Inicio Reportajes Asociación de Antiguos Alumnos de los Colegios de la Guardia Civil

Asociación de Antiguos Alumnos de los Colegios de la Guardia Civil

542
0
patrocinado
 Fisioterápia Reyes Medina

Valdemoro cuenta con la delegación más grande de las 43 que hay a nivel nacional

 El 20 % de la población local tiene algún vínculo con la Guardia Civil. Esto significa que cerca de 25 000 personas están relacionadas con el cuerpo de una u otra forma. Al hilo de este dato hemos querido reunirnos con la mayor asociación vinculada a la Benemérita: la Asociación de Antiguos Alumnos de los Colegios de la Guardia Civil.

Esta agrupación surge en 1949 a propuesta de un grupo de exalumnos del Colegio Infanta María Teresa (IMT), los pínfanos, en la que tuvieran cabida los procedentes de los distintos colegios de la Guardia Civil y de Carabineros, al quedar unificados los dos cuerpos. El IMT está ubicado en el número 248 de la madrileña calle de Príncipe de Vergara 248, conocido con el sobrenombre de la Las 40 fanegas, actual barrio de Hispanoamérica. Y es que aunque para los vecinos de Valdemoro es muy familiar el término polilla, lo cierto es que su denominación real para los huérfanos es pínfano. El origen de esta expresión se desconoce. Un origen posible se ha señalado que podría estar relacionado con el pífano, flauta travesera muy aguda y utilizada en bandas militares de los siglos XVI y XVII, cuando los huérfanos de padres militares eran admitidos como educandos en las bandas militares. La palabra germánica Pimpf, que viene a significar ‘pequeño huérfano un poco revoltoso’, es otro posible origen del término pínfano. En época de los Reyes Católicos, los pínfanos portaban los tambores de guerra y el mencionado instrumento.

La asociación se crea con el propósito de aunar a todos los huérfanos de la Guardia Civil, con el hermoso anhelo sentimental que todos los exalumnos llevaban en su corazón, para conseguir tener un punto de encuentro y vivir una prolongación de los centros docentes a los que naturalmente no se podía volver. Más tarde se produce la ampliación a todos los alumnos que provienen de centros educativos vinculados al Cuerpo: profesores, guardiaciviles o ciudadanos con vínculo de unión a esta institución. En Valdemoro tenemos la fortuna de contar con los únicos centros que existen en la actualidad: el primero que fue elegido por el Duque de Ahumada como Colegio de Guardias Jóvenes, el Juncarejo o Marqués de Vallejo, y el Colegio Infanta María Teresa en Madrid, ubicación fundacional que pasó a ser una residencia.

La Guardia Civil destinó muchos esfuerzos durante años para dar cobertura a estos huérfanos con el fin de mejorar su situación y la de sus madres viudas. Hasta hace relativamente poco la institución contaba con varios centros donde fueron ubicados los huérfanos después de la Guerra Civil: La Providencia, San Luis y el Salvador en Valladolid, Santo Domingo de Guzmán en Ocaña (Toledo), San Luis de Gonzaga en Zafra (Badajoz), San José en Getafe (Madrid), Divina Pastora en Madrid, María Auxiliadora en Deusto (Vizcaya), Nuestra Señora del Carmen en los Cabos de Pavía (Asturias), la Inmaculada Concepción en Ayllón, la Fuencisla (Segovia), y Corazón de María en Zamora. Otros fueron el Balneario de la Fuensanta (Ciudad Real), Aguas de Bussot (Alicante) y Espinardo (Murcia). Sin olvidar que los primeros huérfanos ingresaban en los Colegios del Ejército por ser un Cuerpo del Ejército: las chicas en Aranjuez y los chicos en Toledo o en Ciudad Real (los Cristinas).

Contenido Patrocinado
La Buha Valdemoro

Pero la sociedad ha evolucionado y los jóvenes que actualmente quedan huérfanos tienen una mayor cobertura por parte de los servicios sociales que en épocas anteriores. En la actualidad, la Guardia Civil destina una partida presupuestaria a la formación de estos jóvenes, pero no se requiere de su ingreso en un internado, una medida que minimiza el trauma por la pérdida de uno de los progenitores.

El objetivo de la asociación es el de estrechar lazos de amistad y fraternidad entre todos los alumnos de los centros de formación de la Guardia Civil. El perfil de los socios es muy variado y la asociación se constituye como un espacio de profesiones muy diverso debido a que el Colegio Infanta María Teresa contaba con la Escuela de Formación Profesional, en la que promocionaban desde ingenieros, profesores industriales hasta todas las ramas de formación. También se admite al profesorado y personas que mantienen un vínculo estrecho con la misma. Muchos vecinos de Valdemoro forman parte de la asociación.

Como muestra de su compromiso con los asociados, y bajo estricta confidencialidad, la asociación también es un ente que ayuda a aquellos socios que atraviesan dificultades laborales o económicas críticas en el ámbito familiar y profesional, que a través de los contactos y relaciones que mantienen con compañeros y empresas se intentan solventar lo antes posible. La asociación está del lado de sus socios en periodos de hospitalización y apoyando a sus familiares cuando se produce el desafortunado trance de la pérdida de un ser querido.

Colegio Infanta María Teresa en 1920. Huérfanos premilitares. Escuela de esgrima. Disciplina obligatoria

Valdemoro, Vicedelegación de Madrid

La Asociación de Antiguos Alumnos de los Colegios de la Guardia Civil cuenta con cuarenta y tres sedes repartidas por todo el territorio nacional. Todas se sitúan en capitales de provincia, a excepción de las ubicadas en Baeza y Valdemoro, ambas motivadas por dos instituciones tan importantes para la Benemérita como son la Academia de Guardias y Suboficiales de la ciudad andaluza y el Colegio de Guardias Jóvenes Duque de Ahumada de nuestra localidad, sin olvidar Juncarejo. Cabe destacar que Valdemoro es la sede que más socios aúna, con una afiliación que ronda los 500 miembros. El medio millar de socios que aporta nuestra localidad a la asociación es una parte muy significativa de los más de 3500 socios que la componen.

La constitución de una sede en Valdemoro como vicedelegación no se produce hasta el año 1991. La decisión es fruto de la enorme contribución, esfuerzo y reivindicación, por el número significativo de socios que nuestra localidad aportaba a la Delegación Provincial de Madrid. Estas circunstancias hicieron que, ya en su creación el 19 de septiembre de 1991, la Vicedelegación de Valdemoro, cuyo primer presidente fue Pedro Manuel Fuentes Martínez, iniciara su andadura con más de 300 socios. Posteriormente, después de varias vicisitudes, pasó a ser la delegación que actualmente conocemos.

La sede fundacional de la asociación se ubicaba en la Plaza de Autos. Allí mantuvieron su actividad hasta el año 2000. Su actual emplazamiento, el parque Duque de Ahumada, es un lugar cargado de historia y simbolismo para la asociación, pues su nuevo local se asienta sobre los pilares del antiguo Corralillo, tercer enclave del Colegio de Guardias Jóvenes. Esta ubicación supone un símbolo para la asociación porque significa mantener viva la presencia de alumnos de la Guardia Civil a lo largo de sus 166 años de historia.

La nueva sede dispone de un bar para atención de los asociados, con un salón que hace las veces de multiespacio. En él se celebra la lotería familiar, cursos de guitarra, bailes de salón y sevillanas, además de ser el espacio central para la celebración de todo tipo de fiestas temáticas como la Feria de Abril, la noche de Halloween, San Isidro, y es punto de partida de grupos de moteros y senderistas.

A lo lago de sus años de historia, los socios y familiares de antiguos alumnos han ido cediendo materiales que hacen referencia a la historia del Cuerpo. Gracias a estas aportaciones la asociación ha conseguido crear un modesto museo que posee un patrimonio muy interesante. Destaca su archivo bibliográfico y fotográfico, a través de este podemos emprender un viaje muy interesante a los orígenes del instituto para conocer cuáles eran sus dinámicas de trabajo.

Los mejores radiotelegrafistas de España salían de Valdemoro porque cuando los jóvenes ingresaban en el colegio, los que elegían la especialidad de transmisiones se les entregaba un aparato reproductor de sonido conocido como chicharra, con la que el alumno practicaba a todas horas. Es reseñable el vínculo que la Guardia Civil tiene con el Servicio de Correos y Transmisiones. Muchos de los alumnos optaron por pasarse y opositar al Cuerpo de Correos y Telégrafos, llegando a ser un número de componentes muy importantes de su plantilla. Como muestra de dicho vínculo de unión entre Correos y la Guardia Civil, es que la Virgen del Pilar también es la patrona de Correos. Si nos detenemos en los primeros fundadores de esta asociación, observaremos que la mayoría pertenecían al Cuerpo de Correos y Transmisiones.

En este museo también se revive la primera banda que tuvo la Guardia Civil y que provenía de Valdemoro, La Charanga. De nuestra localidad salían grandes músicos y compositores, gracias a los cuales hoy tenemos un himno local. El himno de la Guardia Civil también nace en nuestro municipio tras una visita en 1941 del entonces director general Camilo Alonso Vega. Escuchó a los alumnos cantar el himno del Colegio y decidió convertirlo en el himno actual de la Guardia Civil, lo que obligó a componer otro para el colegio. Su archivo también nos lleva al recuerdo que en el colegio se formó la primera promoción de la especialidad de tráfico.

Actividad

Dentro de su calendario se contemplan al menos cuatro o cinco comidas de fraternidad, en festividades clave como la Feria de Abril o Navidades. Además, la asociación propone a sus socios varias salidas temáticas por el territorio nacional a precios económicos, que persiguen ahondar en el conocimiento sobre el cuerpo y la historia de España. Este año, ,se ha programado una visita a la exposición que se ha instalado en la capital con motivo del 175º aniversario de la fundación de la Guardia Civil.

En el marco de la celebración de actos sociales, la celebración del Día del Pilar es quizá el acto más importante para la asociación. La Virgen del Pilar es un símbolo de la Guardia Civil que nace en el Colegio de Guardias Jóvenes Duque de Ahumada y que desde la Asociación de Antiguos Alumnos de los Colegios de la Guardia Civil mantienen muy presente en toda su actividad. La celebración de la cena de gala es otro de los momentos destacados del año, una oportunidad para otorgar galardones de mérito a los socios que durante el año han contribuido altruistamente con su tiempo y esfuerzo a mantener el espíritu de la asociación. En esta gala se hace entrega del reconocimiento al socio de honor, un galardón aprobado por la Junta de Gobierno Nacional en la Asamblea General Fundacional que se celebra anualmente. También se entrega el reconocimiento de socio de mérito que premia a aquellos socios que han tenido una trayectoria extensa en la asociación y han contribuido al su desarrollo. Por último, se hacen menciones a aquellas personas que han destacado a lo largo del año. Otro de los premios que se otorga es la de polilla del año.

Colegio Infanta María Teresa en 1920. Fiesta fin de curso

Dentro de las celebraciones temáticas toma un carácter especial la fiesta de San Isidro. En el argot propio de los alumnos del Colegio de Guardias Jóvenes, los Isidros son aquellos compañeros que no han pasado por el colegio. Además, la celebración de esta fiesta tiene que ver con la fundación del cuerpo en 1848. Su creación se produce en la capital: Vicálvaro y Carabanchel acogían las especialidades de caballería e infantería, respectivamente. Todos los días ambas especialidades se reunían en la pradera de San Isidro donde iban a rezar al santo patrón. La primera promoción de guardias fue conocida como los Isidros por este motivo. Desde la asociación se mantiene esta celebración con el fin de no olvidar esta historia vinculada a los inicios del Cuerpo.

Otra de las propuestas culturales es la celebración de charlas informativas sobre aspectos que pueden ser de importancia para los asistentes. La asociación ha celebrado varias sobre la esclerosis lateral amiotrofia, enfermedad que desafortunadamente han padecido varios de sus socios y con la que tienen una especial concienciación. Uno de los valdemoreños afectado por esta enfermedad y que más acciones llevó a cabo para visibilizarla fue Fernando Mogena, socio de la asociación. Las instalaciones de la asociación también acogen periódicamente presentaciones de publicaciones. En los últimos meses han sido varias las presentaciones de libros que contienen relatos sobre una de las épocas más complicadas de la historia de España, los «años de plomo». La asociación es también un lugar donde surgen iniciativas de socios con intereses comunes. Es el caso del grupo motociclista, todos los fines de semana se organizan diferentes rutas por la demarcación de la Comunidad.

Por último, la asociación cuenta con una publicación revista trimestral y de edición nacional bajo el título Polillas, que se nutre de la actividad de las 43 delegaciones. En sus páginas siempre se incluyen artículos de carácter histórico. La publicación también supone una fuente de ingresos para la asociación a través de los anunciantes que participan en ella. Desde el año 1982 se han emitido un total de 436 ejemplares.

Vínculo estrecho con la localidad

La asociación se vincula con todos los actos que se celebran en el municipio, San Marcos, Reyes Magos, acompañamiento al Santo Patrón Santísimo Cristo de la Salud y están relacionados con el Colegio de Guardias Jóvenes o la Guardia Civil. Uno de los más recientes eventos en los que ha estado presente ha sido la última edición de la Carrera Solidaria Capitán Duque.

Dentro de Valdemoro, la Asociación ha participado en la instalación de diferentes símbolos que ya forman parte del municipio. Uno de los más reconocidos es probablemente la estatua que se yergue en el parque Duque de Ahumada en honor a los guardias civiles. Esta cuenta la importancia de la figura del guardia civil en el cuidado y protección de los huérfanos del cuerpo. La bandera nacional que preside la glorieta Fernando Trapero fue una iniciativa de esta asociación, que se encarga de su mantenimiento anual. Recientemente ha contribuido económicamente en la construcción de la estatua en honor a los polillas que se instalará próximamente en la entrada de las instalaciones del Colegio de Guardias Jóvenes de Valdemoro.

La asociación está embarcada en un ambicioso proyecto de futuro. El próximo 2020 celebrará la Asamblea General Fundacional en nuestra localidad, lo que supone que entre los días 26 y 29 de marzo los delegados y alumnos de todas las sedes nacionales se darán cita en Valdemoro. Las jornadas estarán cargadas de actos, actividades, rutas turísticas, visitas históricas al patrimonio de Valdemoro y festejos. Se estima una participación de entre seiscientas y mil personas. Sin duda un evento de gran calado que requiere de un gran esfuerzo por parte de la asociación y sus asociados.

Recientemente la editorial MIC ha publicado un libro con el título de Polilla: orgullo, espíritu y sentimiento. Lo firma Manuel García Fornell, presidente de la Asociación de Antiguos Alumnos.

Las puertas de esta delegación están abiertas a los valdemoreños que quieran conocer un poco de su vínculo con la localidad, una relación de más de 166 años. Visita nuestro nuevo blog  elcorralillodevaldemoro.wordPress.com

Texto_Sergio García Otero

Fotografía_Ncuadres