Inicio Educación Entrevista con Eva Chamorro Guillén y Pierre Freiherr von du Prel

Entrevista con Eva Chamorro Guillén y Pierre Freiherr von du Prel

1457
0
patrocinado

Aprender alemán y francés en Valdemoro

Me gustaría apuntar tres razones (quizá no tan obvias) para estudiar lenguas extranjeras. En primer lugar, investigaciones científicas serias han demostrado que aquellas personas que comienzan a aprender idiomas de forma idónea a edades tempranas desarrollan mayor empatía hacia el prójimo, se muestran más comprensivas ante las opiniones de los demás, escuchan de forma más activa y muestran mayor interés por otras culturas. Las personas que estudian lenguas extranjeras, consciente o inconscientemente, están desarrollando todas esas destrezas tan necesarias hoy en día. Estudios científicos han demostrado también que aquellas personas que consiguen cierto grado de bilingüismo (y alcanzar un nivel B1 en una lengua extranjera supone haber conseguido cierto grado de bilingüismo) pueden retrasar hasta cinco años el inicio de los síntomas de enfermedades como el alzhéimer o la demencia senil. Las personas que estudian lenguas extranjeras, pues, están cuidando de su salud mental. Por último, las personas que saben más de un idioma son, admitámoslo sin reparos, gente guay: el héroe de las películas de acción es un héroe no solo porque decide tirarse de un avión sin paracaídas o porque puede derrotar a varios enemigos a la vez a puño limpio; el héroe de las películas de acción es un héroe, también, porque es capaz de intercambiar información en árabe con aquellos traficantes de armas, de comunicarse en ruso con este científico nuclear al que se le ha ido la cabeza o de hablar en perfecto chino mandarín con un hacker informático que se ha encontrado con una información que puede comprometer la paz mundial…

Tengo enfrente de mí a dos personas que, a través de su trabajo como profesores de idiomas, se dedican a ayudar a sus alumnos a mostrar más empatía por el prójimo, a escuchar de forma más activa, a mostrar más interés por otras culturas, a cuidar de su salud mental. Tengo delante a dos personas que consiguen que, a final de curso, sus alumnos sean gente más guay de lo que eran cuando comenzaron el año académico en septiembre… Todo ello dentro de una educación pública y reglada. Todo ello dentro de unos estudios que, tras su finalización, garantizan unas titulaciones que permiten conseguir puntos extra para muchas oposiciones. Pierre es el jefe del Departamento de Alemán en la Escuela Oficial de Idiomas de Valdemoro. Eva es la jefa del Departamento de Francés.

¡Hola, y bienvenidos a los dos!

[Eva] Bonjour!

Contenido Patrocinado
Publicidad LRDV

[Pierre] Hallo!

¿Por qué resulta beneficioso estudiar un idioma extranjero como el alemán?

[Pierre] Vivimos en un mundo abierto en que las fronteras físicas ya casi han desaparecido y resulta mucho más fácil visitar otros países o, incluso, vivir, estudiar o trabajar ahí. Y gracias a internet, las posibilidades de conocer otros países y culturas, como también las de hacer nuevos amigos, son casi infinitas. Los idiomas son la clave para abrirse paso hacia nuevos mundos, entender nuevas mentalidades y ver nuevas formas de pensar y actuar. Es decir, ayudan a ampliar el horizonte personal. En el caso del alemán, estamos hablando de la lengua oficial más hablada de la Unión Europea: más de 100 millones de personas usan este idioma a diario en países como Alemania, Austria, Suiza, Luxemburgo y partes de Dinamarca y Bélgica. En el caso de Alemania, no puede olvidarse que es un país con mucho peso en el ámbito internacional. Y no solo me refiero a que cuenta con una economía muy fuerte, sino también a que tiene mucha importancia a nivel turístico, cultural, científico o ecológico.

¿Cuáles son los beneficios para decidir estudiar francés en estos momentos?

[Eva] La verdad es que mi primera apreciación no puede dejar de ser subjetiva: se trata de un idioma que siempre me ha encantado por su sonoridad y delicadeza y que encierra, para mí, una esencia asociada a historia, paisajes, arte, modo de vida, gastronomía, moda. No hay que olvidar que hasta no hace tanto tiempo Francia era la meca de la cultura. Todo ese conjunto de realidades y sensaciones es lo que quiero transmitir con mi trabajo ¿Qué mayor beneficio puede existir que disfrutar aprendiendo y poder acceder a todas esas facetas de manera fluida y autosuficiente? Pasando a los datos más objetivos, no hay que olvidar que actualmente más de 200 millones de personas hablan francés en los cinco continentes y es el idioma oficial en 33 países. A eso hay que sumarle los 68 países que lo utilizan de manera habitual en su comunicación cotidiana. Además, es idioma oficial de muchos organismos internacionales como la ONU, la Unesco, el FMI, o la Unión Europea. La diversidad de motivaciones por las que nuestros estudiantes eligen estudiar francés nos da también muchas pistas acerca de las ventajas de aprender francés: complementar estudios secundarios, buscar la excelencia en su formación, enriquecer el currículum, abrirse al mercado laboral, facilitar la comunicación en los viajes o, sencillamente, compartir el placer de aprender esta lengua con personas de gustos afines. Estas son, sin duda, las claves.

¿Por qué estudiar francés en la Escuela Oficial de Idiomas de Valdemoro?

[Eva] He empezado a trabajar en la EOI de Valdemoro este curso y tengo que decir que es una de las mejores escuelas que conozco. Las instalaciones son modernas, cuidadas y muy funcionales. Todos, desde el personal no docente hasta el equipo directivo, pasando evidentemente por todos los profesores, se desviven por ayudar, resolver dudas, apoyar a los compañeros y a los alumnos, buscar soluciones. La excelente coordinación y colaboración entre todos y el constante ánimo de mejorar hacen del centro un lugar ideal para trabajar y para estudiar. Esto es algo que se agradece muchísimo en cualquier circunstancia, pero más aún en las que estamos viviendo con motivo de la covid-19. Desde luego, aquí los estudiantes pueden estar tranquilos: limpieza escrupulosa y organizada, entrada escalonada, control de temperatura. Y, a pesar de la distancia y de las mascarillas, el calor humano, la conexión, la interacción, el ambiente cercano hacen que, durante unas horas, todos salgamos con la impresión de haber «respirado» un poquito.

¿Por qué es buena idea aprender el alemán en la EOI de Valdemoro?

[Pierre] En nuestro centro, se dan cinco horas semanales en un idioma y es posible obtener la titulación oficial del nivel B1 en tres años. Este título ya resulta muy útil a la hora de buscar trabajo o de solicitar becas universitarias. Además, hablamos de un centro con muy buenos recursos educativos y de una enseñanza moderna, amena y económica. En Valdemoro no existen muchas instituciones que ofreccan tantas ventajas a la vez.

¿Cómo se plantean las clases?

[Pierre] Siempre que se pueda, se ofrecen clases presenciales en las que el centro de atención es el alumno. Hace 20 o 30 años, las clases de idiomas eran muy teóricas y muy enfocadas hacia la gramática y el vocabulario. No me malinterpretes, estos dos elementos lingüísticos siguen siendo muy significativos a la hora de estudiar un idioma, pero el enfoque de las clases ha cambiado. La gramática y el vocabulario son la base de cualquier idioma, pero al mismo tiempo son una herramienta para llegar a un objetivo muy importante: la comunicación, o sea, el hecho de entender y hacerse entender cuando se habla con extranjeros. Por este motivo, las clases hoy día son mucho más prácticas. El alumno debe entender por qué y con qué fin aprende la gramática y el léxico. Y no se trata simplemente de aprenderse de memoria unas tablas de verbos irregulares y recitarlas posteriormente. Hay que usar de inmediato los nuevos contenidos y en su contexto correcto. De esta forma, la mente entiende enseguida cómo y en qué situación concreta es apropiado utilizar lo recién aprendido. Además, de este modo resulta mucho más fácil memorizar cualquier nuevo contenido. En inglés, hablan de learning by doing (aprender mientras se hacen cosas). Para lograr este enfoque comunicativo, se recurre a todos los medios posibles: tanto tradicionales (métodos de última generación, tareas que se hacen en pareja o grupo, etc.) como modernas (aplicaciones para móviles, diccionarios digitales, plataformas como YouTube, etc.). Aparte, se organizan muchas actividades como talleres sobre un tema específico, viajes a países de habla alemana o fiestas típicas como la Oktoberfest. Por último, es preciso mencionar la importancia que tiene la autonomía del alumno. Se le enseña a estudiar de manera independiente y sin la necesidad de recurrir constantemente a la ayuda del profesor. De hecho, muchas veces no me veo como profesor, sino más bien como un entrenador que solo aparece si es necesario. Al fin y al cabo, son los alumnos los que deben usar el idioma lo máximo posible, y no el profesor.

¿Qué metodología se utiliza en la enseñanza del idioma francés?

[Eva] Normalmente partimos de la base de un libro de clase para que los alumnos se sientan ubicados en los objetivos y contenidos del curso que les corresponde. A partir de ahí, yo diría que el papel del docente tiene una gran carga creativa. Utilizamos todo tipo de materiales que puedan hacer las clases más vivas, amenas y conectadas con la realidad y la actualidad del idioma que enseñamos. Hay que tener en cuenta que las sesiones duran algo más de dos horas y que es necesario mantener la atención y las ganas durante ese tiempo. Trabajamos con metodología comunicativa, centrada en la comprensión y expresión oral y escrita. Personalmente, me gusta usar materiales muy diversos: audios sacados de programas de radio, vídeos de internet, artículos de actualidad, documentos muy visuales. Intento organizarme en la diversidad y mantener un ritmo muy activo. Otro aspecto esencial para mí es motivar a mis estudiantes para que se sientan parte esencial de la clase; que participen, que reflexionen, que pregunten, que utilicen los errores de manera asertiva y constructiva y, sobre todo, que interactúen y lleguen a su casa con la sensación de haber disfrutado aprendiendo.

¿Cuál es el perfil del alumnado de la EOI de Valdemoro?

[Eva] Aquí llegamos al que es para mí el aspecto más apasionante de mi trabajo. En lo que se refiere al francés, tenemos la suerte de tener un alumnado que acude a clase con un alto nivel de motivación. Al no tratarse de un idioma considerado como obligado para la prospección profesional en general, quien se matricula en él lo hace realmente por gusto y eso se nota en el ambiente y el desarrollo de las clases. El rango de edades va de los 14 años en adelante, así que podemos tener grupos en los que coinciden estudiantes de la ESO, universitarios, personas ya integradas en cualquier sector del mundo laboral, gente en paro, jubilados… Por supuesto, también se integran en nuestras aulas personas que tienen algún tipo de dificultad o discapacidad auditiva, visual, motriz o de otro tipo. Las herramientas y la ayuda con la que contamos nos permiten adaptarnos a sus necesidades en la medida de lo posible. Esta diversidad es una de las señas de identidad de las escuelas oficiales de idiomas. Conviven la frescura y la madurez, se intercambian experiencias y maneras de ver el mundo. Contrariamente a lo que pueda parecer, la variedad en el público al que nos dirigimos no es un problema, sino un reto extraordinario que da frutos maravillosos.

¿Cuál es el perfil de los alumnos y por qué estudian el alemán?

[Pierre] Nuestros grupos son muy heterogéneos y en clase se juntan personas de distintas edades y de diferentes ámbitos sociales. Asimismo, los motivos por los cuales nuestros alumnos deciden estudiar el alemán son muy diversos: por cuestiones profesionales, por razones personales, como tener a familiares o amigos procedentes de países germanoparlantes, o simplemente, porque les gusta aprender idiomas. Para mí es un auténtico placer trabajar con grupos tan diversos que reúnen a personas de distintas generaciones y por diferentes motivos. A lo mejor puede pensarse que tanta diversidad impide aprender bien un idioma, pero no olvides que todos los que vienen a clase tienen una meta común: aprender bien la lengua alemana. Esto forja muy bien el espíritu y el ambiente de trabajo en clase. Y, a su vez, se progresa más satisfactoriamente en el aprendizaje y la motivación es aún mayor. Y para la enseñanza de un idioma como el alemán, que al principio es tierra desconocida para muchos, estos aspectos son cruciales.

¡Muchas gracias por vuestro tiempo y suerte con las clases!

[Pierre] Danke für das Interview und auf Wiedersehen!

[Eva] Merci à vous et à bientôt!

Eva Chamorro Guillén nació en Madrid en 1965. Desde muy pequeña tenía claro que quería ser profesora y que su pasión eran los idiomas. Doctora en Filología Francesa por la Universidad Complutense de Madrid (UCM), completó su formación residiendo en ciudades como Toulouse, Pau o Dijon. Su trayectoria profesional transcurrió durante varios años entre Francia, España y Eslovaquia. Allí tuvo la oportunidad de desarrollar su vocación en multitud de sectores: enseñanza secundaria, academias, empresa privada, cámaras de comercio… Además, ha trabajado como traductora e intérprete en lengua francesa. En 2001 regresó definitivamente a España como docente en la Universidad Alfonso X el Sabio. Más tarde apostó por la enseñanza pública en escuelas oficiales de Madrid, donde lleva a cabo su actividad docente desde 2004.

Pierre Freiherr von du Prel nació en Alemania, país en que pasó su infancia y gran parte de su adolescencia. En España, lleva casi 30 años viviendo. Se licenció en Filología Alemana (UCM) y en Traducción e Interpretación (CES Felipe II de Aranjuez). Durante su carrera universitaria, también pasó varios meses en Lille (Francia) e Irkutsk (Rusia). Desde el 2004, imparte clases de alemán por diferentes escuelas oficiales de idiomas de la Comunidad de Madrid. En la EOI de Valdemoro, está dando actualmente su tercer curso académico. Esporádicamente, también trabaja de traductor jurado.

*******************

Muy pronto se llevará a cabo la preinscripción de la matrícula en la Escuela Oficial de Idiomas de Valdemoro para el curso 2021-2022 (toda la información actualizada puede encontrarse en www.eoivaldemoro.es). Lo ideal, si se quiere obtener una plaza en el idioma, curso y horarios deseados, es formalizar la preinscripción dentro de los plazos establecidos por la Comunidad de Madrid. Sin embargo, nos informan que, aunque no se consiga hacer la preinscripción a tiempo, siempre merece la pena solicitar información sobre posibles vacantes a través del correo electrónico de la Escuela de Idiomas (eoi.valdemoro.valdemoro@educa.madrid.org). El curso suele comenzar a finales de septiembre y siempre pueden quedar plazas libres en determinados grupos.

Texto_Fernando Martín Pescador

Fotografía_Ncuadres

 

 

Publicidad LRDV