Inicio La Revista de Valdemoro Valdemoro ¡Ya disponible nuestro Nº 76!

¡Ya disponible nuestro Nº 76!

1287
0
patrocinado

!Lee el nuevo número ahora!

No vayan ustedes a comparar la historia de Francia, de España o de Inglaterra, tan llenas ellas de guerras, de imperios y de actos heroicos, con la historia de Suiza. Los libros de historia de España, de Inglaterra o de Francia son así de gordos y están llenos de cuadros de batallas, de retratos de conquistadores, de fotos de hazañas; y, en cambio, los libros que narran los últimos doscientos años de la historia de Suiza podrían resumirse con una sola frase: «En 1815, en el Congreso de Viena, las potencias europeas reconocieron la neutralidad perpetua de Suiza».

Lo fácil que lo tiene un adolescente suizo para hacerse una chuleta para un examen de Historia. Desde 1975, la historia de España se parece cada vez más a la de Suiza. Los españoles nos hemos vuelto incluso un poco suizos: más tranquilos, sin sobresaltos, hasta más aburridos y menos apasionados. Es el precio que hay que pagar por vivir en paz, sin guerras, sin hambre en las calles, con cierta estabilidad social… Hemos visto que, en época de polarización y tensiones políticas, de guerras y de crisis sociales, como intuye Bill Maher, las noticias falsas y la desinformación bien pudieran ser el primer borrador de los libros de Historia. Sin embargo, en épocas tranquilas y de cierto bienestar social, son las publicaciones como La revista de Valdemoro las que marcarán las pautas de los libros de Historia, que estarán llenos de clubes deportivos, de asociaciones ciudadanas, de retratos de artistas, de escritores, de deportistas, de arquitectos y poetas…

Así me gusta imaginar La revista de Valdemoro, que cumple este mes de junio siete años: una publicación amable, sin estridencias, que ensalza valores humanos de alto vuelo, que invita a la participación ciudadana, a admirar y respetar al vecino, que despierta nuestro interés por la cultura y nos anima a comenzar proyectos personales que puedan mejorar el mundo. Ojalá la historia de España siga así de aburrida. Ojalá sigamos condenados a una paz perpetua. Y que podamos resolver el conflicto más grave que se nos venga encima como habrían hecho los suizos antes del Congreso de Viena de 1815: atravesando con una flecha la manzana verde y jugosa que han colocado sobre la cabeza de nuestro hijo… (¡Es broma!). La revista de Valdemoro: siete años de pequeños pastelitos suizos.

Contenido Patrocinado
Publicidad LRDV