Inicio Educación Cómo comunicarnos con nuestro hijo adolescente

Cómo comunicarnos con nuestro hijo adolescente

460
0
patrocinado

¡La adolescencia llega sin avisar! y de un día para otro, nuestro hijo, ese niño encantador al que le encantaba estar con nosotros, que nos contaba todo, que solo pensaba en jugar y que nos tenía en un pedestal, comienza a cuestionarnos, rebate todo lo que le decimos, se vuelve protestón, empieza a querer pasar más tiempo solo y cierra la puerta de su habitación.

La gran cantidad de cambios que se producen, en un breve periodo de tiempo, hacen de la adolescencia la etapa más compleja de la vida.

En este periodo, empiezan a sentirse mayores y necesitan reafirmarse como personas. Quieren tomar sus propias decisiones, seguir sus normas y validar sus principios.

Lo único que debemos tener en cuenta, es que la forma de acompañar y guiar a nuestros niños cambia radicalmente llegada esta etapa. Tenemos que tener presente que necesitan tener su propio espacio y pasar tiempo a solas. Tenemos que respetar su espacio emocional, no pretender saberlo todo, no interrogar continuamente, darles un poco más de libertad y, sobre todo, transmitirles confianza. Es importante también que no confundamos dar espacio con desatender, o libertad con despreocupación. Nuestros hijos tienen que tener la seguridad de que estamos ahí.

Contenido Patrocinado
Publicidad LRDV

A nivel racional quieren ser autónomos, y esa necesidad de afirmación, de sentirse mayores, va a hacer que alguna vez nos muestren algún desplante, pero es importante que sepamos que afectivamente siguen siendo niños y nos necesitan. Nuestra labor como padres es hacerles sentirse queridos, marcarles límites claros y establecer unas normas adecuadas. La comunicación es el ancla perfecta para recorrer de manera exitosa este viaje de la adolescencia.

Algunos consejos para mantener una conexión sólida con nuestro adolescente son:

  1. No dejes de interesarte por él, aunque te diga que le agobias, pregunta y acepta los monosílabos que te da por respuesta. Así se sentirá escuchado y sentirá que te preocupas por él sin sentirse agobiado e invadido.
  1. Sigue acudiendo a verlo a eventos en los que participe, es la forma de que se sienta respaldado emocionalmente. Ahora bien, permanece en un discreto segundo plano y no invadas su espacio, a no ser que te invite a hacerlo.
  1. Practica la escucha activa. Los adolescentes desean ser escuchados y sentirse comprendidos. Cuando venga por voluntad propia a hablarte de sus cosas, pedirte consejo, contarte algo que le ha sucedido, toma un rol de receptor, deja que hable, que te cuente, no interrumpas e intenta no preguntar demasiado.
  1. Cuando seas tú el que va a hablar, para soltarle una charla, intenta ser conciso, breve, no seas reiterativo. Ten paciencia cuando parezca que no te escucha, porque sí lo hace.
  1. Busca temas de conversación sobre aquello que le interese: música que escucha, deportes que le gustan, influencers que sigue, cotilleos de la vida social… Estos temas son un excelente rompehielos y son de gran utilidad para aliviar momentos tensos.
  1. Recuerda mantener el contacto con su centro educativo. Coordínate con los docentes y apóyate en ellos. Consulta al departamento de orientación siempre que lo consideres, infórmate sobre aquellos temas que te preocupen más, solicita herramientas y pautas de actuación y busca apoyo siempre que lo necesites.

Durante esta etapa tan crucial, es importantísimo que aprovechemos cada oportunidad para fortalecer la relación con nuestros hijos, tenemos que estar ahí, pero desde la barrera. Tenemos que armarnos de paciencia, quererlos y confiar en que todo lo que les hemos enseñado durante la niñez, les ha capacitado para afrontar este periodo tan complejo.

Departamento de orientación colegio Nobelis

 

¿Has leído el último número de nuestra revista?