Inicio Entrevistas Hugo y Daniel Montes, pilotos de motocross de Valdemoro

Hugo y Daniel Montes, pilotos de motocross de Valdemoro

219
0
patrocinado

Los hermanos lograron el segundo y tercer puesto respectivamente en el Campeonato de la Comunidad de Madrid de la pasada temporada

 Hace 22 años que Juan Miguel y Nuria llegaron a Valdemoro con su negocio. Se mudaron a El Restón, barrio donde afincaron la nueva sede de su empresa y decidieron formar una familia. Y es que, aunque nacieron en Madrid, los dos protagonistas de esta entrevista han crecido en Valdemoro. Ellos son Daniel y Hugo Montes, hermanos, valdemoreños y, sobre todo, pilotos de motocross.

Los dos hermanos han crecido compartiendo la afición de su padre por las motos, principal motivación para aventurarse en este peculiar mundo. Daniel tiene quince años y Hugo trece. Ambos estudian en el colegio Lagomar y, aunque ahora se dedican en exclusiva al mundo de las motos, han practicado otros deportes, como fútbol, tenis o padel. Hugo pasó por varios equipos, como la Escuela de Fútbol de Valdemoro y el Inter de Valdemoro, antes de decidirse por completo por las dos ruedas. Daniel, por su parte, siempre tuvo muy claro que las motos y el circuito de tierra eran su primera opción.

Forman parte del equipo 8.14 Army Motocross con el que compiten tanto a nivel regional como nacional. En su breve carrera deportiva, Daniel ha sufrido varias lesiones que no le han permitido progresar de manera ininterrumpida, pero obtuvo un tercer puesto en la competición madrileña la pasada temporada en la categoría de 125 centímetros cúbicos. Por su parte, Hugo ha conseguido ganar el campeonato madrileño en la categoría MX65 en la temporada 2019, y fue subcampeón en la temporada 2020. Ambos afrontan el futuro con la ilusión de alcanzar nuevos retos de gran envergadura.

¿Cómo se produce vuestro primer contacto con las motos?

Contenido Patrocinado
Publicidad LRDV

A nuestro padre siempre le han gustado mucho las motos y le hemos visto montar. Todo empezó en el pueblo. Allí teníamos un quad con el que salíamos por caminos. A los dos nos gustaba mucho montar en quad y también compramos una moto de motocross pequeña para poder ir juntos. Un día, montando con mi padre en el circuito  de cross que hay en la carretera entre Valdemoro a Ciempozuelos, coincidimos con un grupo de  gente entrenando. Nos acercamos para preguntar y conocimos al que fue nuestro primer entrenador, Mattías Nilson (campeón de Europa de 250). Empezamos a entrenar los dos juntos un día a la semana más un sábado al mes.

¿Qué recuerdos tenéis de esa primera toma de contacto con el motocross?

[Daniel] Yo era tan pequeño que no recuerdo esos momentos. He visto fotos y vídeos y ahí estoy montando en moto desde muy pequeño. Mis primeros recuerdos de entrenamientos son el circuito de San Martín de la Vega.

[Hugo] Yo tampoco me acuerdo de esos primeros entrenamientos. Sí que recuerdo que cuando montábamos con el quad en el circuito de Valdemoro, un amigo de mi hermano tenía una moto y me dejó probarla. Me gustó mucho más la moto y creo que por eso también empezamos a entrenar más en serio.

¿Qué supuso para vosotros poneros en manos de un entrenador?

Antes de empezar a entrenar con Mattías teníamos nociones muy básicas sobre la moto. Con él comenzamos a dar vueltas en una explanada para aprender el pilotaje básico. Para aprender a saltar aprendimos desde los desniveles más bajos. Esto te permite coger confianza encima de la moto e ir progresivamente afrontando saltos más grandes. Montar en moto no solo conlleva saber el manejo; el entrenador nos ha enseñado mucha técnica que nos ayuda a saber cómo posicionarnos en la moto, cómo debemos agarrarnos con las rodillas, etc.

A lo largo de vuestra breve carrera habéis tenido diferentes entrenadores. ¿Qué os ha aportado cada uno de ellos?

Nuestros comienzos fueron con Mattías Nilson. Él nos enseñó los conceptos más básicos del motocross: aprender a posicionarnos en la moto, saber qué hacer en las curvas y las rectas. Sentó la base de nuestro pilotaje. Después pasamos a entrenar con Gabriela Seisdedos, ocho veces campeona de España. Con ella empezamos a hacer mangas y saltar mucho más. Con nuestro entrenador actual, Julio López, hemos mejorado mucho la técnica sobre la moto. Aprendemos a mejorar los saltos y pasar más rápido por curva. Eso es lo que nos ha permitido llegar a nivel nacional, en el caso de Hugo.

¿Cómo han evolucionado vuestros entrenamientos?

Una carrera dura veinte minutos más dos vueltas en el caso de Hugo para competiciones nacionales, y veinticinco minutos más dos vueltas en el caso de Daniel. Para competiciones regionales la duración de la carrera para Hugo es de 15 minutos más dos vueltas, y para Dani es de 20 minutos más dos vueltas. Durante toda la carrera no paramos de modificar la posición y agarres para mejorar el paso por el terreno desigual. Gracias al entrenador también mejoramos nuestra condición física para afrontar la exigencia de la carrera y ser más eficientes. Durante la pretemporada solemos hacer uno o dos días de bicicleta en un circuito de BMX para mejorar nuestra condición física. Uno de los límites que nos pone el entrenador es que no podemos dar pedales, así aprovechamos las inercias de los saltos y los giros para impulsarnos. También hacemos entrenamiento online con el entrenador e incluso salimos a correr para tener mejor capacidad aeróbica.

¿Dónde podéis entrenar este deporte minoritario?

Entrenamos cada día en un circuito diferente. Los entrenamientos entre semana suelen ser en circuitos que estén cerca de Valdemoro porque las clases no nos permiten irnos muy lejos. Los fines de semana es cuando aprovechamos para viajar a circuitos que están en otras zonas de España. En la pretemporada, que es donde estamos ahora, solemos entrenar en circuitos que cumplen los requisitos de la competición nacional. Estos circuitos suelen ser más complicados que los que hay en la competición de la Comunidad de Madrid. Como conocemos el calendario de competición, también intentamos ir a aquellos circuitos en los que vamos a competir durante la temporada. Aunque en el motocross el circuito cambia de una sesión a otra, esto nos permite llegar a la competición con más información que si no hubiéramos ido nunca. Los circuitos se clasifican según sus medidas y dificultad en trazado y saltos. Los de nivel nacional no suelen estar siempre abiertos, por eso tenemos que aprovechar las sesiones.

¿Desde el comienzo teníais claro que queríais competir?

Cuando empezamos a entrenar no teníamos ninguna intención de competir. Al principio nos bastaba con aprender a manejar bien la moto. Con el tiempo vas acumulando experiencia y mayor seguridad encima de la moto. A lo largo del año acudes a muchos circuitos a entrenar y te encuentras con otros pilotos que ya han decidido dar el salto a la competición. Cuando estás en el mismo circuito y ves que un piloto similar a ti no tiene un tiempo mucho mejor es cuando empiezas a plantearte la posibilidad de competir. Es algo que surge sin quererlo. Las ganas por competir están ahí, y si tras participar en una carrera tienes buenas sensaciones, pues te enganchas y no quieres dejar de hacerlo. Los entrenamientos son clave para plantearte la competición porque es el lugar donde puedes ver cuáles son tus capacidades y las de tus compañeros de cilindrada.

 ¿Cómo afrontáis la competición?

[Daniel] Por desgracia las lesiones no me han permitido competir todo lo que quisiera estos dos años que llevamos en la competición. He podido correr carreras a nivel de comunidad, pero me gustaría poder llegar al nivel nacional. En el día de la carrera no suelo ponerme muy nervioso, pero me gusta estar concentrado en lo que tengo que hacer durante la carrera.

[Hugo] Nunca imaginé que podría llegar a competir a nivel nacional o incluso europeo este año. Participar en la competición surgió como algo inesperado cuando dos compañeros del equipo decidieron competir a nivel nacional en la categoría MX65 y mi primera carrera del nacional en el año 2019 la corrí en el circuito de Miajadas. Conseguí clasificarme entre los cuarenta mejores y he conseguido mantenerme en la competición dos años. En el día de la carrera me gusta concentrarme mucho en lo que tengo que hacer y casi no hablo. En la parrilla de salida solemos hablar con el entrenador para dar las últimas directrices antes de salir a correr y con él decidimos en qué lugar de la parrilla nos colocamos en función de la posición en la que hayamos quedado en los entrenos cronometrados, puesto que el primero que decide el lugar de la parrilla de los cuarenta pilotos es el que queda en primera posición.

¿Tenéis recuerdo de esa primera carrera?

Sí, competíamos en MX65 (Daniel) y MX50 (Hugo). Recuerdo que había mucho barro y fue en el circuito de Sonseca; era muy complicado pilotar. En esa carrera íbamos solos porque el entrenador no nos acompañaba a la competición. Al ser de la Comunidad de Madrid corrimos en la modalidad MX50 y MX65. Corrimos juntos. Cuando terminó la carrera recogimos nuestras cosas y nos marchamos a casa. Al día siguiente nos llamaron porque teníamos que recoger un premio que había ganado Hugo. Como la carrera fue con otra categoría, no sabíamos que Hugo había terminado segundo de su categoría.

 ¿Existe mucha competencia?

El número de niños que montan en moto y que compiten ha aumentado mucho desde que nosotros comenzamos hasta ahora. En nuestro equipo la cantera tiene veinticinco niños de cuatro a ocho años. Donde más notamos que hay mucha presencia de pilotos es en las competiciones. En una carrera de la Comunidad de Madrid podemos llegar a correr hasta treinta pilotos a la vez si se juntan varias categorías. En categorías inferiores hay menos, no se completa la parrilla de cuarenta pilotos. A pesar de ello, cuando vas a un circuito hay cientos de personas porque muchos niños practican el motocross, aunque luego no participen en competiciones.

¿Cómo llegáis al equipo 8.14 Army?

Estábamos entrenando en el circuito de Valdemorillo y vimos que había un grupo de pilotos que entrenaban con la misma equipación. Nos acercamos a hablar con su entrenador, Julio López, y nos interesamos por el equipo. Previamente tuvimos una entrevista con él para conocernos mejor. Para entrar en el equipo tienes que demostrar que ya tienes unos conocimientos previos de pilotaje. A la semana nos llamó y nos ofreció pasar a formar parte del equipo. Somos aproximadamente seis pilotos y el nivel está enfocado a la competición. Entrenamos tres días por semana, miércoles, sábado y domingo. Los entrenamientos han cambiado radicalmente, ahora nos hemos propuesto mejorar en cada carrera. La exigencia es mayor por el equipo, pero también porque nosotros queremos mejorar para poder alcanzar metas más altas.

¿Cómo se organiza vuestro calendario de competición?

La temporada comienza en febrero y dura hasta diciembre. La temporada pasada fue diferente por la pandemia y la mayoría de carreras se celebraron desde septiembre hasta diciembre. Este año comenzamos la primera carrera del madrileño el día 21 de febrero en el circuito Mx Macotera Racing en Torres de la Alameda. En el campeonato nacional comenzamos los días 6 y 7 de marzo en el circuito Mx Tajoa Racing de Montearagón. Cuando iniciamos la temporada tenemos que compaginar los estudios con los entrenamientos y las carreras. Entre semana lo más importante son las clases. Cuando terminamos el instituto hacemos sesiones de entrenamiento. Dependiendo del día montamos en circuito, hacemos entrenamiento físico en casa, salimos a correr o hacemos bicicleta, tanto por campo como en circuito. Los fines de semana son el momento más divertido de la semana. Si competimos en Madrid, solemos viajar el mismo domingo a la carrera. Sin embargo, si competimos fuera de la Comunidad de Madrid, cogemos nuestra autocaravana y viajamos el viernes por la tarde al circuito. Solemos hacer noche allí y el sábado y el domingo son días para hacer entrenamientos, clasificaciones y las carreras. La vida en el circuito es muy divertida. Fuera de la carrera muchos corredores somos amigos y compartimos tiempo. El motocross también nos gusta porque nos permite tener amigos de muchos puntos diferentes de España y pasar los fines de semana en familia haciendo planes diferentes a los normales.

¿Qué balance hacéis de la última temporada?

[Hugo] Yo acabé muy contento, a pesar de que fue una temporada muy rara. Conseguí ser segundo de la Comunidad de Madrid y en el campeonato nacional en la última carrera logré el decimoquinto puesto; en la general, entre los veinte mejores. Era mi primer año en la categoría MX85 en nacional y estoy contento con el resultado.

[Daniel] Cuando empezó esta temporada en el mes de marzo, yo estaba terminando de recuperarme. La pandemia me favoreció en lo deportivo porque las carreras se paralizaron y eso me permitió recuperarme y volver con tan solo una carrera disputada. El resto de carreras fueron bien y conseguí quedar tercero de la Comunidad de Madrid.

Lo que empezó como un juego en el pueblo os ha llevado a subiros al pódium e incluso pensar en competición europea. ¿Cómo encajáis este progreso tan rápido?

Nunca pensamos que en tan poco tiempo íbamos a conseguir tan buenos resultados. Todo ha sido a base de mucho esfuerzo y dedicación por algo que nos gusta mucho hacer, que es montar en moto. Ambos nos sentimos muy orgullosos y satisfechos de lo que hemos hecho y es una motivación para seguir entrenando y poder conseguir retos mayores.

¿Cómo afrontáis las lesiones?

[Daniel] Es algo en lo que no he tenido mucha suerte todo este tiempo. La primera que tuve no fue muy grave, en la muñeca, y a los dos meses volví a montar. Las siguientes, que sí que han sido más graves, son las que han puesto en riesgo que siguiera montando en moto. Me encanta pilotar y las lesiones me han ayudado a ser más precavido de cara a la competición. Quizás antes me exponía demasiado y mi manera de pilotar era siempre igual, aunque estuviera cansado. Ahora soy más consciente de mi estado físico en cada momento e intento no arriesgar si no es necesario porque eso puede suponer estar mucho tiempo sin volver a montar.

[Hugo] Yo por suerte nunca he tenido una lesión y creo que también es porque nunca he sido tan lanzado como mi hermano. Quizás haber visto lo que le ha pasado a él también me haga ser más consciente de mis límites y saber hasta dónde puedo llegar. Los saltos son lo que más me imponen y si no veo claro que puedo hacerlo, no lo hago.

¿Cómo os lleváis fuera y dentro del circuito?

Fuera del circuito nos pegamos alguna vez, como todos los hermanos; dentro del circuito nos solemos picar si uno está cerca del otro. Si el circuito tiene muchas curvas y saltos, la diferencia de potencia no es un problema y es ahí donde competimos. A pesar de ello compartimos toda la información e impresiones que tenemos del circuito y de la carrera. Es algo que hacemos entre nosotros y con todo el equipo.

¿Cuáles son vuestros objetivos para este 2021?

[Daniel] Este año volvemos a estar en el campeonato de regional de Madrid y mi objetivo es quedar entre los tres primeros de nuevo. Para esta temporada comienzo la competición nacional y, como no he corrido nunca, mi objetivo es clasificar en las carreras e ir mejorando poco a poco mi pilotaje en esta nueva competición.

[Hugo] Mi objetivo es intentar ganar el Campeonato de Madrid y entrar entre los diez mejores de España. Como gran reto está participar en competición europea, donde me gustaría poder llegar a clasificar y correr las carreras.

Texto_Sergio García Otero

Fotografía_Ncuadres

¿Has leído el último número de nuestra revista?

 

Publicidad LRDV