Inicio Entrevistas Entrevista con Manuel Alcocer – Magic Manu

Entrevista con Manuel Alcocer – Magic Manu

395
0
patrocinado

Magia. Para algunos, todo aquello que no entendemos. Para mí, en cambio, hay magia cada vez que lo entiendo todo. A veces, hay magia, hasta cuando, sencillamente, entiendo una pequeña parte de ese todo. Magia. Para algunos, todo aquello que desconocemos. Para mí, llámenme loco, la capacidad de conocernos a nosotros mismos y la suerte, la buena fortuna, de poder conocer a aquellos que nos rodean. Magia. Para algunos, lo inexplicable. Para mí, soy así, hay magia cada vez que mi hijo me explica en qué consisten las artes marciales mixtas, quién pelea el próximo fin de semana o qué estrategia de combate siguió el nuevo campeón de los pesos gallo. Magia. Para muchos, lo inesperado. Para mí, lo que espero de mi día a día, del sol y de la lluvia. Magia. Para algunos, superstición y engaño. Para mí, conexión, complicidad, descaro. Magia. Para algunos, puro entretenimiento. Para mí, entretenimiento puro. Magia. Más para ilusionistas que para desilusionados. Y, si esta introducción ha conseguido que nuestro querido lector esboce una sonrisa, ya no es magia. Es arte de magia.

Hoy me he tomado un café con un mago. Manuel Alcocer, Magic Manu. Con un as debajo de su manga; en su mano, un dólar de plata. Ha traído una baraja francesa y unas bolas blancas, tamaño bola de futbolín, que mueve con rapidez, de un dedo a otro, mientras me habla de su vida de mago. Manuel cree, como yo, que la magia es trabajo, esfuerzo, ensayo. La tarde anterior fue a Madrid a un taller de magos que recibían la visita y las lecciones de un mago internacional. Manuel Alcocer nació en Madrid y vive en Valdemoro desde 2006.

¿Cuándo y cómo te iniciaste en la magia?

Cuando somos niños sabemos lo que queremos ser. Tal vez, no siempre podamos dedicarnos a ello, pero ya hay cosas que nos llaman la atención más que otras. De pequeño, veía en la televisión a Juan Tamariz haciendo trucos con cartas y con un cochecito de madera que se paraba siempre en la carta que había que adivinar, y yo quería ser mago. Coincidió, además, que las hijas de Juan Tamariz iban al mismo colegio que yo. Verlo en la tele y luego verlo en persona llevando a sus hijas al colegio me despertó la llama de la magia. A esto se añadió que, en unas vacaciones, coincidimos con Collin, el marido de una amiga de mi madre. Y Collin sabía magia. Pertenecía a un grupo de teatro en el que había bailarines, músicos, distintos artistas y, además, tenían un número de magia. Collin me enseñó magia. En nuestro viaje en autobús a la playa, hizo desaparecer una carta y me conquistó. La carta había desaparecido delante de mis ojos. No la había tirado en un descuido, no la veía por ninguna parte. A partir de entonces, yo decía que quería ser mago.

Contenido Patrocinado
Publicidad LRDV

¿Tuviste el juego de Magia Borras?

Yo diría que con el juego de Magia Borras hemos empezado la mayoría de los magos de este país. No es para profesionales, obviamente, pero es un set de mago bastante completo para iniciarte en el mundo de la magia. Curiosamente, siguen vendiéndose y siguen renovando los trucos. Ahora hay mucha magia con los teléfonos móviles, con las tablets…

¿Te has especializado en alguna modalidad de magia?

A mí me gusta la magia de cerca, la que es posible gracias al trabajo, al esfuerzo, a los ensayos y a la práctica continuada del mago. Manipular monedas, bolas o cartas para que desaparezcan requiere mucho trabajo. Me he especializado en ese tipo de magia: me gusta empezar a soltar cartas de una mano vacía, que desaparezca la bola que tengo entre las manos y, luego, de repente, aparezcan cuatro. Y todo eso se consigue con la práctica. Al principio, yo era muy torpe con las manos. Ahora, consigo cosas muy interesantes.

¿Hay que hacer magia para poder vivir como mago?

El mundo de la magia es muy amplio. Hay magos buenísimos y, por lo tanto, es muy complicado triunfar, hacerte un hueco, hacerte un nombre y vivir de la magia. Supongo que es como todo: si quieres ser futbolista, es muy complicado llegar a ser futbolista de primer nivel. Es un largo camino. El que llega arriba puede tocar los cielos. El que no llega arriba tiene razones importantes para sentirse orgulloso del camino que ha recorrido. Debe darse cuenta de que, si no ha llegado, es porque hay gente mucho mejor que él, porque esa gente ha ensayado y practicado más, o por la razón que sea. Cada uno llega donde llega. Y creo que eso no debe ser fuente de complejos ni de frustraciones.

Al fin y al cabo, la magia es siempre un espectáculo.

Un mago de calle es tan válido como un mago de teatro. El espectáculo y la profesionalidad suelen estar garantizados. El mago que llega a salir por televisión no tiene porqué ser el mejor mago del mundo. Es cierto que, si te llaman de un teatro o una televisión, es porque has llamado la atención y has conseguido una oportunidad, pero hay grandes magos que, por las razones que sean, no han vivido esa oportunidad.

¿Crees en la magia?

Hay quien los llama «trucos de magia». A mí me gusta decir «juegos de magia». Si yo no creyera en la magia, no llevaría a cabo juegos de magia. Como mago, lo primero que debes creer es que tú estás produciendo magia, que has hecho desaparecer una moneda. Si no lo cree el mago, no lo va a creer el espectador. Conocer el secreto del juego es secundario. Desvelar el secreto, obviamente, rompe la magia. YouTube ha sido el medio a través del cual algunas personas, con sus vídeos, desvelen algunos trucos de magia clásicos y eso es una pena. Sin embargo, en YouTube también se han colgado vídeos de magos internacionales a los que no es fácil ver en España y eso nos ha permitido ver trabajar a grandes artistas de la magia.

Como parte de distintas campañas de promoción de una compañía de bebidas, estuviste once años haciendo magia por numerosos clubes y pubs.

Ser mago de Schweppes fue una etapa muy bonita. Y, gracias a esa etapa, alcancé un nivel dentro de la magia muy interesante. Trabajar en tantos lugares diferentes en los que había que practicar magia en escenarios muy variopintos, con un círculo de gente a tu alrededor, me ayudó a aprender a lidiar con los ángulos de visión del público. Eso es muy importante a la hora de hacer juegos de magia. Trabajar de día es muy diferente a trabajar de noche. Por la noche, en un pub, la gente está más contenta, el ambiente puede llegar a ser informal e, incluso, más descarado. Aprendes un montón de todas esas vivencias y situaciones. Debes aprender a mantener la atención del público de otra forma, debes aprender a seguir las bromas con habilidad y con tacto. Esos once años me ayudaron a ser el mago que soy hoy.

Durante esos años, ¿ayudaste a mucha gente a encontrar su reina de corazones?

(Rápido y hábil en la respuesta) Y su rey de picas…

¿Qué magos te inspiran?

Ya he mencionado a Juan Tamariz. No va a haber otro igual. Es como Paco de Lucía a la guitarra. No habrá otro igual. Durante muchos años, Tamariz fue un mago de reconocimiento mundial y, hoy en día, muchos magos jóvenes le rinden tributo. Tradicionalmente, los magos más famosos eran estadounidenses. Me encanta que haya magos españoles con esa proyección internacional: Yunke, Jorge Blass, Juan Tamariz, Pepe Carrol… En estos momentos, tenemos magos de cerca que están ganando premios internacionales para España. Debemos estar muy orgullosos. No quiero olvidarme del mago Riversson porque es un referente muy importante en mi vida mágica.

Háblanos de tu mejor noche como mago.

Fue en la sala de magia Houdini, en Madrid. Compartí cartel con un compañero que ya no está con nosotros. Estoy hablando de Arsenio Puro. Un mago excepcional que nos dejó demasiado pronto. Compartí cartel con él y salió todo a las mil maravillas. Aquel día no falló nada. Fue magia de cerca y es uno de los espectáculos más redondos que me han salido en toda mi vida.

¿Qué ocurre cuando algo falla?

Si tienes el show bien montado, en un momento en el que te pueden pasar diferentes cosas, tienes que tener previstas todo tipo de incidencias. Tienes que ser lo suficientemente rápido para que parezca que todo va según lo previsto. Cuando estás haciendo un juego de magia, te puedes olvidar uno de los pasos al explicarlo al público o en el momento de ejecutarlo. Pero, si te has preparado bien el espectáculo, vas a saber cómo hacer creer que está pasando lo que tenía que pasar.

******************************

Es fácil conectar con Manuel Alcocer. Siempre cordial, la conversación ha fluido durante toda la entrevista. También es fácil contactar con su alter ego, Magic Manu. Se puede visitar su página web (http://www.magicmanu.es/) y ahí Manu se ofrece para amenizar todo tipo de eventos: comuniones, cumpleaños, reuniones familiares, reuniones de amigos, cenas de empresa, fiestas privadas… Aunque confiesa que debe actualizar la página web en algunas de las secciones, aquel que se introduzca en ella podrá disfrutar de algunos vídeos con actuaciones de Magic Manu haciendo juegos de magia.

Texto_Fernando Martín Pescador

Fotografía_Ncuadres

 

Audio Entrevista con Magic Manu:

https://mediateca.educa.madrid.org/audio/wyg819mtebvw45wb

 

 

¿Has leído el último número de nuestra revista?