. Para obtener el hándicap tienes que pasar tres pruebas (tres, seis y nueve hoyos) según el resultado de esas tres pruebas te asignan un nivel o hándicap. Todos los niños empiezan con hándicap 54, el más alto, pero pronto conseguí bajarlo a 41 y después por debajo de 36, límite para jugar a nivel nacional.

¿Cómo recuerdas tu primer contacto con el palo?

Recuerdo que había muchos palos y no sabía para qué servía cada uno de ellos. Mi padre me dio uno de los palos y me enseñó a agarrarlo. Mi padre siempre ha dicho que desde los cinco años ya apuntaba maneras. Aunque durante dos años no volví a jugar, creo que la buena sensación se quedó ahí y es lo que hizo que me animara a volver a coger un palo.

¿Qué es lo que te hizo decantarte por el golf y no por el fútbol?

Durante un tiempo estuve practicando los dos deportes a la vez. El golf fue poco a poco cogiendo más importancia en mi día a día y me gustaba más practicarlo. Me decidí por el golf porque es un deporte más tranquilo, donde las lesiones son menos habituales. Además, es un deporte que requiere mucha concentración y en el que todo depende de tu juego.

¿Cómo fueron tus primeros pasos en el golf?

Comencé a entrenar en el Centro Nacional de Golf, pero pronto pasé a jugar al Centro de Tecnificación de Golf (CTG). Ahí conocí a Luismi, fue el primer entrenador que consiguió que me empezara a interesar mucho por este deporte. Con Luismi aprendí mucha técnica, pero también nos hacía jugar mucho campo. Las clases con él me gustaban porque sabía transmitir su pasión por el golf y ayudarte a mejorar en aquello que no dominabas tanto.

Pronto pasas a formar parte del equipo del CTG. ¿Qué supone pasar a ser integrante de un equipo?

Lo primero que cambió fueron las horas de entrenamiento. Comencé con una clase de una hora a la semana y al pasar al equipo del CTG empezamos a entrenar dos días a la semana. Ahora estoy entrenando cuatro días a la semana (martes, jueves, sábados y domingos) un total de diez horas semanales. El equipo tiene jugadores de todas las edades y en total somos 120 jugadores. De mi edad hay unos treinta. En los dos años que llevo en el equipo he aumentado las horas de entrenamiento y eso se ha visto reflejado en mi nivel de juego. Entré al equipo con hándicap 30 y actualmente tengo hándicap 7.

Háblanos de tu club.

El equipo pertenece al Centro de Alto Rendimiento de Golf y su director es Freddy Lilly, que proviene del Centro Especializado de Alto Rendimiento de Golf de la Federación de Madrid donde también es director. Hace muy poco han fichado a dos de los mejores profesores de Madrid: Antonio Hortal y Miguel Carrasco, que vienen del campo de golf de La Dehesa. Junto con más profesores han creado un equipo de entrenadores muy bueno, de lo mejor de la Comunidad de Madrid. En el club competimos por categorías, hay grupo de benjamines, alevines, infantiles, cadetes y juveniles. Una de las cosas por las que destaca el club es que ocho de los jugadores que juegan en el Centro Especializado de Alto Rendimiento de Golf de la Federación de Madrid forman parte de nuestro club. Allí entran los ocho mejores, cuatro chicos y cuatro chicas, que están becados y se centran en estudiar y jugar al golf en exclusiva.

¿Cómo se consigue bajar hándicap tan rápido?

El hándicap es el número que establece tu nivel de juego y limita el número de golpes que puedes dar para terminar un campo. Si el número de tu hándicap es alto puedes dar más golpes, cuanto más bajo sea mayor es la dificultad. Para poder bajar tu hándicap tienes que jugar, lo que supone exponerte también a obtener malos resultados y subir de hándicap. En la actualidad el hándicap es mundial, de las últimas veinte tarjetas se hace la media de las ocho mejores. Para bajar tu hándicap tienes que jugar una tarjeta de las que ya jugaste y mejorar el número de golpes. La clave para aumentar tu nivel es jugar muchos torneos, estar en el campo y enfrentarte a situaciones muy diferentes porque ningún campo es igual y ningún golpe es igual.

¿Cuál es tu dinámica de entrenamientos?

Cada día entrenamos dos horas y media, que a su vez se dividen en sesiones de cuarenta minutos en las que entrenamos ámbitos específicos del golf. Los martes entrenamos en el propio campo, táctica de juego, después tenemos entrenamiento en los greens y golpe largo en la cancha de prácticas con Freddy. Los jueves volvemos a practicar el golpe largo con Michael, hacemos sesiones de físico con un entrenador de la Federación y terminamos con golpes en búnker y approach alrededor de green. Los fines de semana insistimos en el juego corto, cancha de prácticas y juego en el propio campo. Además, tenemos un preparador físico con el que hacemos ejercicios de cadera y hombros que nos permitan mejorar el golpe. También nos preparamos físicamente para competiciones más importantes. Por ejemplo, el campeonato nacional son tres días de competición y requiere de una buena condición física.

¿Qué aspecto del golf crees que es el más complicado?

El golf es un deporte muy psicológico. Para mí, lo más complicado es saber levantarte y no perder la calma después de un mal golpe. En el campo estás solo, con los palos y la bola. Cada golpe supone tomar una decisión que te acerque al hoyo y cuando no lo consigues o tienes un mal día es muy fácil rendirse y tirar la toalla. Creo que los mejores golfistas son aquellos que son buenos técnicamente, pero, sobre todo, saben gestionar las situaciones complicadas que se dan en un partido.

Empezaste compitiendo en torneos de la Comunidad de Madrid, pero ya has dado el salto al nivel nacional. ¿Cuándo fue tu primer torneo fuera de Madrid y en qué ciudades hasta estado jugando?

Mi primer torneo nacional fue el Miguel Ángel Jiménez, que se disputó en Naturávila. Como benjamín me clasifiqué hace dos años para disputar el Campeonato de España que se celebró en Tarragona, donde obtuve el puesto vigésimotereer puesto. He jugado bastante en el campo de Illescas, Layos en Toledo, en el Centro Nacional de Golf, Somosaguas, Las Rejas en Majadahonda. En Alicante disputé la final del circuito de Miguel Ángel Jiménez por ganar uno de sus torneos en Ávila. 

¿En qué consiste tu temporada de competición?

Suelo tener al menos un torneo a la semana, hay algunas semanas que puedo disputar hasta dos torneos en el mismo día. Nuestro calendario se divide entre torneos organizados por la Federación Madrileña de Golf y los torneos organizados por el club. Algunas veces los torneos coinciden y tengo que jugar varios a la vez. Yo quiero participar en todos los torneos de mi club y además disputar los de la federación porque son puntuables para la competición nacional. 

¿Cuál es la dinámica de un torneo?

Dependiendo de la edad juegas nueve o dieciocho hoyos. Las salidas pueden ser de dos formas, todos saliendo del tee del hoyo 1 con intervalos de tiempo de diez minutos o cada partida, cuatro jugadores, desde un hoyo diferente. El juego consiste en hacer hoyo con el menor número de golpes posibles. Los torneos de campo corto suelen durar entre una hora y media y dos, los torneos de campo largo se suelen extender hasta las cuatro y cinco horas. La temporada empieza con el buen tiempo y cuando llega el invierno hay menos competiciones. Las finales se dividen entre la primavera y el verano. Este mes de mayo juego el Campeonato de Madrid y según la clasificación que obtenga podré ir al Campeonato de España que se disputa en Barcelona.

¿Cómo es la competición nacional?

Cuando participas en un torneo nacional lo primero que sientes es que el nivel de los jugadores es mucho más alto. Cuando competí en el Campeonato de España, tengo que reconocer que me puse un poco nervioso. Hay público, muchos más árbitros y te hacen una presentación con tu nombre, toda la atención está en ti y en tu juego. No estaba acostumbrado a ese ambiente porque en la competición de Madrid no existe. Ahora estoy más acostumbrado a ello y consigo controlar mejor los nervios.

¿Qué torneos te han motivado a seguir apostando por el golf?

El primer torneo que gané fue en el Centro de Tecnificación y me animó mucho a seguir competiendo. El año pasado quedé tercero en el Campeonato de la Comunidad de Madrid, algo que también me hizo pensar que me quería seguir dedicando a ello. Era mi primer año de alevín y en ese torneo me enfrenté a gente de segundo año que tenían mejor hándicap que yo y conseguí ganarles. El cambio de categoría no me costó mucho porque venía muy preparado. En general, el año pasado fue un impulso muy grande para seguir jugando al golf, conseguí bajar el hándicap de veinte a nueve.

¿Cómo compaginas tantas horas de entrenamiento con los estudios?

Entre semana tengo el horario normal del colegio hasta las cinco de la tarde. Los días que entreno tengo permiso para salir quince minutos antes del colegio y poder llegar a entrenar. Cuando vuelvo a casa son las nueve de la noche, me da tiempo a cenar y hacer alguna tarea. Si me quedan deberes pendientes suelo levantarme más pronto al día siguiente para hacerlos antes de entrar al colegio a las nueve. Los lunes y miércoles son días más relajados porque no tengo entrenamiento. También fue uno de los motivos por lo que dejé el fútbol, necesitaba tener al menos dos días a la semana más tranquilos para dedicarlos al estudio.

A pesar de ser un año raro, el 2020 ha sido muy buen año para ti en lo deportivo.

Aunque el confinamiento paralizó todo, lo cierto es que aumentar el nivel de horas de entrenamiento me ha permitido mejorar mucho mis resultados. El año pasado conseguí el segundo puesto en el Torneo del Centro Nacional, ser tercero en el Campeonato de Madrid absoluto de Aranjuez, Campeón de Madrid de la copa de 11 años y tercero en el absoluto del Campeonato de Madrid de Pitch and Putt y un quinto puesto en el Campeonato IMG, un torneo internacional que se celebró en Retamares. Además, gané la liga del CTG y tres de las siete pruebas que organizan.

¿Qué objetivos te marcas para el 2021?

Mi objetivo es bajar el hándicap entre 5 y 4 para estar en el corte de la siguiente categoría, infantil. Este año ya he ganado cuatro torneos del CTG y el torneo de Layos (Toledo), que es puntuable para el Campeonato de España. He quedado segundo en el puntuable para el Campeonato de España de Valdeluz (Guadalajara) y segundo en el puntuable celebrado en el campo de golf de Las Rejas. El objetivo más cercano es el Campeonato de Madrid que se celebra en Aranjuez en mayo y el gran objetivo es el Campeonato de España, que se celebra en Barcelona la primera semana de julio, donde tengo puestas muchas esperanzas.

 

Luis está experimentando una progresión muy favorable dentro del golf, lo que apunta a que podrá llegar ser un futuro golfista de torneos internacionales. Dentro del club ya es un ejemplo para los niños más pequeños por su esfuerzo, constancia y talento. Actualmente es el número uno en Madrid a nivel de hándicap y se posiciona entre los cinco mejores de España.

Texto_Sergio García Otero

Fotografía_Ncuadres

¿Has leído el último número de nuestra revista?

 

Publicidad LRDV